Odon´t

Aquella mañana de diciembre, con el mapa del tesoro en el GPS y las fuerzas policiales esperándonos en FERIAR parece un recuerdo de antaño después del jolgorio morado que significaron las primeras elecciones de autoridades uninominales con sistema de Reforma Express. No obstante y pese a la algarabía que se plasmó en los medios de comunicación serviles al oficialismo la semana pasada, algunos de los significantes demagógicos que apuraron los 7 minutos de Asamblea continúan latentes.

La supuesta democratización que enarbolaron los neo-reformistas se sustentó en una repetición hasta el hartazgo del valor “igualdad” aunque cada unidad académica guardara un peso en la ponderación completamente arbitrario, lo que para variar, beneficiaría a las facultades más poderosas en una futura elección de rector y vice. Pero dado que para ese entuerto todavía tenemos que transitar los fastuos por el centenario de la Reforma, resulta elocuente otra “igualdad” ficticia que sirve para acomodar a piaccere los resultados electorales: los estamentos del claustro docente.

Con la excepción de tentarse por el vintage y mantener el ancien régime, no existe otro elemento que permita justificar por qué  el voto de un docente con los mismos derechos y obligaciones que se desempeña como profesor adjunto, no vale lo mismo que el de un profesor asistente. Tampoco se justifica por qué están en el mismo estamento los profesores titulares con los profesores asociados; siendo que todos deben rendir concurso para acceder a su cargo y desarrollar las actividades de docencia, investigación y extensión. Inclusive, muchos de ellos, viven exclusivamente de su sueldo, por lo que se podría esperar que su pertenencia a la Universidad fuera más fuerte que la de aquellos que tienen una dedicación sencilla.

odon´t

Sin más devaneos retóricos, podemos apreciar un ejemplo con los resultados de la Facultad de Odontología y las implicancias de una distribución de poder basado en la igualdad que nunca es inocente.

 

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López)

Lista 25 (Visvisián)

TITULARES 27 7

9

ADJUNTOS 23 6 8
AUXILIARES 164 126 46
ESTUDIANTES 391 1296 682
GRADUADOS 221 262 206
NO DOCENTES 80 38 25

Por lo que si se hubiera postulado la igualdad entre todos los ciudadanos universitarios el resultado hubiese sido:

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López) Lista 25 (Visvisián)

906

1735

976

25,05%

47,97%

26,98%

Sin embargo, la aplicación del reglamento vigente arrojó el siguiente resultado:

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López) Lista 25 (Visvisián)
41,14% 35,60%

23,26%

Lo más interesante es lo que hubiese ocurrido si las razones para impulsar el cambio de sistema de elección hubiese sido la igualdad y por lo tanto el claustro docente fuera único:

 

Lista 10 (Lutri)

Lista 23 (López)

Lista 25 (Visvisián)

DOCENTES 214 139 63
ESTUDIANTES 391 1296 682
GRADUADOS 221 262 206
NO DOCENTES 80 38 25
 

37,90%

40,64% 21,46%

De todas las formas que ha revestido la democracia a lo largo de la historia, la que se impone en la Casa de Trejo a casi 100 años de la Reforma resulta particular: elimina la posibilidad de debate y discusión, es partidaria de la represión, mantiene una lógica estamental a la que en cualquier momento le incorpora derecho de ban y enarbola una igualdad completamente ausente.

Hit me, Jack

Tanto La Voz del Interior como el pasquín especializado conocido en Ciudad Universitaria y alrededores como El Alfil, guardan un montoncito considerable de fichas para apostar por el Dr. Juri. Cualquiera que se tome el trabajo de leer los matutinos a diario, puede observar la sana competencia de ambos medios para dar con los elogios más agradables y promisorios a la hora de calificar las acciones que lleva a cabo el actual rector de la UNC.

Ciertamente, las palabras arrojadas al viento de la ciudadanía en general suelen perderse en el imaginario de la opinión pública pero en el microclima que reina desde hace más de 400 años en la UNC, tienen efectos más poderosos que los de Graiskull, lo que lleva a doctos como Juri a cometer errores no forzados. Convengamos que crear una atmósfera triunfal y augurar un futuro de buena fortuna siempre es una receta adecuada de gestión -sobretodo si se trata de radicales-; el problema es cuando el propio artífice termina embelesado por su ilusión.

En un escenario electoral incierto como el de 2017, el Obispo colocó su presunción en la palestra mostrando que el residente del 2° Piso del Pabellón Argentina era la reserva de los radicales: “Los movimientos de Ramón Mestre son variados y entre ellos, el de mostrarse últimamente muy ligado al rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Hugo Juri, genera todo tipo de suspicacias. En un año electoral y con el horizonte puesto en 2019, la cercanía pública entre los dos radicales presupone que no se trata de una jugada aleatoria. Más bien, se asemeja a una estrategia con una intencionalidad política que va más allá de cualquier relación institucional que pueda ligar la UNC a la Municipalidad de Córdoba; de hecho, ambos ya firmaron varios convenios de cooperación en ese sentido.

Sin embargo, la regla de oro para la supervivencia en la Casa de Trejo es que sus autoridades no deben aprovechar su función universitaria para hacer política partidaria, salvo que se trate de radicales; una máxima que Juri supo aprovechar repetidas veces y que esperaba volviera a llevarlo al Palacio Pizzurno bajo la Presidencia de Mauricio Macri. De este modo, ni bien se hubo aprobado su mandato después de la Asamblea en marzo de 2016, se tomó las fotografías de rigor con las remeras del radicalismo universitario y la leyenda “Reformistas” junto con el Intendente de la Ciudad, Ramón Mestre.

Hit me Jack

Un largo año más tarde, tal vez hastiado de permanecer en el banco de suplentes,Juri aprovechó el conflicto con los choferes de transporte urbano para solidarizarse con la inoperancia de su correligionario Intendente de Córdoba. La misma semana en que debutaría la elección directa para elegir autoridades en la UNC, el reclamo de los trabajadores opacaría el gran hito que lo condecoró al bronce y después de haber elucubrado una Asamblea laberíntica que hubiera causado la envidia de Dédalo, los morados no podían permitirse tal papelón.

Allí estuvo el rector, envalentonado por su popularidad autopercibida desafiando a los choferes para que levantaran la forma de reclamo, una fotografía que lo dejó en el momento justo y el lugar equivocado aunque le sirvió para cosechar enemigos dentro de lo más combativo del movimiento obrero cordobés. Quizás ahora que le brinda cobertura exclusiva desde los SRT al plan de contingencia for dummies que ideó Mestre, tenga la claridad estratégica para resolver qué hacer con las elecciones del claustro estudiantil programadas para este martes 13, luego de haber subordinado la democracia universitaria a una coyuntura municipal la semana pasada.

Después del esfuerzo docente que lleva adelante el rector, el joven Mestre debería concederle un lugar especial en el Conseil des Anciens y ser un aprendiz más aplicado en la gestión express: A Juri le alcanzaron 7 minutos para aprobar una reforma electoral en la UNC, escasos minutos más de los que tendría la frecuencia de colectivos en la presentación institucional de la intendencia allá por 2012.  

Yo quiero ser

Cuando nosotros tres -porque ese es el número cabalístico- decidimos dejar de deambular por los pasillos de la Casa de Trejo y convertir parte del departamento en Garamond, teníamos una aspiración secreta: ser un “observador universitario” de esos que cita el Obispo y así convencimos a varios de integrar Revista ECO. A cada ser que manifestaba un mínimo interés por colaborar con nosotros, le recitábamos un ensayado speech al ritmo de “Yo quiero ser una chica Almodóvar” donde podía proyectarse como esos eternos bebedores de café, comodines para cualquier posición política, siempre y cuando se pueda demostrar que fueron los primeros que la enunciaron, esos superexplotados por “Il Corriere della Vía Valparaíso” para sustentar hechos inverosímiles. Por supuesto que la oferta también incluía no parar de viajar del invierno al verano, desayunar en Tiffany, ir con Madonna en una limousine o ser como Miguel Bosé, dependiendo del interlocutor.

desafio

Sin embargo, lejos de encontrar la salida de este gris laberinto disfrazados de una figura de ajedrez, lo único que conseguimos fue que nos robaran ideas con total impunidad sin que eso nos distraiga de nuestra misión. En medio de la desorganización institucional para las tan ansiadas primeras elecciones directas de la UNC, El Alfil no dudó en montar una  infame opereta donde afirma que las elecciones en la Facultad de Arquitectura están definidas porque los sondeos de opinión le dan una ventaja a la candidata de Macri, la Arq. Mariela Marchisio, entre los estudiantes.

Como la estrategia de dos objetivos es un continuum del pasquín, el análisis de esta operación periodística es de rutina:   

  1. por un lado tildar de K a cualquier agrupación opositora a la Alianza Franja Morada-PRO, montados en los buenos resultados que esta táctica electoral les ha redituado, y por otro
  2. dejar abierta la posibilidad de que los contraten para hacer encuestas futuras, en el caso que la billetera del Delasotismo que hoy los mantiene se vea afectada por las investigaciones sobre sus vínculos con Odebrecht.

Es sabido que los análisis post electorales sobre las predicciones de las encuestas son duros con los pronósticos pero al mismo tiempo, inocuos para los culpables de la malversación de la información. Por esta razón y porque creemos que al día del periodista lo debemos honrar con algo más que una bandeja de sandwiches de miga regalados, desde ECO queremos proponer una apuesta pública  a los empleados del Rectorado de la UNC (que están con pase en comisión en El Alfil): Si el resultado del claustro estudiantil para decano y vice en FAUD es contrario a la certeza del pasquín, invitan a un asado para las dos redacciones y nosotros pagamos en caso de que el Obispo acierte. Pero para que esto no parezca una contienda sin confraternidad entre colegas, les ofrecemos la revancha en un partido de fútbol 5 previo a la comilona (aunque originalmente la propuesta era una justa en el Campo de Agronomía).  Es más, si piensan incluir en la alineación a ese señor de barba blanca, pueden jugar con 6.

Entre laudes y prima

Si alguna deuda chica

En el cierre de su alocución como candidato a sucederse a sí mismo el Ing. Agr. Marcelo Conrero contó que era la primera generación de profesionales en su familia y que estaba muy agradecido a la Universidad Nacional de Córdoba y a la Facultad de Ciencias Agropecuarias por lo que habían hecho de él. Finalmente afirmó que no descansaría y haría todo lo que tuviera a su alcance para devolverle a estas instituciones lo que había recibido.

Recordando que las funciones de los docentes en la Universidad son la Docencia, la Investigación y la Extensión, corrió la duda entre los asistentes a cuál de estas actividades se pensará dedicar para honrar su deuda.


Las chicas del 18

La Reforma del año ´18 puso la piedra basal para incorporar a la agenda el concepto de Extensión Universitaria, que con el correr de los años fue evolucionando hacia definiciones y praxis más modernas.

En los debates dos candidatas no dejaron pasar la ocasión para recordarnos el próximo centenario de la Reforma y cuando les tocó exponer sus ideas hicieron gala de su cabal comprensión del tema.

La Dra. Mirta Spadiliero de Lutri aprovechó el bloque destinado a la Extensión para darnos un ejemplo en el que se plasma su bagaje intelectual.

“Algo también muy importante para tener en cuenta y que proponemos también como propuesta importante es continuar con el tema de las campañas”… “Actualmente estamos llevando adelante una campaña de vacunación para completar el tema de vacunación y para llevar adelante la vacunación por el tema de la gripe. También hemos realizado otras más pequeñas, como la consecución de pañales y otros menesteres que son útiles a los efectos de la sociedad.”

En el debate de la Facultad de Lenguas, con modos aún más refinados, la Dra. Elena Pérez nos hizo sentir que el espíritu indomable de Deodoro Roca era traducido en hechos en un marco de planificación estratégica.

“El programa Compromiso Social Estudiantil, es como decirle al Estudiante que está por tercer o cuarto año de la Facultad, bueno ahora con lo que has aprendido date una vueltita por el barrio, por la ciudad, por el lugar donde creciste a ver cómo podés hacer con estos conocimientos para intervenirlos, para mejorarlos, para desarrollarlos”.


Pato Criollo

Cuando nos dijeron que el candidato a decano de la Facultad de Ciencias Químicas no se presentaba al debate porque estaba con diarrea, pensamos que era una broma. Pero luego nos enteramos de estos dichos que el Dr. Sergio Dassie expresara durante su reunión con los Auxiliares de la Docencia de su Facultad y comprobamos su inclinación hacia lo escatológico.

“En cuanto a la estructura que tiene hoy la gestión de Rectorado, yo estoy completamente en desacuerdo. El hecho de que Conrero esté sentado como un jefe de área, como decano y en el consejo superior es una paparruchada. Él, Miriam y todos los decanos que tienen doble función para mí no funcionan. Querés ser vicerrector, renunciá al decanato; querés encargarte de las finanzas de la Universidad, renunciá al decanato. Eso no te da transparencia, no importa el color político del que venga. Otra cosa, la estructura de estos cuasi vice rectores tiene más que ver con entorpecer la labor cotidiana que lo que facilita. Yo creo eso.”


El Estado soy yo

Desde la Facultad de Odontología no dejan de darnos sorpresas, demostrando que tienen absolutamente en claro la diferencia entre Facultad y Gestión nos sacudieron con esta publicidad. A Nicetas le preocupó mucho el excesivo uso de mayúsculas y un verbo al que no puede encontrarle etimología: “OBRECIÉNDOTE”.

Odonto

Prosit

Tal vez fue el calor abrasador de febrero, mientras ustedes se probaban máscaras para el carnavale de Venecia, lo que que me convenció de escatimar detalles y guardar en la memoria o en los garabatos de mi Moleskine, algunas frases de la entrevista más placentera que me tocó realizar para Garamond y se los dije: siempre es tiempo para una reflexión posterior.

En el avant premiere de la elección directa de autoridades uninominales que se llevará a cabo el próximo martes, no dejan de llamar la atención algunas minucias que pasan desapercibidas para la mayoría de los mortales. Hay que reconocer que la espectacularización del debate en TV de los candidatos -una estrategia perimida y característica del siglo XX pero efectiva a la hora de ocultar la política- logró su cometido y a partir de allí, se escupieron ríos de tinta relatando tendenciosamente el ping pong de preguntas y respuestas a las que los posibles decanos fueron expuestos. Nadie -o casi nadie- reparó en aquello que la televisión no mostró.  

De los 7 decanatos que se renuevan en 2017, hay uno que no tuvo su primetime por la pantalla de Canal 10 aunque sí debatió (porque es su alma mater) old fashioned style: la Facultad de Filosofía y Humanidades.

Pese a que Juan Carlos Carranza había apostado todas sus fichas a una sucesión de sangre azul -sin chequear previamente la voluntad de los nombres y que efectivamente estuvieran en condiciones de postularse- donde se coronaría a Marisa Velasco, Alejandra Castro o Mónica Gordillo, nada de eso sucedió. En un derrotero digno de ser relatado por Geoffrey Chaucer, se rompe la costumbre de lista única y disputan dos propuestas: Proyección Cambio Universitario representados por Juan Pablo Abratte y Flavia Dezzutto versus La Pública con Andrés Laguens y Andrea Bocco.

Pensaba que la sonrisa en el rostro de los funcionarios morados, se debía a la indefectible despedida de Diego Tatián del Residencial y del HCS hasta que un conocido esclavizado en una compañía telefónica me pasó una sábana de llamadas. También allí se develó el misterio de por qué la personificación del cientificismo conocido como Andrés Laguens estrechaba lazos con un sector docente de peronismo pantagruélico que no dejó de cantar la marcha y poner los dedos en V ni cuando fue conducido por Menem.

prosit

Para la gestión radical – PRO, la Facultad de Filosofía y Humanidades no es solamente una aspiración motivada por el simbolismo. Se trata de un punto articulador hacia otras unidades académicas y de paso, una gema preciosa de valor intrínseco que arrebatar. Por esto, comisionaron a una diligente docente de Historia y de Letras Clásicas a que por las noches se comunicara telefónicamente con la Dra. Mirta Bonnin, quien además de su fugaz paso por el ministerio de Cultura de la Nación a cargo de Pablo Avelluto, es la esposa del candidato a decano por La Pública, Andrés Laguens.  

Por otra parte, como las murallas imaginarias de Ciudad Universitaria no son imposibles de penetrar, “los reformistas” contaron con algún que otro guiño de la gestión municipal ya que Pancho Marchiaro, el secretario más chic del gabinete Mestre, también hizo alguna que otra llamada al aparato de los museos y patrimonio histórico.

En alguna fantasía desde los balcones del Pabellón Argentina todo parecía bajo control: la cizaña se había sembrado y a futuro la cosecha daría tranquilidad a uno de los muchachos que dejó sus esbirros en el IIFAP y quizás con algo de suerte (y billetera), el viejo no tendría que soportar a un experto que cuestionara su implementación del sistema de créditos académicos en el centenario de la Reforma.

  

Emilio Renzi

Reacción radicalaria

Cuando Manuel Sadosky llegó del exilio para ser designado a cargo de  la Secretaría de Ciencia y Tecnología en la gestión de Raúl Ricardo Alfonsín, el mundo de los docentes universitarios e investigadores científicos se llenó de expectativas que fueron asesinadas por la dura realidad de la época:  hiperinflación, ajuste, falta de presupuesto para educación. Las mayorías que se ilusionaron con la Weltanschauung radical despertaron súbitamente ante la realidad material del día a día y el mundo universitario no fue ajeno a ese fenómeno.

Una década más tarde, los boinas blancas volvieron para incursionar en los destinos de la Nación y de esa experiencia nos quedó el recuerdo del recorte del 13% en los salarios, la ausencia absoluta de innovación, las enormes movilizaciones opositoras que catalizaron las renuncias del Dr. Hugo Juri al Palacio Pizzurno y de López Murphy al Ministerio de Economía.  

En este tercer intento radical de participar de un gobierno nacional por los votos -aunque en calidad de socio menor- no queda ser viviente deambulando los pasillos de la FAMAF  que crea que el futuro será iluminado por Aguad y probablemente, la cosmovisión sea exactamente la contraria. Tanto los recortes en los ingresos a la carrera en el Conicet como el congelamiento de los salarios universitarios confirmaron los peores pronósticos: nuevamente la entropía donde  la mutación fue tan notoria que quienes fungieran cual grandes referentes del radicalismo famafiano de los 80, en el siglo XXI se vistieron de peronistas o socialistas.

reaccion radicalaria

Pese a que la aversión al radicalismo es vox populi en Famaf, nadie ha sabido usufructuar esta fobia como su actual decana. Detrás de un estilo áspero -fogoneado en años de lidia con personal militar en el Ministerio de Defensa- utilizado por el Obispo para hacerla lucir como una dirigente torpe, la Dra. Mirta Iriondo ha mostrado una fina habilidad para armar un escenario electoral a su medida.

La ausencia de oposición hubiera generado una catarata de votos en blanco de quienes no se sienten mimados cotidianamente por la Dra. Iriondo pero el Dr. Pedro Lamberti tiene una singularidad en  FAMAF, es uno de los pocos docentes-investigadores que está tan enemistado con Francisco Tamarit como con Daniel Barraco, dos de los pocos que podrían tentarse a hacérsela difícil a la actual decana.

En resumidas cuentas, todo el apoyo a la fórmula Lamberti-Briozzo ha quedado reducido a los radicales de otras unidades académicas que andan vitoreando entre el estudiantado de la Facultad aunque no tienen idea de cómo calcular la constante elástica. El problema es  que  cada vez que se acercan a conseguir un voto estudiantil, alejan un posible apoyo de docentes y/ o graduados, dos de los claustros que en los últimos tiempos solo aceptaron tener decanos radicales cuando competían para otras escuderías.

Me gusta cuando callas porque estás como ausente

me gustas cuando callas

El escenario del glorioso retorno al sillón rectoral del Dr. Juri, se caracterizó por el equilibrio inestable de poder con su compañero de fórmula y consecuentemente, con la Facultad de Derecho; lo que lo llevó a cifrar sus esperanzas en otra unidad académica destacada por iluminar la ciudadanía con una estirpe memorable: la Facultad de Odontología. Seguramente, algunas aves de rapiña sobrevolando el ala derecha del Pabellón Argentina, terminaron de persuadir al rector de que tenía en la manga un protagonista que hacía honor al camino que marcaran Héctor Cámpora, Ricardo Obregón Cano, Rubén Américo Martí o Ramón Bautista Mestre y firmó la  Resolución 1050/2016, pensando que además de estar pagando una deuda de gratitud por los votos que Odontología había aportado a su elección, estaba sumando una espada para su defensa en las turbulentas lides del Honorable Consejo Superior.

Sin embargo, en el recinto de las Baterías D, lo que destaca en la performance de la Dra. Mirta Spadillero de Lutri es justamente su silencio, como si la devolución de favores fuera una brida. Desde hace ya más de un año, el Secretario General pronunció infinidad de vocablos, a excepción de  “Tiene la palabra la consiliaria Mirta Spadiliero de Lutri”. Si se contabilizan las 11 sesiones del año 2016 y las 4 del 2017 cuyas actas están disponibles, se leerá que la decana de Odontología nunca emitió un comentario; ni siquiera cuando en la sesión del 28 de junio del 2016 el Decano Gustavo Chiabrando pidió “el reemplazo de la doctora Mirta Spadilierio de Lutri por otro decano que no cumpla doble función de gestión como titular de área” con una argumentación que destacaba la manera en que se violentaba el espíritu del Estatuto Universitario al tener personas que se desenvolvían como decanos, titulares de área, consiliarios, asambleístas y paritarios.

En la sesión del 21 de marzo de 2017, en ocasión del debate por la firma del acuerdo de Participación del UNC como miembro contribuyente de la plataforma edX (plataforma de cursos en línea masivos y abiertos fundada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard en mayo de 2012), asunto eminentemente académico, el consiliario estudiantil Ramiro Albarracín reclamó que la Titular del Área Académica, presente en la sesión, diera respuestas a los cuestionamientos pero pese a su retórica, tampoco tuvo éxito.

Quizás el secreto del ascenso esté en el silencio ante la discusión académica, la lealtad al poder y ocultar las ambiciones que puedan generar preocupación a los poderosos. Es probable que la Dra. Spadiliero haya exagerado su bajo perfil y, sobre todo, su baja contracción a cumplir con las responsabilidades. Como en el Consejo Superior no le permiten ser reemplazada, por la baja confianza que genera su Vicedecana, directamente se desentendió de su rol como Titular del Área de Asuntos Académicos, pero no le salió gratis ya que desde la Secretaría de Asuntos Académicos de la Universidad Nacional de Córdoba no están dispuestos a mantener ñoquis y por lo tanto eliminaron cualquier referencia al rol de la Decana de Odontología en su organigrama. Su evidente ausencia también es notada por los participantes de las cuatro populosas comisiones de Planificación Estratégica que deberían depender de ella, en las que no figura ni siquiera como coordinadora.

“Nosotras entendemos los acuerdos políticos, pero que nos envíen a alguien que no solo no entiende del tema académico, no se hace cargo de los problemas administrativos, no tiene iniciativas para mejorar la gestión y encima tiene puesta la cara de enojada todo el día, es demasiado. Tendrá sus virtudes, pero no estamos dispuestos a esmerarnos por encontrarlas”, argumentaron fuertemente en la SAA.

Elementary, my dear Dr. Watson: PxV=nxRxT

El futuro está oculto detrás de los hombres que lo hacen.

Anatole France

Lejos de ser una duda metódica pero ocupando buen tiempo de los devaneos en Garamond, no podíamos saber a ciencia cierta qué había llevado al insípido Sergio Dassie a encabezar la lista opositora en la Facultad de Ciencias Químicas. En su biografía personal, el dato más destacado es haber nacido en Leones, una ciudad que a excepción de los Pellegrino ha sido cuna de ilustres desconocidos.

Sin embargo, el misterio queda casi develado cuando el instinto de sabueso fue atraído por la unión conyugal: su pareja es la Dra. Carla Giacomelli, Secretaria de Ciencia y Técnica de la UNC desde que volvieran los reformistas de Cambiemos, designación que debe favores a la titular del área, la Dra, Miriam Strumia. Pero algo nos hacía ruido, no veíamos que el volumen de juego de la Secretaria -que a duras penas puede con lo cotidiano de la Secyt- le diera también para operar en la interna de su facultad, ni que la Dra. Strumia hubiera abandonado su papel de 4 de bastos.

Elementary

Como muchas veces pasa lo que no veíamos estaba puesto frente a nuestros ojos. Fue suficiente invertir la pregunta inicial: ¿Por qué el Dr. Santiago Palma no era el candidato a decano? Ya que sin ser Roger Moore (QEPD) puede acreditar algo de simpatía, a lo que suma un prestigio profesional sobrevaluado y un grado de cinismo que excede la media de la Facultad.

La red social que te recuerda lo que hiciste un día como hoy en años anteriores nos tiró el primer cable, así nos enteramos que el Dr. Palma es un militante comprometido con la causa de Margarita Stolbizer y que hace exactamente un año la acompañó en su recorrida por la Universidad Nacional de Córdoba, poniendo su cargo de consejero por los profesores de la FCQ como elemento de lustre a la visita de una referente política que es más afectada por las decisiones de Gregg Popovich que por las de Mauricio Macri.

Este apoyo al GEN no aparece como un contrapeso para ser candidato en una unidad académica pletórica de libres pensadores, progresistas y rezongones. No obstante, la política nacional es compleja: hoy Margarita está trabajando un acuerdo con Massa a nivel federal, cuyo socio en Córdoba es José Manuel De La Sota; el Gallego no tiene problemas en ceder su candidatura a quien proponga Juan Schiaretti, pero a la figura pública del GEN cordobés -el ex radical y ex juecista Miguel Ortiz Pellegrini- no está dispuesto a darle ni una anchoa en el desierto, mucho menos a volver a ponerse el mote de “ex”.

En las conversaciones preliminares le pidieron a Margarita una figura en Córdoba que tenga el perfil intelectual que pueda expresar a su espacio y el ambicioso Dr. Palma no quisiera dinamitar sus chances de ser un candidato con expectativas en las listas de “Unión por Córdoba” por ser la cabeza de una fórmula al decanato que va a ser derrotada ruidosamente.

Presente y pasado

Una de las especialidades en la estrategia de combate que viene desplegando el oficialismo morado hacia las elecciones del 6 de Junio es la perenne alianza con El Alfil, un experto colocador de trampas cazabobos con su pluma mediocre pero efectiva. En esta línea, el diario del Obispo publicó dos días seguidos alguna que otra elegía a la decana de la Facultad de Lenguas, Elena Pérez, quien disputará su reelección el mes próximo y curiosamente, destaca un semblante poco conocido de la profesora en cuestión: su perfil intelectual.

Elena Lenguas

Quizás iluminada por los innumerables ploteos del admirado Antonio Gramsci que decoran los pasillos de Lenguas en la Av. Valparaíso, Elena decidió que era momento de medirse con el decano amo y señor de las palabras, el filósofo Diego Tatián, y se encaminó hacia el Consejo Directivo para pronunciarse respecto de la situación en Venezuela pero este hito tiene un camino por detrás que esconde su verdadero sentido.

A finales del 2014, el Consejo de Lenguas emitió una declaración donde afirmaba: “Su rechazo a todo convenio, respaldo, aval, actividad, declaración de interés o cualquier evento entre las facultades de la Universidad Nacional de Córdoba y empresas cuyas actividades y objetivos principales atenten contra la integridad y preservación del medio ambiente.

Durante todo el año 2015, a la Facultad de Lenguas le comieron las mismas los ratones y no hubo declaración alguna. Dicen los malintencionados que este silencio fue un triunfo de otro decano, -conocido por seducir rubias- que insistió en que esa declaración eco friendly había sido una imprudencia y que mejor consultar antes que opinar.

En el 2016, Lenguas publicó en total 3 declaraciones: una sobre violencia de género, donde intenta disputarle el espacio que a fuerza de presencia y claridad conceptual había ocupado la ex decana Silvia Barei y otras dos en que vuelve a reiterar su condena a la violencia, particularmente aquella que atente contra la “democracia republicana”.

El 2017, lo empezaron con una declaración que daba continuidad a las del 2016, y allí se desataron los problemas. La declaración 2/2017 nunca existió, como puede apreciarse en la imagen más abajo, pero se hizo una resolución “que declara”, algo así como un híbrido de ambas figuras burocráticas y de ahí pasamos a la declaración 3/2017. Hasta acá todo parece un detalle entre tantos desatinos que se cometen habitualmente en la administración universitaria, salvo que la decana de los ojos claros más malos de la UNC prefirió adjudicarle toda la responsabilidad del furcio a su vice y la Magistra María Belén Oliva estalló: “Por esto se va a enojar, justamente conmigo que la cubro hasta en los más pequeños detalles. Salgo en las fotos tomando una copa como una ordinaria para que no quede en evidencia su falta de clase”.

Las consecuencias son de público conocimiento; al fin y al cabo, la actual fórmula se desgranó y no va por la reelección, dejando la dupla Pérez – Capell como representantes del oficialismo en la contienda y el HCD emitió su declaración 3 saltando la 2.

Lenguas DIGESTO

La declaración 3/2017 es un claro ejemplo de cómo se puede poner a una institución como el HCD en función de los intereses electoralistas de un oficialismo asesorado por lo más rústico de la política universitaria. Después de hacer mutis por el foro ante una aberración como la aplicación del 2×1 a los genocidas y de contemplar por TV cómo el pueblo que colmaba las calles obligaba a dar marcha atrás, presentaron una propuesta de declaración para condenar al gobierno venezolano con la intención de que los voceros morados utilizaran la iniciativa como un detector de K.

La trampa tuvo un efecto aunque mínimo y la representación de Libres del Sur, chavistas de la primera hora, firmaron la declaración. Probablemente, la próxima proeza intelectual impulsada por la Prof. Pérez, exprese su genuina preocupación por la sequía en el Cuerno de África, quien como arguye El Alfil, contaría con información suficiente para dar una opinión respetable y nunca oportunista.

Ni tirios ni troyanos sino todo lo contrario

Ya se sabe que cuando uno juega a la ambigüedad termina siendo poco creíble para propios y extraños.

Ni tirios ni troyanos

El decanato de Ian Duttari en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba fue uno de esos inventos que suelen salir de la ingeniosa cabeza del Magister Jhon Boretto. La línea de razonamiento fue por estos caminos: Estamos sin candidato, los pocos referentes nuestros están quemados, busquemos un buen profesor, con alguna trayectoria, aunque no sea nuestro y le nombremos todos los funcionarios.

Duttari, que acababa de dejar su decanato en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Córdoba aceptó gustoso cambiar el ambiente augusto de la auténtica Casa de Trejo por las fiestas con strippers que le organizaba su predecesora Arq. Elvira Fernández.

En general no se quejó en demasía en su nuevo papel, sólo se cansó de renegar con el Secretario de Extensión. Pero cuando las torpezas del Secretario Agustín Sattler colaboraron para que la Franja Morada perdiera el centro de estudiantes, le puso el título de mariscal de la derrota y apenas tuvo oportunidad se lo sacó de encima y lo envió de refugiado a la Embajada de la SEU del rectorado.

Lo que no esperaba el Arq. Duttari es que después de la sorpresiva derrota en las elecciones de consejeros docentes, nadie se hiciera cargo de su gestión, a tal punto que la candidata a darle continuidad a su proyecto cree que lo más apropiado en plena campaña es negarlo tres veces antes de que cante el gallo, como le hiciera Pedro a Jesús.

En el debate del viernes por la noche cuando la candidata opositora, Arq. Celina Caporossi, le preguntó sobre los déficits actuales de la FAUDI, la Arq. Mariela Marchisio responde que “En realidad el equipo de gestión que estamos proponiendo en este momento, no es el equipo que en estos momentos está gestionando la facultad” (minuto 25:05 del video haciendo click aquí).

El decano que inaugurara la temporada oficial de strippers en la UNC -extraoficiales hubo otros pioneros- también dio el puntapié inicial a los exabruptos en los cortes de los debates. Quienes creían que Duttari ya había perdido todo su poder se equivocaron, tuvo el suficiente para lograr que en el cierre, la candidata Marchisio reconociera vergonzosamente su oficialismo y dijera “Somos un equipo que estamos en este momento en la gestión, somos gestión, con experiencia en gestión.” (minuto 1:05:10 de la misma cinta).

La duda que queda flotando en el aire es cuantos fieles habrá perdido por renegada y cuantos críticos habrá perdido por oficialista.