Y la banda siguió tocando

sorrentino

En un año marcado por las nuevas reglas que dictó la escueta Asamblea de diciembre pasado y con la mirada en las primeras 7 unidades académicas que harán el debut de la elección directa de autoridades, es decir, decanos y vices, el oficialismo afina la puntería para no errar al vizcachazo como le ocurre por estos días a sus padrinos ideológicos del gobierno nacional.

Haciendo muestra de su capacidad de influencia y con un esfuerzo titánico -tanto en energías como en metálico- para hacer pie dentro las facultades opositoras despliega variadas tácticas: además de inscribir masivamente militantes estudiantiles de Cambiemos y Franja Morada en la novel Facultad de Ciencias Sociales y en el reducto cientificista de Ciencias Químicas, encaminan sus apuestas en la no tan nueva pero siempre codiciada Facultad de Artes. Las fichas para el Pabellón Méjico y alrededores se amotinan alrededor de la impoluta figura del Mgter. Pedro Ernesto Sorrentino, docente de la mencionada Facultad que ha sabido cultivar un perfil moderado a imagen y semejanza de su admirado Jhon Boretto, característico por las maneras suaves con decisiones firmes y ventajosas para sí mismo.

Durante años, Sorrentino se movió en la gestión normalizadora de la Facultad de Artes a la sombra de la Decana Ana Yukelson, resistiendo los embates del ala más radicalizada (no en el sentido morado) de Cambio Universitario en esa Unidad Académica y formando parte del gabinete con un desempeño de caballo de estatua típico de su origen: ninguna deposición, pero ni un paso atrás ni uno adelante.

El triunfo de Cambiemos en la UNC le abrió la posibilidad para destacarse con la idea de volver a su facultad y disputar el decanato, era obvio que la Subsecretaría de Cultura se le presentaba como un lugar ideal para traficar influencias con todos los artistas carentes de espacio para mostrarse.

Las cosas marchaban dentro de lo previsible hasta que le estalló en sus delicadas manos el conflicto de la Orquesta Sinfónica de la UNC. En realidad -y para ser justos con el joven aspirante a decano- todo esto se trata de un viejo entuerto que el ex Rector González legó a sus sucesores media hora antes de irse, sin ningún plan sobre cómo se sustentaría y respondiendo a un modelo de gestión universitaria del SXIX.

Los anteriores Subsecretarios de Cultura -la Dra. Mirta Bonnín y el Lic. Franco Morán- pilotearon el conflicto prorrogando hasta más de 10 años las becas de formación. Pero en aquellos casos, se trataba de una antropóloga y un trabajador no docente, cuyas imágenes no se veían muy afectada por los reclamos de un grupo de músicos que pretenden ser solventados per secula seculorum con el erario de la Universidad. Hoy la protesta se ha agudizado de manera sonora y la orquesta sale de gira visibilizando sus demandas y las consecuencias para el Mgter. Sorrentino son gravosas, ya que  ha empezado a ver su nombre ligado a epítetos que flaco favor le hacen a su aspiración de volver como el gran gestor cultural a salvar a la Facultad de Artes.

Anuncios

Daños colaterales

Conrero y Terzariol

Un alfil no descansa ni cuando debe quitarse el solideo. Devoto ἐπίσκοπος o vigilante que supervisa los pastores, mantiene sus radares encendidos y atento a los favores que le sean cortejados, prepara el báculo y la mitra. Pero el Obispo que nos mira en la Casa de Trejo, sabe también cuándo es preferible usar su ponzoñosa pluma antes que el cilicio.

Convocado para sembrar cizaña en los reductos bibliométricos de Ciencias Químicas y Famaf, la tinta del matutino universitario anunció con algarabía que la Facultad de Ciencias Agropecuarias era la más mejor (sí, leyó bien “la más mejor”) de las unidades académicas de la UNC según el ranking QS. Sin embargo, el estiletazo no acertó en los dos blancos opositores de Av. Medina Allende y vino a impactar en el nido de una facultad sensible para la alianza oficialista que reúne reyes, caballos, torres, varios peones y unos dados de la generala que perdieron su cubilete.

Si la Inquisición preguntara, no podríamos negar que estábamos esperando su arribo pero la creímos al menos con visos majestuosos y no de esta manera, atascada en la brutalidad y el ridículo. Es que nadie que conozca aunque sea de pasada la Universidad Nacional de Córdoba -como es el caso de los docentes investigadores de las facultades conducidas por el Dr. Gustavo Chiabrando y la Dra. Mirta Iriondo – podría acreditar que FCA fuera destacada a nivel internacional debido a su producción científica.

Voló el tintero pero no cayó muy lejos y el desparramo de la sustancia viscosa empantanó las Baterías D para recordar tal vez aquel comienzo de rispideces que hasta ahora no habían dejado su estado sigiloso y larvado. En definitiva, no se trataba más que de una puja para la auténtica definición de “los ingenieros” y desde que midieron falanges en la palestra que aprobó la escueta Asamblea de diciembre pasado,  la contienda se volvió desembozada y sangrienta, por lo que todo elogio que tenga que ver con Agronomía es tomado como una afrenta personal por los ingenieros “verdaderos”, como les gusta llamarse a quienes dan clases en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Los gritos se escucharon por toda la caja de cartón que cobija a los funcionarios de la Secretaría General: “¿Cómo se va a destacar Agronomía en investigación? ¿Ni siquiera deben saber calcular el índice h? Resulta que ahora somos buenos en lo que no enseñamos: no hay carrera de Sociología, no hay Silvicultura ni Forestación y en eso nos destacamos.”

Razones no le faltaban al ingeniero que ostenta una figura que lo precede porque el ránking habla de áreas y no de facultades, con lo que la FCA forzó una interpretación para adjudicarse todos los importantes trabajos que desarrollan áreas como ambiente, bosques, conducta animal y otros de la FCEFyN, donde hay grupos de investigación de resonancia internacional, como así también en otras facultades.

Lo paradójico es que para desnudar la maniobra de la escudería Conrero -que se vanagloria de una producción científica que desconoce- el oficialismo de la FCEFyN se jacte de la categoría de sus investigadores de la Escuela de Biología, a los que siempre despreció.

Avisos parroquiales

Volvimos. El domingo a mediodía decidimos agradecer con una importante comilona a quienes encarnaron ECO los meses de  verano y conocimos aquellos que hasta el momento solamente eran nombres de fantasía en el Inbox.

Es cierto que esperábamos nos acogiera el incipiente otoño en el aeropuerto y ante la negativa, nuestra desilusión debe haberse notado a simple vista al tiempo que repartimos las golosinas del Free Shop. La velada se extendió bajo el sol de la siesta con sabor a prosecco de Valdobbiadene y las travesuras de Garamond (el gato que vive en la redacción) que no dejaba de llamar la atención de Diotallevi. Mientras Nicetas nos ponía en autos sobre lo que la delegación de Magnetto y los secuaces del pasquín decían sobre dos rectores y sus respectivas proyecciones para las legislativas de 2017, el ringtone indicando un correo nuevo interrumpió la música de fondo.

Con la excusa de preparar café para bajar la bandeja de tiramisú que habíamos deglutido después de la lasagna, espié el celular y confirmé que el remitente del e-mail no era conocido y el asunto era al menos provocador. No resistí la curiosidad de saber qué había ocurrido el día anterior en el local de medialunas típicas de Punta del Este que se encuentra en la zona de Barrio Jardín.

Volví a la mesa con la Volturno cargada y una bandeja de tazas. Puse pausa en la reproducción de Spotify y disparé: “O esto es un déjà vu o como decía Marx, la historia se repite y bla bla bla pero según este informante anónimo, ayer sábado se encontraron bien temprano en una mesa de café el ex rector Francisco Pancho Tamarit, su ex secretario general, Alberto León, la ex rectora y diputada Carolina Scotto más un gordito de barba no identificado, un tanto más joven que los tres contertulios.”

e pur si muove

Era la única pista sobre ese encuentro que teníamos. Nada se sabía sobre lo que conversaron, tampoco había una fotografía, ninguno de nosotros seis podía identificar al informante. Garamond miró fijamente a la nada como si un espectro se hubiera presentado en el living y maulló.  En el sinfín de elucubraciones que derivaron a partir de ese momento llegamos a pensar que esa reunión nunca había ocurrido.

Por un lado, la proximidad de las listas definitivas que compitan en las PASO para la elección de diputados nacionales es un dato insoslayable de la realidad pero al mismo tiempo, un café sabatino sería la única  evidencia sobre la recuperación del interés político luego de un profundo silencio por parte de la Dra. Carolina Scotto.

También es cierto que las modificaciones en la metodología de elección para las autoridades de la Universidad Nacional de Córdoba parece ser un elemento más plausible a la hora de justificar la composición de esa mesa. El nuevo reglamento obliga a encontrar candidatos que además de cumplir con lo que exige el Estatuto Universitario, cuenten con prestigio académico, trayectoria docente, experiencia en gestión y un alto grado de conocimiento por parte de la comunidad universitaria. Y de eso había en el café.

Lejos, lejos

Fratelli:

Como veedor y corrector autoconvocado de la lengua española para Garamond, me complace compartir con ustedes el progreso de los redactores del pasquín morado y del fiel sicario en La Voz del Interior. No obstante, temo avizorar un importante trabajo en la novel programación de los SRT (particularmente en el uso de los modos y tiempos verbales por parte de las estrellas a cargo de la locución durante la mañana).

Dado que mi tarea en los medios parecía estar completa, volví a mis auténticas pasiones: los comunicados oficiales de nuestra querida Casa de Altos Estudios, y si bien, las formas fueron debidamente respetadas, me llamó la atención un detalle en la nómina de categorización que presentara la SeCyT a comienzos del mes de Febrero.

Una breve síntesis para quienes no acostumbran de consultar fuentes burocráticas:

  • De acuerdo con los resultados de la evaluación de las solicitudes de categorización que fueran manifestadas por los docentes investigadores que inician su carrera en la Universidad Nacional de Córdoba, cerca de 450 postulantes deben notificarse entre el 20 de febrero y el 3 de marzo  en la sede la SECyT.
  • Al mismo tiempo, el comunicado recuerda que este listado es exclusivo de candidatos a categoría V, es decir que por primera vez acceden al sistema de categorización del Programa Nacional de Incentivos Docentes.
  • Cabe recordar que las categorías previstas en dicho programa son I, II, III, IV y V, estando destinada la V a aquellos docentes que dan sus primeros pasos como docentes investigadores.
  • Los requisitos previstos para la tan mentada Categoría V son ínfimos y constan de prácticas introductorias en nuestro mundo académico tales como ser partícipe en un proyecto de investigación y revistar como docente en la categoría de Ayudante de Primera rentado o superior.
  • En el proceso de categorización un comité de expertos de diferentes universidades del país analiza el curriculum vitae de cada uno de los candidatos y otorga un puntaje en los diferentes rubros hasta alcanzar un puntaje total, cuyos mínimos son:

                                            Categoría I 1200 puntos

                                            Categoría II 750 puntos

                                            Categoría III 500 puntos

                                            Categoría IV 300 puntos

                                            Categoría V 150 puntos (aunque cuando se trata de un ingreso este mínimo no es necesario).

conrero-v

La sorpresa fue que entre los candidatos a ser notificados nos encontramos con el Ing. Juan Marcelo Conrero, quien se desempeña como Decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias. Es menester recordar en esta ocasión que, en tanto Decano se debe cumplir el requisito de ser Profesor Regular, lo que es definido por nuestro estatuto en su art. 63 como reza a continuación:

Artículo 63 – Para ser Profesor Regular se deberá tener título máximo universitario. Podrá prescindirse del título universitario y del más alto grado en el caso de que las condiciones del área o asignatura, como así la calidad del aspirante, lo justificaren y con aprobación del Consejo Directivo de la respectiva Facultad o el Consejo Superior en los casos que corresponda.

Entiendo que esta breve historia de papeles y listados, deja en evidencia que el Ing. Conrero siendo profesor regular tiene sobrados antecedentes para tener otra categoría. No nos queda más remedio que denunciar una persecución política al Decano de parte de los K residuales en la Secretaría de Políticas Universitarias y espero desde Italia compartan el reclamo.

 

Atentamente,
Nicetas Choniates

La captura del can Cerbero

Todo parece indicar que Emilio Renzi comenzó el 2017 “de buena racha” como él mismo dice cada vez que viene con el grabadorcito y abre una cerveza en el balcón. Su suerte no se asemeja en nada a los círculos del infierno del Dante que nos han tocado atravesar cada vez que necesitábamos confirmar algún rumor en las oficinas del Pabellón Argentina. De hecho, ni siquiera ligó improperios en las inmediaciones del Honorable Consejo Superior y les reconozco en confianza, un poco de envidia le tenemos con Baudolino.

Mientras ustedes dejaban mi esquela en Verona, Renzi pergeñó la forma en que habría de conseguir su Santo Grial: una charla con el Dr. Hugo Oscar Juri. A decir verdad, cuando lo comentó hasta el gato coincidió en que  se trataba de una meta complicada y nos reimos comparándolo con su gran ídolo Heracles porque conseguir unas declaraciones del Rector se presentaba menos inquietante que enfrentarse a la mismísima muerte y llevar ante el Rey Euristeo a Cerbero, un perro con tres cabezas y cola de serpiente que se encargaba de custodiar la entrada del Hades.

De más está decir que Renzi fue guiado por alguna fuerza del destino y sin revelar su plan antes de llevarlo a cabo, consiguió que Juri balbuceara alguna que otra definición para los años venideros en la UNC. Como nosotros, deben estarse preguntando de qué manera había conseguido un hilo de conversación sin gritos: Inspirado en la ayuda que siempre dispone Hermes, alguna libación le habrá hecho al dios y convenció a Gastón (el chofer que no llevará sandalias y gorro alados pero se ganó reiterados elogios públicos del ex rector cuando entregó el mando) para que fuera su aliado.

Renzi hizo seguir por la mañana temprano el Nissan negro con chapa  terminada en 090 desde las cercanías de la casa del chofer hasta el norte de la ciudad y allí irrumpió la escena en la que el Rector subía al auto oficial, con tal desenvolvimiento y simpatía que el sorprendido entrevistado no se pudo negar y le brindó los casi 40 minutos de viaje, solo interrumpido por alguna llamada telefónica.

A continuación, la selección de la charla para que ustedes evalúen.

 

Colonna

 

PS: Se los ve pura cháchara en Venecia y espero que esta vez, no nos sigan demorando el regreso.

 

mct-el-emperador

 

  • ¿Cómo está Rector? ¿Cómo empieza el año?
  • Pese a lo que ustedes dicen sobre mis vacaciones, tengo la impresión de haber empezado el año hace un lustro.
  • No se lo ve muy entusiasta.
  • En realidad tengo la sensación que es un año en la que se tienen que terminar de concretar las iniciativas que pusimos en marcha el año pasado.
  • ¿Y usted va a estar para conducirlas?
  • Ese rumor del que ustedes han sido voceros no tiene fundamento, no me voy a ir al Ministerio de Educación.
  • Nosotros hemos repetido su deseo de irse en marzo, lo que numerosos interlocutores suyos han manifestado.
  • Es posible que lo haya dicho, es una manera de reaccionar que tengo, cuando todos se ponen exigentes me dan ganas de tirar todo.
  • Pero a veces lo concreta ¿O no es cierto que antes que López Murphy terminara su discurso con el ajuste a la Educación, ya había redactado la renuncia al Ministerio?
  • Sí, es cierto.
  • ¿Y no es parecida la situación del recorte actual?
  • Sí, pero no está dentro de mis responsabilidades el tema.
  • Todo esto le ha hecho una fama de que es tan predispuesto a tomar cargos como a renunciarlos.
  • El único cargo que asumí gustoso me fue otorgado por la Dra. Carolina Scotto.
  • No lo puedo creer. ¿De qué cargo hablamos?
  • Coordinador de las Acciones para la Preservación del Patrimonio Jesuítico.
  • ¿Le puedo ser sincero?
  • Por supuesto.
  • No lo veo satisfecho con su rol. Han conseguido todo lo que se propusieron y usted da la impresión de estar reflejado en un espejo desazogado.
  • Es cierto, pero piense en el costo que estamos pagando para esos logros. Además, no se confunda, no todo lo que se propuso me complacía a mí.
  • ¿Qué esperaba usted?
  • Yo hubiera hecho las cosas para las que había consenso, me apetecía más retirarme como un Rector que llevó adelante las transformaciones que el momento requería y que recibían el amplio apoyo de la comunidad universitaria. Ahora tengo una universidad partida.
  • ¿Por eso no entró a la Asamblea Universitaria?

 

Una llamada oportuna al celular nos privó de la respuesta y la conversación se mantuvo hasta llegar a Pabellón Argentina. Al bajar se despidió afectuosamente y prometió un viaje a la residencia rectoral de Vaquerías para poder profundizar en los puntos que quedaron pendientes.

Esperamos ansiosos….