Un dolor que nos queda (pero nos gusta)

Once likes (considerando el nuestro que fue un  FAV irónico) consiguió con un agresivo tweet, fiel a su estilo provocador y jactancioso el barrabrava que aprovechó los devaneos académicos -y la sensibilidad social- de Facundito Quiroga para convertirse en el más conspicuo operador del Decano de la Facultad de Ciencias Económicas.

Lingua y los bárbaros recorte

En parte tiene razón porque está claro que el grado de temeridad de las huestes reformistas para reprimir la expresión popular no reconoce límites; aunque desde esta redacción no tenemos seguridad de que  Jhon Boretto continúe asesorando al ex vicegobernador de César Angeloz, Mario Negri, en su raid como vocero del ajuste y la represión o si se ha convertido directamente en un hombre de Horacio Jaunarena y sus doctrinas que proponen sepultar las leyes alfonsinistas que impedían el uso de las fuerzas armadas para la represión interna.

En otro plano, el que pasó del cortado en jarrito al café chico sin azúcar, miente. Para ser justos,  diremos que más bien oculta una parte de la verdad que es otra forma de mentir porque la gran audacia del eje Juri, Yanzi Ferreira, Conrero, Boretto, Terzariol, Pérez y elenco fue confiar en que la policía de De la Sota y Schiaretti les garantizara las condiciones necesarias para que pudieran hacer esa fantochada de asamblea en la que procrearon un dolor que nos queda a los universitarios cordobeses.

La pluma del eternamente invocado Deodoro Roca se hubiese vuelto mustia antes de enarbolar un ejemplo de represión para darle consejos a un gobierno conservador y represor; porque tanto él, reformista por antonomasia como Sayago, Valdez, Orgaz y Barros entre otros mantenían una línea de tensión con el gobierno popular del por entonces presidente radical  Hipólito Yrigoyen, pero sabían que si sus acciones necesitaban ser defendidas por una policía como ésta  -protagonista del Navarrazo y de los desmanes de diciembre de 2013- iban por el camino incorrecto.

Quizás, el análisis de aliados y contrarios pueda ser un detalle coyuntural en toda esta historia dado que el verdadero emblema de los reformistas era saber que su identidad siempre los iba a encontrar en la vereda opuesta a gobiernos que desoyeran  la voz del pueblo y apostaran a la represión para acallarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s