Pasear, vetar, rosquear

mct-la-rueda-de-la-fortuna

Aquí, en la fría ciudad de Milano, nos recuerda Ambrosio que ‘Cum Romae fueritis, Romano vivite more’(‘Cuando a Roma fueres, como romano vivieres”), lo que quizás sea la premisa purpúrea y resonante desde el siglo IV que encarna la gestión universitaria próxima al aniversario de la Reforma.

Siguiendo a pie juntillas el consejo de Ambrosio, el Dr. Hugo Juri se dedica en su segunda estadía al frente del Rectorado a emular a su líder de turno y mientras la UNC derrocha actividad, el médico se fue de vacaciones como el presidente Macri (aunque por cierto, no vino a Roma).

Una vez más se tornan evidentes que los denonados intentos del rector por dejar en claro que está en condiciones de ser parte del “mejor equipo de los últimos 50 años” lo obligan a hacer esfuerzos ciclópeos. Sin embargo, como no está -todavía- entre sus atribuciones el poder de veto, se tiene que contentar con ejercer su superioridad a través de la suspensión de antiguas órdenes y derogar la aplicación de resoluciones pasadas.

Nadie puede precisar si lo hizo con una firma digital, dejando una hojita en blanco firmada o consiguiendo un buen imitador, pero el Dr. Juri ordenó una pausa en la aplicación de la Resolución Rectoral 2568/2016 hasta que se expida la Dirección de Asuntos Jurídicos en plena ausencia.

Como puede constatarse siguiendo los enlaces del DIGESTO, la tan mentada Resolución establecía: “Disponer la realización de una auditoría externa económico-financiera integral en el ámbito de esta Casa, por el período comprendido entre el primero de enero de dos mil ocho y el treinta y uno de diciembre de dos mil dieciséis” y mencionaba entre los vistos “la denuncia penal formulada por el Sr. Fiscal Federal Guillermo Marijuan en contra de la mayoría de la Universidades Nacionales por supuestas irregularidades en el manejo de fondos públicos”.

Podríamos conjeturar cuanta versión rumorosa se extendió en los bosques de Ciudad Universitaria en días pasados sobre la causa de esta decisión tomada en el éter de la sociedad de la información. Se dice que los rectores anteriores pusieron el grito en el cielo, que los actuales y anteriores decanos de algunas facultades que manejan mucho dinero se pusieron nerviosos, que un análisis preliminar permite calcular que se debía gastar una fortuna en esa auditoría, que la carrera política del Rector lo obliga a mostrarlo como una persona confiable, y muchas interpretaciones más.

Lo cierto es que el principal motivo de esta marcha y contramarcha en los planes es que originalmente la coordinación de esta iniciativa iba a estar en manos de “los muchachos” pero el ánimo componedor del Rector arruinó la brillante idea y  lo llevó a conformar la comisión con los Contadores Ángel TAPIA, Hugo PRIOTTO y Osvaldo RIPETTA, con lo que dos decanos y un secretario que se estaban relamiendo porque iban a incluir a los Drs. Carolina Scotto y Francisco Tamarit bajo el manto de sospecha de “se robaron todo”, perdieron interés en el tema.

El Dr. Ramón Pedro Yanzi Ferreira le puso el punto final a la discusión: “No sé cómo lo quieren arreglar, pero esta resolución yo no la firmo, no estuve de acuerdo antes y esta vía de solución es un nuevo error” y así se pergeñó esta rareza: la RR 1/2017 fechada el 1° de febrero de este año y que, como para evidenciar la ausencia del Rector, tuvo que esperar más de una semana para ser acompañada por la RR 2/2017, que sí fue firmada por el incombustible decano de la Facultad de Derecho y que será materia de aproximadamente 32 mil elucubraciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s