Almorzando con Roberto Terzariol

¿Hasta donde sabemos?

Que escriban, pues, la historia, su historia

(Silvio Rodríguez)

Con todas las averías del caso, la última incursión de la Orquesta de la Universidad en el hervidero de reclamos que suele ser el Claustrorum, no hubiera pasado de una anécdota más para los locales de las Baterías “D” si no fuera porque minutos más tarde estaba previsto otro de los banquetes que crónicas futuras caracterizarán como el estilo Terzariol.

Almorzando con Roberto Terzariol

El evento presidido por el secretario general, se llevaría a cabo en las instalaciones del gremio no docente que se encuentra en obras de continua expansión, simbolizando que estaban dadas las condiciones para rubricar su disposición a otorgar puntajes que mejoren escalafones varios y de paso, dejar en evidencia que quien articula con la representación gremial de los trabajadores no docentes de la UNC es él y nadie más que él.

La gran mesa, presidida por “El Exacto” junto con Silvia Aguirre y Nicolás Franchi, congregó alrededor de 80 comensales que disfrutaron de variados cortes de carne aunque las porciones resultaron un tanto escasas. Mientras los convidados deglutían a mandíbula batiente los manjares ofrecidos por quien comanda la Secretaría General en tiempos morados, ujieres realizaron un estricto control de asistencia en el coqueto salón para que los anfitriones pudieran pronunciar sus discursos como esperaban. Este ejercicio de vigilancia no hizo más que reflejar para cualquier mirada atenta más allá de su tenedor que no estaban presentes aquellos abocados a tareas relacionadas con la Pro Secretaría General, bajo el mando del Ing. Agr. especialista en informes escandalosos, Jorge Dutto.

Las palabras de “El Exacto” fueron un correlato que refleja su inquietud por mostrarse proactivo y la ocasión llevó a que presentara un nuevo organigrama de funciones en las áreas que “ajustaría a derecho” las tareas que se desarrollan hoy “sin que se alteren los hábitos con que operan las distintas áreas” y que “todo reclamo, debía canalizarse fortaleciendo el rol operativo del cuerpo de delegados en torno a las inquietudes de los afiliados”. Si bien tales enunciados podrían parecer algo contradictorios entre sí, a nadie se le ocurre analizar un discurso cuando está frente a una porción de matambre (y mucho menos, contradecir a Terzariol).  A continuación, le siguieron los representantes no docentes en el uso de la palabra sin mucho más que destacar.

La sobremesa se extendió en una camaradería usual, acompañada de la más maravillosa melodía que es la de la panza llena y el corazón contento. Al tiempo que los invitados entonaban éxitos de ahora y siempre en un fogón, algunos murmullos confirmaban la tensión entre la Secretaría General y la Pro-Secretaría después de la reunión de directores en ocasión del escarnio ATE – Orquesta de la Universidad.

Mientras tanto, cualquier transeúnte que pasara por las orillas de la fortaleza universitaria hacia la avenida Rogelio Nores Martínez, no hubiera resistido la tentación de cantar algún que otro verso del trovador cubano a la par de las voces que se oían al unísono.

 

 

Anuncios

Un comentario en “Almorzando con Roberto Terzariol

  1. Pingback: Irresponsables | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s