Penitenciagite

En los ambientes donde se toman decisiones políticas a menudo aparecen referentes defraudados, también desorientados, pero no es común que nos encontremos con arrepentidos. Esta definición suele estar más acorde a la gente de a pie que se arrepiente de un voto o del apoyo a una figura.

En la Universidad Nacional de Córdoba se da el extraño caso de dos arrepentidos, quienes tuvieron todo el poder de decisión, cuyas apuestas pueden resultar en errores -todavía no confirmados- pero la sola posibilidad de que todos los “if” salgan gallaretas (o ranas) no los deja dormir.

El día que el Magíster Jhon Boretto leyó en el diario los elogios al Rector por parte del gobierno nacional se le arruinó el café del desayuno y empezó a arrepentirse por no haber impedido la elección del Dr. Pedro Ramón Yanzi Ferreira como Vicerrector. Rápidamente hizo un análisis de control de daños: en el peor de los escenarios el Dr. Hugo Juri sería una autoridad por encima de cualquier Rector y hasta podría participar en su calidad de Ministro en los fastos del Centenario de la Reforma del 18.

Con el correr de los días se fue calmando, parecía que los planteamientos formales, los comentarios al paso y los mensajes a través de emisarios pertinentes habían aplacado la debilidad por ser noticia del Rector. Pero en estos días el Ministro Esteban Bullrich anunció su candidatura, con la elegancia de quien abandona un espacio que le queda chico para su ego y grande para su capacidad. Como buen piloto de tormentas el decano de la Facultad de Ciencias Económicas puso todo su poder de seducción y de fuego en convencer al Rector que en caso de aceptar el desafío pida licencia y no renuncie, ya que tiene en claro que la combinación de la situación del ministerio en estos tiempos de macrismo explícito y el proverbial malhumor del Dr. Juri obliga a reforzar todas las puertas factibles de ser estampadas en breve.

penitenciagite

El segundo arrepentido es el decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades, quien decidió condicionar su reelección –a la que llegó por el clamor de las bases- a que le fuera permitido recortar su mandato desde diciembre a junio de 2017. Solo una lumbre de la Filosofía Política como el Dr. Diego Tatián podía tener en claro en 2014 que a mediados de este año era importante tener las manos libres para ser candidato en las elecciones de diputados por Córdoba.

Hoy, que sus intenciones de seguir los pasos de la Dra. Carolina Scotto encabezando las listas fueron heridas de muerte con la renuncia de la diputada, lamenta profundamente no mantener un rol protagónico que le permita mirar con una sonrisa ostensible desde una ubicación privilegiada el rostro de Jhon Boretto cuando los discursos flamígeros recordando a Roca, Martínez Paz, Sayago y Barros en la gola del Dr. Yanzi Ferreira sean aplaudidos por un Presidente de la Nación que pensará que en esa delantera falta Rojitas.

Anuncios

Un comentario en “Penitenciagite

  1. Pingback: Prosit | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s