Almorzando con Roberto Terzariol

¿Hasta donde sabemos?

Que escriban, pues, la historia, su historia

(Silvio Rodríguez)

Con todas las averías del caso, la última incursión de la Orquesta de la Universidad en el hervidero de reclamos que suele ser el Claustrorum, no hubiera pasado de una anécdota más para los locales de las Baterías “D” si no fuera porque minutos más tarde estaba previsto otro de los banquetes que crónicas futuras caracterizarán como el estilo Terzariol.

Almorzando con Roberto Terzariol

El evento presidido por el secretario general, se llevaría a cabo en las instalaciones del gremio no docente que se encuentra en obras de continua expansión, simbolizando que estaban dadas las condiciones para rubricar su disposición a otorgar puntajes que mejoren escalafones varios y de paso, dejar en evidencia que quien articula con la representación gremial de los trabajadores no docentes de la UNC es él y nadie más que él.

La gran mesa, presidida por “El Exacto” junto con Silvia Aguirre y Nicolás Franchi, congregó alrededor de 80 comensales que disfrutaron de variados cortes de carne aunque las porciones resultaron un tanto escasas. Mientras los convidados deglutían a mandíbula batiente los manjares ofrecidos por quien comanda la Secretaría General en tiempos morados, ujieres realizaron un estricto control de asistencia en el coqueto salón para que los anfitriones pudieran pronunciar sus discursos como esperaban. Este ejercicio de vigilancia no hizo más que reflejar para cualquier mirada atenta más allá de su tenedor que no estaban presentes aquellos abocados a tareas relacionadas con la Pro Secretaría General, bajo el mando del Ing. Agr. especialista en informes escandalosos, Jorge Dutto.

Las palabras de “El Exacto” fueron un correlato que refleja su inquietud por mostrarse proactivo y la ocasión llevó a que presentara un nuevo organigrama de funciones en las áreas que “ajustaría a derecho” las tareas que se desarrollan hoy “sin que se alteren los hábitos con que operan las distintas áreas” y que “todo reclamo, debía canalizarse fortaleciendo el rol operativo del cuerpo de delegados en torno a las inquietudes de los afiliados”. Si bien tales enunciados podrían parecer algo contradictorios entre sí, a nadie se le ocurre analizar un discurso cuando está frente a una porción de matambre (y mucho menos, contradecir a Terzariol).  A continuación, le siguieron los representantes no docentes en el uso de la palabra sin mucho más que destacar.

La sobremesa se extendió en una camaradería usual, acompañada de la más maravillosa melodía que es la de la panza llena y el corazón contento. Al tiempo que los invitados entonaban éxitos de ahora y siempre en un fogón, algunos murmullos confirmaban la tensión entre la Secretaría General y la Pro-Secretaría después de la reunión de directores en ocasión del escarnio ATE – Orquesta de la Universidad.

Mientras tanto, cualquier transeúnte que pasara por las orillas de la fortaleza universitaria hacia la avenida Rogelio Nores Martínez, no hubiera resistido la tentación de cantar algún que otro verso del trovador cubano a la par de las voces que se oían al unísono.

 

 

Distopías haciendo historia

Yo me muero como viví

El necio (Silvio Rodríguez)

El día que comiencen los preparativos para los faustos por los 500 años de la Universidad Nacional de Córdoba, alguien encargado de seleccionar momentos entre viejos archivos digitalizados en un formato anticuado, habrá de reparar que el día lunes 31 de Julio de 2017 fue un hito porque asumieron las primeras autoridades electas por el voto directo según la (contra)reforma. Los dos nombres que figurarán inmortalizando la primacía serán los de Juan Pablo Abratte y Flavia Andrea Dezzutto, decano y vice-decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades por el período 2017-2020, quienes apostaron al límite del reglamento y se adelantaron a otras dos fórmulas encabezadas por Chiabrando en Ciencias Químicas (FCQ) y por Conrero en Ciencias Agropecuarias (FCA), los que asumieron la segunda edición de sus mandatos al día siguiente. Un dato que para los 5 siglos de la Casa de Trejo será completamente irrelevante.

Como este escribiente es adicto a los relatos distópicos y futuristas, no desconoce que este momento será uno de los tantos que los en que se vio estropeada la vocación de bronce al Ing. Juan Marcelo Conrero. El artífice de arruinar el continuum de laureles y bajar al decano de su angus premiada en La Rural de Palermo, resultó ser el Dr. Diego Tatián, alguien que en 6 años al frente de FFyH mantuvo un estilo propio y original lo que le valió tantos halagos como sinsabores.

Distopías haciendo historia

Mientras las pantallas vayan abriendo paso a imágenes arcaicas del siglo XXI y aquel responsable de seleccionar hitos comience a relacionar sucesos en una línea temporal, sabrá que por aquellos días que son nuestros días, nada se trató de hechos aislados. Encontrará documentos de la semana previa en que, por iniciativa de la Facultad de Filosofía y Humanidades, la Universidad Nacional de Córdoba le entregó el título de Dra. Honoris Causa a la Sra. Lidia Stella Mercedes Miy Uranga, conocida por todos como Taty Almeida, una de las principales dirigentes de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Nuestro compilador de recuerdos, no sabrá definir si el Dr. Tatián llevó engañado al Rector al acto de entrega del diploma, pero por la expresión en el rostro del Dr. Juri (y algún que otro software de avanzada que leerá los gestos para definir pensamientos) al menos dudará acerca del sentido de ubicación de la máxima autoridad de la UNC en el evento.

Quizás con el auxilio de algún dispositivo de realidad virtual, este paciente trabajador de los 500 años ingrese al auditorio Hugo Chávez del Pabellón República Bolivariana de Venezuela y cual testigo del futuro pueda presenciar la secuencia de aplausos con que Juri acompañó las palabras de Tatián al momento que el decano nombra a Hipólito Yrigoyen en una enumeración de los adalides del campo popular, aplauso que se ralentizará hasta que el sosiego se confunda con la algarabía del público presente ante las alusiones a Perón, Evita, Néstor y Cristina Kirchner.

Con la mirada en el estrado, el veedor que todavía no nació escucha atento el discurso de agradecimiento de Taty Almeida. La mujer de pañuelo blanco en la cabeza comienza su alocución mostrando el beneplácito por recibir un premio en el auditorio Hugo Chávez del Pabellón República Bolivariana de Venezuela mientras la coloración en el rostro del rector va alcanzando tonalidades parecidas a las banderas de sus jóvenes reformistas de Franja Morada. Todo parece indicar una tensión evidente que podría haber estallado en el momento que Taty pide por la libertad de Milagro Sala si no fuera por el excesivo ceremonial que reina en esa época. La homenajeada había elegido con absoluta precisión las reivindicaciones pronunciadas, las que coinciden inexorablemente con los tópicos en que los radicales aliados al PRO carecen del cinismo suficiente para apoyarlos aunque sea por una cuestión de cortesía.

Antes de salir de la sala, el futuro vislumbrará el auditorio sabiendo que el Dr. Tatián logró imponer su candidato a Decano pero tuvo que resignar a su discípulo Sebastián Torres en la fórmula. Se detendrá en el vano del auditorio, la ajustada victoria de Abratte-Dezzutto sobre Laguens-Bocco es la demostración de la capacidad de Tatián por aglutinar adversarios, enemigos, heridos y disidentes en su contra. Lejos de ser el faro de la oposición al conservadurismo gobernante de la UNC, la FFyH se encuentra fragmentada a poco del centenario de la reforma y en la prórroga de mandato de los secretarios de la gestión anterior  -forzada por la batalla que se desató para conformar el gabinete- se observa que los problemas se extienden también al interior del reducido oficialismo ubicado en el Pabellón Residencial.

 

Emilio Renzi

Pequeñas delicias de la vida conyugal

 

El conflicto con la orquesta de la Universidad Nacional de Córdoba es una fuente inagotable de efectos secundarios y daños colaterales. Después de recorrer la ciudad dando conciertos gratuitos para informar a los vecinos sobre su situación, el invierno recaló a los artistas en las inmediaciones del Clastrorum de Ciudad Universitaria para refugiarse en el Honorable Consejo Superior bajo la modalidad de “toma”.

Así fue como el viernes 28 de Julio, los músicos instalaron su reclamo en cuerpo presente, apoyados por las siempre dispuestas huestes de ATE, quienes como es de público conocimiento, hacen gala de una notoria pasión por la pirotecnia tanto verbal como la de importación china.

Mientras los protagonistas se disponían a ubicarse en el recinto de la mesa circular, desde las filas de la agrupación sindical decidieron que una bomba de estruendo podía maridar muy bien con violas, cellos y oboes pero la que hicieron estallar, desafinó bastante. Al sonar la descarga de pólvora,  el Secretario General no se encontraba en el edificio, como así tampoco el Prosecretario. Inmediatamente, la Subjefa de Recursos Humanos de la Secretaría General, Técnica Pericial en Caligrafía Roxana Martínez, se puso el traje de esposa del Prosecretario General, Ing. Agr. Especialista en informes favorables a Monsanto Jorge Dutto, y llamó por celular a su consorte para pedirle a los gritos autorización para evacuar las oficinas. Recibió por respuesta la más famosa de un marido frente a su esposa ofuscada, textualmente “Si querida, si te parece…”

6a00d8341c464853ef01bb09b35f30970d-800wi

Con la venia en su poder, la autopercibida primera dama comenzó las maniobras de evacuación del área a tambor batiente envalentonada por el fervor de media dependencia que ligaba un fin de semana largo inesperado y se disponía a disfrutarlo.

Sin embargo, los ánimos fueron otros cuando el Ing. Roberto Terzariol se enteró de lo ocurrido en el mediodía primaveral del último viernes de julio. El Secretario General se dispuso a ocupar todo el espacio que pudo en los pasillos de las baterías D y empezó a verificar uno a uno quiénes se habían retirado mientras gritaba desaforadamente “quien mierda se creen que son, pedazos de hijos de puta, acá el que manda soy YOOOOO”. (En este punto, el lector habitual de nuestra redacción debe sentirse confundido ya que solemos cuidar el lenguaje como si fuera oro en nuestra publicación pero sepan entender, sucumbimos ante el excelso manejo del romance del Exacto).

Tras cartón, el Ing. Terzariol añadió: “Sigan trabajando, de acá no se mueve nadie” mientras convocaba a golpe de celular una reunión urgente de directores en su despacho. Pese al carácter restringido de la reunión, todos pudieron apreciar cómo los exabruptos escuchados en los pasillos eran solo una muestra de su vehemencia. La autoridad unívoca del Secretario General fue ratificada verbalmente y en idioma de señas.

El cierre de la alocución demostró que el Ing. Terzariol no solo hace gala de un manejo enciclopédico del romance sino también de conocer al detalle las mayores debilidades de sus subalternos, aterrorizando al privilegiado personal de las baterías D quienes salieron al mediodía soleado con una nube negra con forma de reloj que le seguía los pasos. Tic, tac, tic, tac.

Vanitas vanitatis

Buen caballero

dejad el mundo engañoso

y su halago.

(Jorge Manrique)

Vanitas vanitatis

Desde que el empeño por hacer historia y ganarse el bronce se convirtió en modelo de gestión universitaria en la Casa de Trejo, suelen proliferar titulares haciendo referencia a la excelencia de la cuatricentenaria casa de altos estudios, rankings de los que nadie ha escuchado nombrar antes y lugares privilegiados en escalas de dudosa procedencia. Sucede que apelando a la ὕβρις que todos los graduados de la UNC tenemos reprimida o manifiesta, este tipo de titulares disimulan el espacio de propaganda oficial que en realidad son.

Cualquiera con una mínima noción de cómo calcular medidas de tendencia central debería preguntarse lo obvio y la respuesta, también evidente, es que funcionan como instrumentos y estrategias de legitimación. Los rankings suelen beneficiar casi indefectiblemente a quienes los pagan, algo similar a lo que ocurre con las encuestas pre-electorales: sus resultados dependen de un complejo de variables que casi nunca aparecen en la noticia del matutino y siempre pueden ser cuestionados por arbitrarios e incluso, caprichosos. Por ejemplo, supongamos que se quiere medir el nivel de influencia de egresados en el escenario político nacional; la Universidad Católica Argentina disputaría el top 3 aunque uno de sus egresados de la carrera de Ingeniería que actualmente funge como presidente no sepa colocarse guantes de trabajo.

Sin embargo, esta época de galardones es propicia para el desfile de funcionarios alabando las bondades de pertenecer a selectos grupos académicos como quien agradece al mundo su nominación mientras posa en una red carpet. Apenas estuvo on line la edición de La Voz del Interior, ensayaron sonrisas para la foto la Dra. Miriam Carballo,  Pro-secretaria de Relaciones Internacionales; el Ing. Roberto Terzariol, Secretario General y hasta el rector Dr. Hugo Juri que compartió su alegría desde México a través de una entrevista radial, donde otra vez recalcó que está haciendo algo importante.

Del sainete propagandístico y su acrítica difusión en redes sociales, hubo dos cuestiones  que llamaron la atención. La primera, de orden metodológico, referiría a cuántas y cuáles universidades fueron evaluadas antes de confeccionar una escala ordinal donde la UNC estuviera incluida. Aquí podríamos preguntarnos cómo fue que logramos sortear el escollo de la UBA, única universidad nacional que puede mostrar egresados laureados con el premio Nobel.

Pero la cuestión acuciante y terrenal que nos consterna es la ausencia del decano de Ciencias Agropecuarias, quien ha demostrado una capacidad inusitada para establecer relaciones de causa-efecto que construyan su imagen como el gran hacedor de la historia ¿Será que se trató de un complot de celosos funcionarios ante el crecimiento de la figura política del Ing. Agr. Juan Marcelo Conrero o quizás la noticia coincidió con las vacaciones de su operador mediático y a la vez responsable del área de comunicación de la UNC? Un misterio.

Haciendo historia

Después del debut de la elección directa de autoridades uninominales que protagonizaron 7 unidades académicas, la conclusión evidente y que todos intentamos solapar con algún que otro circunloquio es que la relación de fuerzas dentro de la UNC permanece exactamente igual. Sin embargo, cuando la adrenalina y la obsecuencia le ganan terreno a la reflexión lógica, algunas anécdotas abandonan su carácter de tal para convertirse en ejemplo de bizarría.

Conrero trillizas

Los dos medios que se disputan el protagónico en la tarea de conducir los caminos de la Casa de Trejo hacia la misma hondonada donde fuera fundada la ciudad en 1573, sobreactuaron excitación las 12 horas después del escrutinio y pugnando por la sortija del decano de FCA, lo catapultaron como próximo rector.

El primer titular en esta seguidilla disparatada de exageraciones apareció cerca de las 21 horas del miércoles 14 de junio y decía:

Histórico: Marcelo Conrero es el primer decano de la UNC elegido en forma directa”.

Ante tamaña valoración eufórica de la inmediatez, alguien decidió poner paños fríos y llamó la atención sobre la realidad ya que resultaba una gesta insignificante alzarse con los honores por haber sido elegido 5 minutos antes que otros 6 decanos que se votaban ese día. Al mismo tiempo, nadie podía garantizar que por esas cosas del destino, otra unidad académica hubiese firmado actas de finalización de escrutinio algunos segundos antes y que estuviéramos ante un caso evidente de exceso en las funciones de RRPP que ostentan algunos periodistas con línea directa al decanato de FCA.

Sin mucha creatividad, La Voz del Interior decidió moderar su tono y modificó el titular a: Histórico: se eligieron los 7 primeros decanos de la UNC en forma directa” aunque el mensaje subliminal seguía siendo explícito ya que todo estaba montado sobre un enorme retrato del Ing. Agr. Marcelo Conrero.

El Alfil se tomó un par de días para procesar el agravio sufrido en la competencia por la extrema amabilidad proferida hacia el decano terrateniente y se despachó:

Oficialismo de UNC ya tiene un rectorable: Conrero

Como puede observarse, más allá del estilo desembozado, el Obispo rinde homenaje al periódico Ámbito Financiero, característico por evitar el uso de artículos y recurrir a las mentiras descaradas para justificar un argumento diciendo: “los resultados electorales de cada claustro en Agropecuarias son elocuentes: Titulares 95%; Adjuntos 96%; Auxiliares 90%; No docentes 97,5%; Estudiantes 74,5%; y Egresados 66,5%. El promedio general da un 70%.” Pero si afinamos el lápiz, el promedio general fue lo único correcto, ya que oficialmente y de acuerdo a las actas por claustro resultó: 79,31; 70,21; 73,97; 83,75; 74,5 y 66.49.

Cabe destacar que desde esta redacción no nos limitamos a reírnos a mandíbula batiente ante los hechos mencionados y queremos entrar en competencia ya que nos faltaran habilidades para el coaching pero tenemos honores al servicio de la lengua española. Si hay algo que se les pasó desapercibido a los voceros Juan Carlos Carranza y Gabriel Osman es la noticia publicitaria que conmociona al mundo de los cultores ganaderos, dado que fueron incapaces de arrimar votos con el nacimiento de las trillizas Holando en el Campo Escuela de la FCA. Sin duda alguna, otro gran logro del mentor del “Sí, se puede” conocido como Ing. Agr. Marcelo Conrero.

Preponderancia de lo pequeño

“Quien mira hacia afuera sueña, quien mira hacia adentro despierta.”

Carl Jung

“Sobre la tierra, una montaña. La imagen de la modestia. El hombre noble reduce sus deseos cuando son excesivos y los aumenta cuando son muy pequeños. Pesa las cosas y las equilibra.”

I Ching – Hexagrama 15

 

Cuando Emilio Renzi aprovechó el verano para compartir un mediodía con el decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades, el Dr. Tatián afirmó: “Siempre he dicho que en la FFyH los decanos salientes no ponen a sus sucesores”. Un otoño más tarde, nadie duda que la fórmula ganadora fue la que el decano pergeñó, sin embargo lo que sí llamó la atención de quienes siguieron la elección a cierta distancia fueron las ajustadas victorias del oficialismo en el claustro de los No docentes (48 a 43) y especialmente en el estamento de Profesores Titulares y Asociados (39 a 37), lo que quedó escondido en el cómodo 62% a 38% que arrojó la martingala de la ponderación.

La historia detrás de los guarismos tiene un recorrido amplio que explica el resquebrajamiento de la unidad en la facultad insignia, que incluye la incapacidad del decano para evitar que el macrismo universitario terminara aprobando una modificación al Estatuto totalmente adversa a su espacio. Quizás inclusive el punto cúlmine haya sido el poco sutil modo en que el amo y señor de las palabras resolvió la interna que contaba con varios candidatos. Pero siendo rigurosos, el origen se remonta años atrás, antes que el mestizaje logrado con el matrimonio Kirchner disimulara las diferencias de origen ya que la agrupación que durante mucho tiempo ejerció la oposición, identificándose como claramente peronista para diferenciarse del progresismo que gobernaba, había perdido identidad gracias a la conjunción de estas dos voluntades, a tal punto que no se había presentado en las últimas elecciones. No obstante, el oficialismo de la facultad no pudo evitar la tentación de imitar la constante del kirchnerismo y dedicó inventiva en generar sus propios monstruos. Lo débil muta en fuerte abriendo inciertos caminos, como enseñaban los antiguos chinos.

La Gran Muralla China

La fórmula opositora que integraron Andrés Laguens (ex Secretario de CyT de la Dra. Gloria Edelstein y al mismo tiempo, esposo de Mirta Bonnin, ex Sub-Secretaria de Cultura de la Rectora Carolina Scotto) y Andrea Bocco (ex Directora de la Escuela de Letras de varias gestiones oficialistas) no fue sólo el producto de un esporádico encuentro de sectores que nunca habían coincidido políticamente, también recordaba un linaje noble que parecía acompañar la disputa por la gema preciosa de FFyH.

Es probable que la selección de adversarios condujera a este resultado agridulce, porque los relegados, que siempre fueron el ala más “progre”, sorprendieron aliándose con el peronismo más tradicional y desde allí empezaron a traccionar a los heridos y enojados con el oficialismo, con tanto éxito que todos quienes alguna vez tuvieron una mínima desavenencia con el Decano y sus incondicionales se aprovecharon de la robustez de la mayoría para votar en contra.

La persistencia de la mutación es desconocida. Al fin de cuentas, se trata de una victoria con menos holgura pero también con menos matices, un resultado que tiene lecturas disímiles, es visto con más beneplácito puertas adentro del Pabellón Residencial y con indisimulada preocupación en los extramuros de la ciudadela

Odon´t

Aquella mañana de diciembre, con el mapa del tesoro en el GPS y las fuerzas policiales esperándonos en FERIAR parece un recuerdo de antaño después del jolgorio morado que significaron las primeras elecciones de autoridades uninominales con sistema de Reforma Express. No obstante y pese a la algarabía que se plasmó en los medios de comunicación serviles al oficialismo la semana pasada, algunos de los significantes demagógicos que apuraron los 7 minutos de Asamblea continúan latentes.

La supuesta democratización que enarbolaron los neo-reformistas se sustentó en una repetición hasta el hartazgo del valor “igualdad” aunque cada unidad académica guardara un peso en la ponderación completamente arbitrario, lo que para variar, beneficiaría a las facultades más poderosas en una futura elección de rector y vice. Pero dado que para ese entuerto todavía tenemos que transitar los fastuos por el centenario de la Reforma, resulta elocuente otra “igualdad” ficticia que sirve para acomodar a piaccere los resultados electorales: los estamentos del claustro docente.

Con la excepción de tentarse por el vintage y mantener el ancien régime, no existe otro elemento que permita justificar por qué  el voto de un docente con los mismos derechos y obligaciones que se desempeña como profesor adjunto, no vale lo mismo que el de un profesor asistente. Tampoco se justifica por qué están en el mismo estamento los profesores titulares con los profesores asociados; siendo que todos deben rendir concurso para acceder a su cargo y desarrollar las actividades de docencia, investigación y extensión. Inclusive, muchos de ellos, viven exclusivamente de su sueldo, por lo que se podría esperar que su pertenencia a la Universidad fuera más fuerte que la de aquellos que tienen una dedicación sencilla.

odon´t

Sin más devaneos retóricos, podemos apreciar un ejemplo con los resultados de la Facultad de Odontología y las implicancias de una distribución de poder basado en la igualdad que nunca es inocente.

 

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López)

Lista 25 (Visvisián)

TITULARES 27 7

9

ADJUNTOS 23 6 8
AUXILIARES 164 126 46
ESTUDIANTES 391 1296 682
GRADUADOS 221 262 206
NO DOCENTES 80 38 25

Por lo que si se hubiera postulado la igualdad entre todos los ciudadanos universitarios el resultado hubiese sido:

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López) Lista 25 (Visvisián)

906

1735

976

25,05%

47,97%

26,98%

Sin embargo, la aplicación del reglamento vigente arrojó el siguiente resultado:

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López) Lista 25 (Visvisián)
41,14% 35,60%

23,26%

Lo más interesante es lo que hubiese ocurrido si las razones para impulsar el cambio de sistema de elección hubiese sido la igualdad y por lo tanto el claustro docente fuera único:

 

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López)

Lista 25 (Visvisián)

DOCENTES 214 139 63
ESTUDIANTES 391 1296 682
GRADUADOS 221 262 206
NO DOCENTES 80 38 25
 

37,90%

40,64% 21,46%

De todas las formas que ha revestido la democracia a lo largo de la historia, la que se impone en la Casa de Trejo a casi 100 años de la Reforma resulta particular: elimina la posibilidad de debate y discusión, es partidaria de la represión, mantiene una lógica estamental a la que en cualquier momento le incorpora derecho de ban y enarbola una igualdad completamente ausente.

Hit me, Jack

Tanto La Voz del Interior como el pasquín especializado conocido en Ciudad Universitaria y alrededores como El Alfil, guardan un montoncito considerable de fichas para apostar por el Dr. Juri. Cualquiera que se tome el trabajo de leer los matutinos a diario, puede observar la sana competencia de ambos medios para dar con los elogios más agradables y promisorios a la hora de calificar las acciones que lleva a cabo el actual rector de la UNC.

Ciertamente, las palabras arrojadas al viento de la ciudadanía en general suelen perderse en el imaginario de la opinión pública pero en el microclima que reina desde hace más de 400 años en la UNC, tienen efectos más poderosos que los de Graiskull, lo que lleva a doctos como Juri a cometer errores no forzados. Convengamos que crear una atmósfera triunfal y augurar un futuro de buena fortuna siempre es una receta adecuada de gestión -sobretodo si se trata de radicales-; el problema es cuando el propio artífice termina embelesado por su ilusión.

En un escenario electoral incierto como el de 2017, el Obispo colocó su presunción en la palestra mostrando que el residente del 2° Piso del Pabellón Argentina era la reserva de los radicales: “Los movimientos de Ramón Mestre son variados y entre ellos, el de mostrarse últimamente muy ligado al rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Hugo Juri, genera todo tipo de suspicacias. En un año electoral y con el horizonte puesto en 2019, la cercanía pública entre los dos radicales presupone que no se trata de una jugada aleatoria. Más bien, se asemeja a una estrategia con una intencionalidad política que va más allá de cualquier relación institucional que pueda ligar la UNC a la Municipalidad de Córdoba; de hecho, ambos ya firmaron varios convenios de cooperación en ese sentido.

Sin embargo, la regla de oro para la supervivencia en la Casa de Trejo es que sus autoridades no deben aprovechar su función universitaria para hacer política partidaria, salvo que se trate de radicales; una máxima que Juri supo aprovechar repetidas veces y que esperaba volviera a llevarlo al Palacio Pizzurno bajo la Presidencia de Mauricio Macri. De este modo, ni bien se hubo aprobado su mandato después de la Asamblea en marzo de 2016, se tomó las fotografías de rigor con las remeras del radicalismo universitario y la leyenda “Reformistas” junto con el Intendente de la Ciudad, Ramón Mestre.

Hit me Jack

Un largo año más tarde, tal vez hastiado de permanecer en el banco de suplentes,Juri aprovechó el conflicto con los choferes de transporte urbano para solidarizarse con la inoperancia de su correligionario Intendente de Córdoba. La misma semana en que debutaría la elección directa para elegir autoridades en la UNC, el reclamo de los trabajadores opacaría el gran hito que lo condecoró al bronce y después de haber elucubrado una Asamblea laberíntica que hubiera causado la envidia de Dédalo, los morados no podían permitirse tal papelón.

Allí estuvo el rector, envalentonado por su popularidad autopercibida desafiando a los choferes para que levantaran la forma de reclamo, una fotografía que lo dejó en el momento justo y el lugar equivocado aunque le sirvió para cosechar enemigos dentro de lo más combativo del movimiento obrero cordobés. Quizás ahora que le brinda cobertura exclusiva desde los SRT al plan de contingencia for dummies que ideó Mestre, tenga la claridad estratégica para resolver qué hacer con las elecciones del claustro estudiantil programadas para este martes 13, luego de haber subordinado la democracia universitaria a una coyuntura municipal la semana pasada.

Después del esfuerzo docente que lleva adelante el rector, el joven Mestre debería concederle un lugar especial en el Conseil des Anciens y ser un aprendiz más aplicado en la gestión express: A Juri le alcanzaron 7 minutos para aprobar una reforma electoral en la UNC, escasos minutos más de los que tendría la frecuencia de colectivos en la presentación institucional de la intendencia allá por 2012.  

Yo quiero ser

Cuando nosotros tres -porque ese es el número cabalístico- decidimos dejar de deambular por los pasillos de la Casa de Trejo y convertir parte del departamento en Garamond, teníamos una aspiración secreta: ser un “observador universitario” de esos que cita el Obispo y así convencimos a varios de integrar Revista ECO. A cada ser que manifestaba un mínimo interés por colaborar con nosotros, le recitábamos un ensayado speech al ritmo de “Yo quiero ser una chica Almodóvar” donde podía proyectarse como esos eternos bebedores de café, comodines para cualquier posición política, siempre y cuando se pueda demostrar que fueron los primeros que la enunciaron, esos superexplotados por “Il Corriere della Vía Valparaíso” para sustentar hechos inverosímiles. Por supuesto que la oferta también incluía no parar de viajar del invierno al verano, desayunar en Tiffany, ir con Madonna en una limousine o ser como Miguel Bosé, dependiendo del interlocutor.

desafio

Sin embargo, lejos de encontrar la salida de este gris laberinto disfrazados de una figura de ajedrez, lo único que conseguimos fue que nos robaran ideas con total impunidad sin que eso nos distraiga de nuestra misión. En medio de la desorganización institucional para las tan ansiadas primeras elecciones directas de la UNC, El Alfil no dudó en montar una  infame opereta donde afirma que las elecciones en la Facultad de Arquitectura están definidas porque los sondeos de opinión le dan una ventaja a la candidata de Macri, la Arq. Mariela Marchisio, entre los estudiantes.

Como la estrategia de dos objetivos es un continuum del pasquín, el análisis de esta operación periodística es de rutina:   

  1. por un lado tildar de K a cualquier agrupación opositora a la Alianza Franja Morada-PRO, montados en los buenos resultados que esta táctica electoral les ha redituado, y por otro
  2. dejar abierta la posibilidad de que los contraten para hacer encuestas futuras, en el caso que la billetera del Delasotismo que hoy los mantiene se vea afectada por las investigaciones sobre sus vínculos con Odebrecht.

Es sabido que los análisis post electorales sobre las predicciones de las encuestas son duros con los pronósticos pero al mismo tiempo, inocuos para los culpables de la malversación de la información. Por esta razón y porque creemos que al día del periodista lo debemos honrar con algo más que una bandeja de sandwiches de miga regalados, desde ECO queremos proponer una apuesta pública  a los empleados del Rectorado de la UNC (que están con pase en comisión en El Alfil): Si el resultado del claustro estudiantil para decano y vice en FAUD es contrario a la certeza del pasquín, invitan a un asado para las dos redacciones y nosotros pagamos en caso de que el Obispo acierte. Pero para que esto no parezca una contienda sin confraternidad entre colegas, les ofrecemos la revancha en un partido de fútbol 5 previo a la comilona (aunque originalmente la propuesta era una justa en el Campo de Agronomía).  Es más, si piensan incluir en la alineación a ese señor de barba blanca, pueden jugar con 6.

Prosit

Tal vez fue el calor abrasador de febrero, mientras ustedes se probaban máscaras para el carnavale de Venecia, lo que que me convenció de escatimar detalles y guardar en la memoria o en los garabatos de mi Moleskine, algunas frases de la entrevista más placentera que me tocó realizar para Garamond y se los dije: siempre es tiempo para una reflexión posterior.

En el avant premiere de la elección directa de autoridades uninominales que se llevará a cabo el próximo martes, no dejan de llamar la atención algunas minucias que pasan desapercibidas para la mayoría de los mortales. Hay que reconocer que la espectacularización del debate en TV de los candidatos -una estrategia perimida y característica del siglo XX pero efectiva a la hora de ocultar la política- logró su cometido y a partir de allí, se escupieron ríos de tinta relatando tendenciosamente el ping pong de preguntas y respuestas a las que los posibles decanos fueron expuestos. Nadie -o casi nadie- reparó en aquello que la televisión no mostró.  

De los 7 decanatos que se renuevan en 2017, hay uno que no tuvo su primetime por la pantalla de Canal 10 aunque sí debatió (porque es su alma mater) old fashioned style: la Facultad de Filosofía y Humanidades.

Pese a que Juan Carlos Carranza había apostado todas sus fichas a una sucesión de sangre azul -sin chequear previamente la voluntad de los nombres y que efectivamente estuvieran en condiciones de postularse- donde se coronaría a Marisa Velasco, Alejandra Castro o Mónica Gordillo, nada de eso sucedió. En un derrotero digno de ser relatado por Geoffrey Chaucer, se rompe la costumbre de lista única y disputan dos propuestas: Proyección Cambio Universitario representados por Juan Pablo Abratte y Flavia Dezzutto versus La Pública con Andrés Laguens y Andrea Bocco.

Pensaba que la sonrisa en el rostro de los funcionarios morados, se debía a la indefectible despedida de Diego Tatián del Residencial y del HCS hasta que un conocido esclavizado en una compañía telefónica me pasó una sábana de llamadas. También allí se develó el misterio de por qué la personificación del cientificismo conocido como Andrés Laguens estrechaba lazos con un sector docente de peronismo pantagruélico que no dejó de cantar la marcha y poner los dedos en V ni cuando fue conducido por Menem.

prosit

Para la gestión radical – PRO, la Facultad de Filosofía y Humanidades no es solamente una aspiración motivada por el simbolismo. Se trata de un punto articulador hacia otras unidades académicas y de paso, una gema preciosa de valor intrínseco que arrebatar. Por esto, comisionaron a una diligente docente de Historia y de Letras Clásicas a que por las noches se comunicara telefónicamente con la Dra. Mirta Bonnin, quien además de su fugaz paso por el ministerio de Cultura de la Nación a cargo de Pablo Avelluto, es la esposa del candidato a decano por La Pública, Andrés Laguens.  

Por otra parte, como las murallas imaginarias de Ciudad Universitaria no son imposibles de penetrar, “los reformistas” contaron con algún que otro guiño de la gestión municipal ya que Pancho Marchiaro, el secretario más chic del gabinete Mestre, también hizo alguna que otra llamada al aparato de los museos y patrimonio histórico.

En alguna fantasía desde los balcones del Pabellón Argentina todo parecía bajo control: la cizaña se había sembrado y a futuro la cosecha daría tranquilidad a uno de los muchachos que dejó sus esbirros en el IIFAP y quizás con algo de suerte (y billetera), el viejo no tendría que soportar a un experto que cuestionara su implementación del sistema de créditos académicos en el centenario de la Reforma.

  

Emilio Renzi