Avisos parroquiales

Volvimos. El domingo a mediodía decidimos agradecer con una importante comilona a quienes encarnaron ECO los meses de  verano y conocimos aquellos que hasta el momento solamente eran nombres de fantasía en el Inbox.

Es cierto que esperábamos nos acogiera el incipiente otoño en el aeropuerto y ante la negativa, nuestra desilusión debe haberse notado a simple vista al tiempo que repartimos las golosinas del Free Shop. La velada se extendió bajo el sol de la siesta con sabor a prosecco de Valdobbiadene y las travesuras de Garamond (el gato que vive en la redacción) que no dejaba de llamar la atención de Diotallevi. Mientras Nicetas nos ponía en autos sobre lo que la delegación de Magnetto y los secuaces del pasquín decían sobre dos rectores y sus respectivas proyecciones para las legislativas de 2017, el ringtone indicando un correo nuevo interrumpió la música de fondo.

Con la excusa de preparar café para bajar la bandeja de tiramisú que habíamos deglutido después de la lasagna, espié el celular y confirmé que el remitente del e-mail no era conocido y el asunto era al menos provocador. No resistí la curiosidad de saber qué había ocurrido el día anterior en el local de medialunas típicas de Punta del Este que se encuentra en la zona de Barrio Jardín.

Volví a la mesa con la Volturno cargada y una bandeja de tazas. Puse pausa en la reproducción de Spotify y disparé: “O esto es un déjà vu o como decía Marx, la historia se repite y bla bla bla pero según este informante anónimo, ayer sábado se encontraron bien temprano en una mesa de café el ex rector Francisco Pancho Tamarit, su ex secretario general, Alberto León, la ex rectora y diputada Carolina Scotto más un gordito de barba no identificado, un tanto más joven que los tres contertulios.”

e pur si muove

Era la única pista sobre ese encuentro que teníamos. Nada se sabía sobre lo que conversaron, tampoco había una fotografía, ninguno de nosotros seis podía identificar al informante. Garamond miró fijamente a la nada como si un espectro se hubiera presentado en el living y maulló.  En el sinfín de elucubraciones que derivaron a partir de ese momento llegamos a pensar que esa reunión nunca había ocurrido.

Por un lado, la proximidad de las listas definitivas que compitan en las PASO para la elección de diputados nacionales es un dato insoslayable de la realidad pero al mismo tiempo, un café sabatino sería la única  evidencia sobre la recuperación del interés político luego de un profundo silencio por parte de la Dra. Carolina Scotto.

También es cierto que las modificaciones en la metodología de elección para las autoridades de la Universidad Nacional de Córdoba parece ser un elemento más plausible a la hora de justificar la composición de esa mesa. El nuevo reglamento obliga a encontrar candidatos que además de cumplir con lo que exige el Estatuto Universitario, cuenten con prestigio académico, trayectoria docente, experiencia en gestión y un alto grado de conocimiento por parte de la comunidad universitaria. Y de eso había en el café.

Anuncios

La captura del can Cerbero

Todo parece indicar que Emilio Renzi comenzó el 2017 “de buena racha” como él mismo dice cada vez que viene con el grabadorcito y abre una cerveza en el balcón. Su suerte no se asemeja en nada a los círculos del infierno del Dante que nos han tocado atravesar cada vez que necesitábamos confirmar algún rumor en las oficinas del Pabellón Argentina. De hecho, ni siquiera ligó improperios en las inmediaciones del Honorable Consejo Superior y les reconozco en confianza, un poco de envidia le tenemos con Baudolino.

Mientras ustedes dejaban mi esquela en Verona, Renzi pergeñó la forma en que habría de conseguir su Santo Grial: una charla con el Dr. Hugo Oscar Juri. A decir verdad, cuando lo comentó hasta el gato coincidió en que  se trataba de una meta complicada y nos reimos comparándolo con su gran ídolo Heracles porque conseguir unas declaraciones del Rector se presentaba menos inquietante que enfrentarse a la mismísima muerte y llevar ante el Rey Euristeo a Cerbero, un perro con tres cabezas y cola de serpiente que se encargaba de custodiar la entrada del Hades.

De más está decir que Renzi fue guiado por alguna fuerza del destino y sin revelar su plan antes de llevarlo a cabo, consiguió que Juri balbuceara alguna que otra definición para los años venideros en la UNC. Como nosotros, deben estarse preguntando de qué manera había conseguido un hilo de conversación sin gritos: Inspirado en la ayuda que siempre dispone Hermes, alguna libación le habrá hecho al dios y convenció a Gastón (el chofer que no llevará sandalias y gorro alados pero se ganó reiterados elogios públicos del ex rector cuando entregó el mando) para que fuera su aliado.

Renzi hizo seguir por la mañana temprano el Nissan negro con chapa  terminada en 090 desde las cercanías de la casa del chofer hasta el norte de la ciudad y allí irrumpió la escena en la que el Rector subía al auto oficial, con tal desenvolvimiento y simpatía que el sorprendido entrevistado no se pudo negar y le brindó los casi 40 minutos de viaje, solo interrumpido por alguna llamada telefónica.

A continuación, la selección de la charla para que ustedes evalúen.

 

Colonna

 

PS: Se los ve pura cháchara en Venecia y espero que esta vez, no nos sigan demorando el regreso.

 

mct-el-emperador

 

  • ¿Cómo está Rector? ¿Cómo empieza el año?
  • Pese a lo que ustedes dicen sobre mis vacaciones, tengo la impresión de haber empezado el año hace un lustro.
  • No se lo ve muy entusiasta.
  • En realidad tengo la sensación que es un año en la que se tienen que terminar de concretar las iniciativas que pusimos en marcha el año pasado.
  • ¿Y usted va a estar para conducirlas?
  • Ese rumor del que ustedes han sido voceros no tiene fundamento, no me voy a ir al Ministerio de Educación.
  • Nosotros hemos repetido su deseo de irse en marzo, lo que numerosos interlocutores suyos han manifestado.
  • Es posible que lo haya dicho, es una manera de reaccionar que tengo, cuando todos se ponen exigentes me dan ganas de tirar todo.
  • Pero a veces lo concreta ¿O no es cierto que antes que López Murphy terminara su discurso con el ajuste a la Educación, ya había redactado la renuncia al Ministerio?
  • Sí, es cierto.
  • ¿Y no es parecida la situación del recorte actual?
  • Sí, pero no está dentro de mis responsabilidades el tema.
  • Todo esto le ha hecho una fama de que es tan predispuesto a tomar cargos como a renunciarlos.
  • El único cargo que asumí gustoso me fue otorgado por la Dra. Carolina Scotto.
  • No lo puedo creer. ¿De qué cargo hablamos?
  • Coordinador de las Acciones para la Preservación del Patrimonio Jesuítico.
  • ¿Le puedo ser sincero?
  • Por supuesto.
  • No lo veo satisfecho con su rol. Han conseguido todo lo que se propusieron y usted da la impresión de estar reflejado en un espejo desazogado.
  • Es cierto, pero piense en el costo que estamos pagando para esos logros. Además, no se confunda, no todo lo que se propuso me complacía a mí.
  • ¿Qué esperaba usted?
  • Yo hubiera hecho las cosas para las que había consenso, me apetecía más retirarme como un Rector que llevó adelante las transformaciones que el momento requería y que recibían el amplio apoyo de la comunidad universitaria. Ahora tengo una universidad partida.
  • ¿Por eso no entró a la Asamblea Universitaria?

 

Una llamada oportuna al celular nos privó de la respuesta y la conversación se mantuvo hasta llegar a Pabellón Argentina. Al bajar se despidió afectuosamente y prometió un viaje a la residencia rectoral de Vaquerías para poder profundizar en los puntos que quedaron pendientes.

Esperamos ansiosos….

Eterno jugador de una mente sin preceptos

Córdoba, 24 de Febrero de 2017

 

Retomo las comunicaciones en primera persona porque no logro que Colonna salga del estado exámenes finales aunque ha agregado un condimento del que me siento algo responsable. Ustedes saben que el encuentro del pasado fin de semana me tenía un poco inquieto y cometí una pequeña infracción: llevé un  grabador que oculté a mi interlocutor. Sin embargo, tengo una buena razón para justificarlo ya que entre los crucifijos bendecidos de plata y las cabezas de ajo que llevaba en los bolsillos, me resultaba sumamente incómodo tomar notas completas de la charla.

Cuando volví a la redacción con un cuarto de chipá para compartir con el responsable del helecho, escuchamos la cinta mientras tomábamos unos mates y desde ese momento, Colonna me aturde con un playlist de Akun Maia y más música de los Cárpatos. Agradezco que no se me ocurrió pedirle compañía en la reunión con el Nosferatu criollo o lo habríamos perdido para siempre.

Antes de reproducir la desgrabación pulida y sin resonancias guturales tan características del Vicerector, Decano de la Facultad de Derecho y piloto de tormentas en el Honorable Consejo Superior debo pedirles dos favores: embarcan en Fiumicino así que no les cuesta nada pasar por San Pietro, comprar una medallita del Ángel de la Guarda y pasarla por agua bendita para que Colonna recupere su paz interior. El otro favor: preferimos los bombones Baci antes que el Toblerone.
Emilio Renzi

 

mct-el-diablo

 

 

  • ¿Cómo le va Doctor?
  • Muy bien. Renovado, descansado, con mucho ánimo para asumir desafíos.
  • Se lo ve lleno de energía.
  • Si, y no caiga en el chascarrillo deslucido de que estuve vacacionando en casa de algún pariente por Transilvania.
  • A juzgar por su blanca palidez, el chascarrillo continúa siendo válido pero vamos a lo que nos ocupa que son tiempos apretados ¿Qué mirada tiene sobre el año que empieza?
  • Creo que va a ser un gran año para la Universidad Nacional de Córdoba. Vamos a elegir autoridades de manera directa por primera vez, comenzaremos con las galas por el centenario de la gloriosa Reforma Universitaria.
  • No parecen ser motivos de alegría para el espacio político que usted conduce.
  • Está equivocado, todo lo que pasa en esta Universidad se hace gracias a nuestro apoyo.
  • Este año habrá elecciones directas en siete facultades.
  • Sí, eso será un hecho magnífico que marca un punto final a las canonjías en nuestra alta casa de estudios.
  • ¿Cómo se votará?
  • No está en claro todavía, pero seguramente estas elecciones nos servirán para corregir en el futuro.
  • ¿Usted cree que cambiarán los oficialismos?
  • En Agronomía, FAMAF, Ciencias Químicas y Filosofía mantendrán la conducción los mismos grupos políticos. En Médicas y Odontología ganarán los oficialismos, que luego pueden alinearse en distintos espacios y en Arquitectura nadie lo sabe.
  • ¿Qué hay de nuevo, entonces?
  • No me van a escuchar a mí elogiar algo porque sea nuevo, soy más partidario de las cosas firmes, bien establecidas, perdurables. Creo que esto no va a prohijar grandes cambios, pero es cierto que los candidatos tendrán que ser bien vistos en sus unidades académicas, tendrán que defender su postulación con más exposición pública, esto puede producir pequeñas modificaciones en los apoyos, que solo importarán en contados casos.
  • Otro elemento es cuando se vota.
  • Claro, nosotros creemos que primero tiene que votar el claustro docente, de manera que marque una tendencia para el resto de los actores de la unidad académica.
  • ¿Pero no todos están de acuerdo?
  • Algunos prefieren pasar el mal trago de la exposición pública una sola vez.
  • Bueno, Doctor, espero que tenga un gran año.
  • Lo será, ya se lo dije.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pasear, vetar, rosquear

mct-la-rueda-de-la-fortuna

Aquí, en la fría ciudad de Milano, nos recuerda Ambrosio que ‘Cum Romae fueritis, Romano vivite more’(‘Cuando a Roma fueres, como romano vivieres”), lo que quizás sea la premisa purpúrea y resonante desde el siglo IV que encarna la gestión universitaria próxima al aniversario de la Reforma.

Siguiendo a pie juntillas el consejo de Ambrosio, el Dr. Hugo Juri se dedica en su segunda estadía al frente del Rectorado a emular a su líder de turno y mientras la UNC derrocha actividad, el médico se fue de vacaciones como el presidente Macri (aunque por cierto, no vino a Roma).

Una vez más se tornan evidentes que los denonados intentos del rector por dejar en claro que está en condiciones de ser parte del “mejor equipo de los últimos 50 años” lo obligan a hacer esfuerzos ciclópeos. Sin embargo, como no está -todavía- entre sus atribuciones el poder de veto, se tiene que contentar con ejercer su superioridad a través de la suspensión de antiguas órdenes y derogar la aplicación de resoluciones pasadas.

Nadie puede precisar si lo hizo con una firma digital, dejando una hojita en blanco firmada o consiguiendo un buen imitador, pero el Dr. Juri ordenó una pausa en la aplicación de la Resolución Rectoral 2568/2016 hasta que se expida la Dirección de Asuntos Jurídicos en plena ausencia.

Como puede constatarse siguiendo los enlaces del DIGESTO, la tan mentada Resolución establecía: “Disponer la realización de una auditoría externa económico-financiera integral en el ámbito de esta Casa, por el período comprendido entre el primero de enero de dos mil ocho y el treinta y uno de diciembre de dos mil dieciséis” y mencionaba entre los vistos “la denuncia penal formulada por el Sr. Fiscal Federal Guillermo Marijuan en contra de la mayoría de la Universidades Nacionales por supuestas irregularidades en el manejo de fondos públicos”.

Podríamos conjeturar cuanta versión rumorosa se extendió en los bosques de Ciudad Universitaria en días pasados sobre la causa de esta decisión tomada en el éter de la sociedad de la información. Se dice que los rectores anteriores pusieron el grito en el cielo, que los actuales y anteriores decanos de algunas facultades que manejan mucho dinero se pusieron nerviosos, que un análisis preliminar permite calcular que se debía gastar una fortuna en esa auditoría, que la carrera política del Rector lo obliga a mostrarlo como una persona confiable, y muchas interpretaciones más.

Lo cierto es que el principal motivo de esta marcha y contramarcha en los planes es que originalmente la coordinación de esta iniciativa iba a estar en manos de “los muchachos” pero el ánimo componedor del Rector arruinó la brillante idea y  lo llevó a conformar la comisión con los Contadores Ángel TAPIA, Hugo PRIOTTO y Osvaldo RIPETTA, con lo que dos decanos y un secretario que se estaban relamiendo porque iban a incluir a los Drs. Carolina Scotto y Francisco Tamarit bajo el manto de sospecha de “se robaron todo”, perdieron interés en el tema.

El Dr. Ramón Pedro Yanzi Ferreira le puso el punto final a la discusión: “No sé cómo lo quieren arreglar, pero esta resolución yo no la firmo, no estuve de acuerdo antes y esta vía de solución es un nuevo error” y así se pergeñó esta rareza: la RR 1/2017 fechada el 1° de febrero de este año y que, como para evidenciar la ausencia del Rector, tuvo que esperar más de una semana para ser acompañada por la RR 2/2017, que sí fue firmada por el incombustible decano de la Facultad de Derecho y que será materia de aproximadamente 32 mil elucubraciones.

Together but not scrumbled

Entiendo que mi berretín adolescente que los obliga a pasar por The Ancient Verona es la excusa que estaban esperando para postergar su retorno a la Docta sojera y de paso, disfrutar del Carnaval en Venecia.

Lo que empieza a preocuparme es no tener en claro hasta cuándo continúa mi responsabilidad sobre el gato y el helecho considerando que tengo que sacar un par de finales en breve y el felino destruye cuanto apunte anillado encuentra en la redacción, aunque tampoco van a abortar un viaje por esas minucias.

Ya que decidieron quedarse más tiempo (¿Van a volver algún día?) deberían cambiar de squadra a alentar: futbolísticamente lo del A.C. Milan no da para más, nuestro querido Bologna, pese a sus más de 50 años sin ningún scudetto representa a una ciudad históricamente de izquierdas, con la universidad más antigua de Europa y que da nombre al primer documento masónico que se conoce.

the-magician

Desde este recóndito paisaje del otro lado del océano, les cuento que nuestro cronista, Emilio Renzi, sigue los pasos de su fama y ante la renuencia del Decano de Ciencias Químicas, Dr. Gustavo Chiabrando de recibirlo en su casa, lo siguió hasta ubicarlo en los quinchos de un club del sur de la ciudad donde había llevado a su hija al comienzo de la pretemporada de hockey.

Lejos de ofenderse por el stalkeo, el Dr. Chiabrando lo recibió como si lo hubiera citado, le transcribo a continuación el breve pero interesante diálogo.

 

–          ¿Cómo le va Decano? ¿Sufriendo del calor?

–          38° no es calor para alguien criado en La Rioja.

–          Pero está pesado…

–          Más pesado va a estar el año en la UNC.

–          Usted finaliza su mandato. ¿Se va a dedicar al fútbol también?

–          Me gusta tan poco el fútbol que soy hincha de Racing (se ríe).

–         ¿Piensa ir por la reelección, entonces?

–          Son decisiones que nunca tomé solo y no lo voy a hacer ahora.

–          ¿Lo consulta con los K?

–          Lo consulto con la gente de mi espacio, que es mucho más heterogénea de lo que se cree.  Si usted conociera la historia de la gente de mi facultad que compone este espacio se asombraría.

–          ¿Por qué?

–          Porque se trata de gente con miradas muy diferentes pero con quienes compartimos una visión de universidad y que hemos sido gratamente sorprendidos por el gobierno anterior.

–          Pero usted comparte el espacio opositor con otros decanos.

–          No nos une el amor sino el espanto.

–          No termino de entender.

–          Mire, en nuestra facultad antes que nada somos universitarios: investigadores, docentes, innovadores, profesionales, eso es lo que nos define.

Durante muchos años cada uno votó de acuerdo a su experiencia personal, a las tradiciones que arrastraba, en general con una mirada escéptica y crítica respecto a la actividad política. Pero cuando la política científica y la educación superior empezaron a formar parte del discurso de las autoridades nacionales, nos dimos cuenta que no nos daba lo mismo quien gobernara.

–          ¿Esa visión representa a todos en su facultad?

–          No, sigue habiendo gente que prioriza sus anteojeras políticas por sobre sus intereses, ven que el sistema científico empieza a sufrir los embates que buscan justificar los recortes y se dejan enganchar en discutir si un tema de investigación es pertinente.

–          Pero se estudia cada tema…

–          Eso es una canallada, opinan químicos que nunca salieron del laboratorio sobre temas que presentaron forzadamente desde los medios concentrados de comunicación. Quisiera ver como resiste un estudio sobre la pertinencia de los títulos de sus temas de trabajo si son analizados por un Dr. en Lenguas o una Dra. en Filosofía del Derecho.

–          Cambiando de tema: ¿Le preocupa la elección directa?

–          En mi facultad no producirá grandes cambios, tanto los docentes, como los no docentes y los estudiantes pasan el grueso de su vida en la Facultad. No creo que las campañas de los grandes medios de comunicación logren incidir de manera significativa.

–          ¿Y en la Universidad?

–          A ese nivel hay dos planos a analizar: por un lado el tremendo error de haberle cedido el poder de decisión a las facultades más grandes, por otro la discusión sobre si la Universidad Nacional de Córdoba debe ser conducida por universitarios con capacidad de gestión o por políticos que han reunido arteramente los requisitos mínimos para ser autoridades y no tienen ningún interés académico o científico.

–          ¿Lo dice por alguien en especial?

–          No, lo digo por varios en especial.

–          Bueno, lo dejo porque veo que el entrenamiento está terminando.

–          No se prive de poner todo lo que dije, si hay algo que nunca hice es estar escondiendo mis posiciones.

Cada cual atiende su juego

aldon

Que un médico cordobés ex ministro de De la Rua, que un antiguo reformista sin más virtud que la de haber encarnado las funciones de decano y rector a fuerza de coraje y astucia, se interne en el fango de las negociaciones y enfrente serenamente a la acción colectiva del nuevo sujeto estudiantil para tallar su busto en el bronce de la historia, parece de antemano imposible.

El ocaso de la reunión dejaba un sabor extraño en el ambiente. Siempre permanecían los cinco, todos juntos o en tribus, haciendo comentarios y raccontos exagerados de lo que en realidad había ocurrido. El ritual ocultaba la verdadera intención que era medir las posibles consecuencias de los acuerdos que trabajosamente –o a fuerza de casualidad- habían alcanzado minutos antes.

Santa Cecilia de Roma musicalizó el martes de acuerdo a sus armonías, lo que para el devoto Vicerrector significó salir a las apuradas para pergeñar algún ardid que le permitiera seguir entorpeciendo con sutileza la elección directa a la que jamás había respaldado. Los fines y los principios suelen enredarse y le complican al Dr. Yanzi Ferreira continuar el disimulo ante los muchachos que garantizarán su investidura los próximos 29 meses que le queden de mandato.

El Rector tuvo que salir corriendo como quien asiste a una emergencia para atender los medios de comunicación que lo aguardaban en la puerta de su despacho. En su racionalidad sabía que debía dejar a los decanos en una encerrona: después de todo, habían agitado tanto la directa, solo con la intención de ocultar su interés en cambiar la correlación de fuerzas, que ahora no podían negarse. Se veía a sí mismo como en un sueño pensando más en los libros que en los diarios, trascendiendo a la historia como el Rector que concretó la elección directa en la UNC, desnudando los grandes fracasos del progresismo simbolizado primero en Scotto y algo borroso, luego en Tamarit.

Uno de los frecuentes contertulios, en su carácter de exdecano y actual funcionario, asintió ante la propuesta del Rector. No lo elogió excesivamente, pero hizo las cuentas sobre como los iba a complicar a los que se la habían jugado a fondo y ahora debían explicar la mesura.

Uno de los decanos jóvenes arguyó mascullando que la posición que él venía sosteniendo era avalada por toda su facultad y que por lo tanto no podía dar marcha atrás sin una consulta a su comunidad. Todos disimularon la sonrisa frente a tal ataque de democratismo del “Sí, se puede”.

El otro no dijo nada, dejó transcurrir la reunión con gesto distraído, pero quienes lo conocen bien saben que estaba muy concentrado. Sus pensamientos deambulaban por aquellos carriles que le permitieran dar un apoyo a la iniciativa del Rector y conseguir lo que buscaba.

Su primera conclusión fue que había que aprobar la incorporación de todas las corporaciones que se pudiera al Consejo Superior, eso no había estado en la parte caliente de la discusión y no podía obstaculizar el acuerdo –salvo con un sector minoritario y siempre berrinchero del nuevo sujeto estudiantil-.

La segunda era que no habría lugar para ningún cambio en la ponderación entre los diferentes claustros para la elección de Decano y mucho menos entre los 3 estamentos docentes.

Finalmente, una vez aprobado quitarle la atribución a la Asamblea Universitaria de elegir al Rector y establecido que se lo hará por elección directa, solo resta dejar lo suficientemente impreciso quien lo reglamentará. De esa manera, en pocos años se lo puede hacer a través del Consejo Superior y ahí aprobar la ponderación simple.

Todos creían que el Rector Hugo Oscar Juri había hecho una jugada magnífica, él sabía que podía ser su gran jugada.

Hitos radicales según pasan los años

En el año 1918, estando el radicalismo en el gobierno nacional, los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba gestaron la Reforma Universitaria, símbolo que con los años fuera apropiado por los radicales .

reformistas

En el año 1985 con la Unión Cívica Radical en el gobierno, los estudiantes tomaron el rectorado de la calle Obispo Trejo y consiguieron el cogobierno cuatripartito, otro hito que con el tiempo fuera reivindicado por los propios radicales.

En el año 2016, con los radicales como parte del gobierno junto con el PRO, la toma del Rectorado por parte del Movimiento Estudiantil impide la Contra Reforma Universitaria.

Por favor, manden una foto de la toma a sus radicales amigos para que tengan para los afiches que harán dentro de 30 años.

pabellon-tomado

Olor a clavo

De nada sirve al hombre ganar la Luna si ha de perder la Tierra.

François Mauriac

odonto

Emplazada sobre el ala derecha del Pabellón Argentina, la Facultad de Odontología es de esos espacios que no llaman la atención a vuelo de pájaro pero parecen un compendio de extrañezas desde la mirada de gusano. De escasa ornamentación típicamente militante como la que abunda en las áreas de Sociales y Humanidades cada vez que hay una pugna política -es decir, todo el tiempo- sino más bien con una estética de sombrillas y promotoras. Nadie apostaría que allí se congrega un estudiantado proclive a involucrarse con las artes de Maquiavelo pero es un hecho evidente que muchos políticos destacados eran odontólogos, recordemos: Héctor José Cámpora, Ricardo Obregón Cano, Rubén Américo Martí, Ramón Bautista Mestre.

Una de las particulares que destacan cuando se la observa de cerca es que la Facultad de Odontología no talla generalmente en el rumbo de la UNC o será tal vez que se da por confeso el carácter neutral ya que nadie recuerda un posicionamiento de alguno de sus decanos o consiliarios en el Honorable Consejo Superior, ni de los estudiantes de JPO o NACE en la Federación o en algún debate estudiantil. De hecho, son sus responsables políticos quienes no permiten que se hable con los representados ya que para garantizar los votos en el HCS, alcanza con su presencia al igual que los consabidos apoyos en las Asambleas o cartones para la FUC.

En los días que corren, todo sucede con absoluta fidelidad al estilo de la unidad académica si se la mira al pasar. Sin embargo, existen indicios para afirmar que la Dra. Mirta Mónica Spadiliero de Lutri estaría llevando el estilo sacamuelas de frialdad helvética al extremo y si pudiera, haría alambrar el espacio que delimita la Facultad en Ciudad Universitaria. Si hubiera transporte ferroviario seguramente cambiaría la trocha de las locomotoras para impedir la fluidez del tránsito y si estuviera a su alcance establecería que en Odontología se utilicen autos con volante a la derecha. A tal punto la exageración que inclusive, ha abandonado la ilusión de toda la Facultad de llevar los servicios odontológicos al Hospital Nacional de Clínicas con el solo objeto de evitar la interacción con otros actores universitarios.

La discusión sobre la reforma política que se tratará en la Asamblea Universitaria del 19 de Noviembre está agitando inevitablemente las aguas hacia el interior de la Facultad y dificulta el clásico estilo “mano de yeso” en el que los decanos les ordenan a sus asambleístas lo que deben votar o apoyar. La dinámica de debate que cansinamente se empezó a instalar en la Universidad alrededor de este tema, ha provocado la toma de conciencia de algunos consejeros y docentes históricos sobre la pérdida de peso político de la Facultad: de acompañar la propuesta oficialista, Odontología perdería nada más y nada menos que el 32,40% de los votos que posee actualmente.

Cuando se intenta entender la relación entre la decisión de ser odontólogo y dedicarse profesionalmente a la política surge un elemento en común que puede ayudar a entender este fenómeno: la ambición. No hace falta consultar a los éforos para asegurar que en este escenario regalar poder es una acción suicida que no representa de ninguna manera a los ambiciosos.

Es cierto también que la oposición interna ha ido madurando en los últimos años y parece ser la única que entiende el riesgo que se corre con el alineamiento político partidario de la decana. Pero nadie olvida que en ese reducto, la historia ha condenado su papel a los márgenes aunque éstos no tengan quién los escriba. 

Que se doble pero no se quiebre

241147_816826025048999_1583389035337931793_o

Si hay algo en lo que todos coinciden – inclusive  los propios protagonistas de este apartado en la historia cuatricentenaria- es que los méritos por los que ellos han llegado donde están son de cualquier tipo, excepto los académicos.

Desde el momento en que dejaron sus pueblitos natales para cursar el secundario en Villa María hasta que llegaron a hacerse cargo de sus respectivos decanatos, se destacaron por sus habilidades para armar camarillas.

Mientras gastaban más sillas de bares que mesas de bibliotecas, sus nombres empezaron a sonar como dirigentes estudiantiles a fuerza de café y cigarrillos. Tener edades similares y las mismas posiciones políticas podrían hacer pensar que serían dos grandes compañeros de ruta, pero ambos son suficientemente ambiciosos y no aceptan ser número dos de nadie.

Apenas lograron cargarse a sus desgastados mentores, se lanzaron en carrera hacia el gran objetivo: el Rectorado. Al Mgter. Jhon Boretto le fue mucho más sencillo mandar al Lic. Alfredo Blanco a cuarteles de invierno, mientras que el Ing. Agr. Juan Marcelo Conrero tuvo que transpirar un poco más para terminar de doblegar al Mgter. Daniel DiGiusto.

Todo hacía pensar que el Decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias había dado muestras de mayor habilidad y contorsionismo, tanto que hasta él mismo se pensó relajado como quien entra primero a boxes en el circuito de Mónaco y en el fragor de la auto exaltación con los motores rugientes de fondo, presentó un proyecto para que se eligieran las autoridades de la Universidad Nacional de Córdoba de manera directa ¿Quién podría apostar en contra de que la ola conservadora que azota a la provincia se exprese sin intermediaciones en la elección universitaria? Silencio.

Es probable que en tan finos cálculos y estrategias, se le escapó una variable o simplemente subestimó al Decano de Ciencias Económicas, quien con la agrupación estudiantil oficialista de su lado, impulsó la simple ponderación de los votos para la elección de Rector y la necesidad de los 2/3 de la Asamblea Universitaria para realizar alguna futura reforma al sistema electoral.

Quizás no se haya dicho lo suficiente sobre los vientos nada primaverales que soplan hacia noviembre pero es evidente que la primera medida -ponderación simple- lo pone al Decano de Ciencias Agropecuarias al frente de una facultad con nimio peso en la elección de Rector, que se cocinará entre los cuatro ases: Facultad de Ciencias Económicas (FCE) y tres facultades que solo responden a los intereses de los caciques locales: Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFN) de Roberto Terzariol y Gabriel Tavella, Ciencias Médicas (FCM) de Gustavo Irico y Marcelo Yorio y Derecho ya sin Ciencias Sociales, alternada per secula seculorum como dote matrimonial entre Pedro Yanzi Ferreira y Marcela Aspell.

La segunda propuesta y la necesidad de los ⅔ de la Asamblea para posteriores reformas al sistema electoral, muestra que al Mgter. Boretto la coyuntura nunca le tapa la perspectiva: está claro que pasado un tiempo todas las demás facultades tomarán conciencia del error de haber cedido el poder a estas cuatro, sobre todo cuando vean la distribución del presupuesto. La Asamblea Universitaria seguirá siendo el único órgano que represente equitativamente a todas las facultades, pero el requerimiento de los 2/3 les hará casi imposible a las unidades académicas en situación de indigencia revertir esa injusticia.

La envidia de los dioses

“I’ll tell you a secret: The Gods envy us. They envy us because we’re mortal, because any moment might be our last. Everything is more beautiful because we’re doomed. We will never be here again.”

elosisa-abelardo

El escenario mayor del Pabellón Argentina crecía en alboroto  a medida que pasaban las horas entre miradas de júbilo y dientes rechinantes disputando el nombre que regiría los destinos de la  Casa de Trejo. La impaciencia, conocedora del destino inevitable, comenzaba su misión empañando la corrección en el raciocinio de quienes sentían escapar la oportunidad otra vez pero algún viso de heroísmo adolescente iba a quebrajar el ensueño romántico de esos otros embriagados de euforia.

Fue el por entonces estudiante Matías Lingua quien decidió que debía irrumpir la historia, desafiar los oráculos y marcar a fuego su presencia: vivió su momento de gloria gritando desde la tribuna acusaciones al flamante rector electo por haber comprado votos y torcido voluntades de manera ilícita. El mérito no anidó en las salvajadas que pronunció a voz en cuello para todos los presentes, sino en haber provocado la intempestiva reacción del Dr. Francisco Tamarit, quien revoleando temerariamente su bastón de mando, prometió  ser el último rector elegido de manera indirecta.

Por aquellos días, Lingua todavía no era funcionario de Jhon Boretto, pero ya era de Boretto.

En los años subsiguientes, salvo en las ocasiones en que el Rector era interpelado por no avanzar en la reforma política, el ahora contador no lograba tomar el protagonismo que se había imaginado para sí el día que abandonó las siesta de viento y tierra en Montecristo. En algún punto el azar se puso de su lado y no le correspondió el honor de ser recordado maliciosamente: los rutilantes papeles de último presidente Morado de la FUC y de primer candidato Morado a presidente de la FUC que pierde en décadas, quedaron para sus adláteres Lautaro Blatto y Francisco Berzal.

Sin embargo, los intentos de  figuración nunca son suficientes para quienes se autoconsagran la Reforma hecha cuerpo y la presentación del Programa de Voluntariado Social encendió todas las luces del plató. A falta de paparazzi rondándolo por los pasillos de la Facultad de Ciencias Económicas, decidió que su muro de Facebook podía resultar efectivo y no conforme con colgar el enlace de la noticia revelada por La Voz del Interior, se animó a una bajada de cuño propio escribiendo: “Qué locura esto del avance de la derecha conservadora en la UNC, no?”.

Lamentablemente, las tentativas de vestirse cual polemista de prime time, no  lo devolverán al ruedo: el programa dice haber reclutado más de 200 voluntarios -sobre un universo de 100.000- y solo reúne menos de 50 para la foto. Además, se propone presentar como novedosa una idea puesta en práctica desde hace años en la UNC.

Tal vez, el propósito de ocultar al mundo su pertenencia a la derecha conservadora que expresan el gobierno del Ing. Mauricio Macri a nivel nacional y la conducción de los Drs. Hugo Juri y Ramón Yanzi Ferreira en la Universidad Nacional de Córdoba, sea una tarea digna de titanes. No obstante, de persistir en la proeza, sería recomendable pagar avisos clasificados en el matutino cordobés para reclutar jóvenes dispuestos a salir en una foto en vez de acreditar a los cronistas de siempre para que cubran el evento.