Una picada con Emilio Renzi

Ragazzi, 

Tengo entendido que la decisión de ir a ver al A.C. Milan no fue acompañada por la nieve aunque sí por el frío glaciar que produjo en el Giuseppe Meazza la gran producción del Nápoli. Por suerte resolvieron no acompañar a los rossoneros a Údine porque allá continuó la debacle.  Si esta mejoría climática los alienta a hacer la reiterada escapada anual a Venecia, les voy a pedir un favor: hagan una escala en Verona para llevar una nota al Muro de Julieta, necesito declarar un amor que la magia del lugar permita que se mantenga para siempre.

No pienso sostener con ustedes una discusión sobre las creencias, la mística y el materialismo, solamente lo planteo en los siguientes términos: es un gesto desesperado de mi parte y de la vuestra una retribución por mi tarea manteniendo vivos al gato y al helecho (de paso: ¿No les convendría tener un potus que es más sufrido?).

Bien, les cuento que nuestro cronista estrella está demostrando tener recursos que exceden su buena fortuna. No me lo explicó con claridad, pero parece ser que mediante un amigo que compartió la cola de la aduana regresando de Chile con el Ing. Agr. Juan Marcelo Conrero, arregló una cita para visitarlo en su casa de un country de la zona noroeste de la ciudad.

mct-el-carro

Según me cuenta Emilio, la recepción en el quincho fue la esperada, algo para picar, algo para tomar y una parrilla generosamente cubierta. Llamativamente en el equipo de música se escuchaba una sucesión de chistes sobre brutalidades de los habitantes de la pampa gringa. Solo quien tenga la clave para desentrañar la relación de los españoles con los chistes de Lepe (que son exactamente los mismos que nosotros conocemos como chistes de gallegos pero atribuidos a los habitantes de este pequeño pueblo andaluz), podrá explicar cómo a un hijo dilecto de Silvio Pellico le causan gracia las fellinescas descripciones de Popo Giaveno.

A continuación la parte de la conversación que le autorizaron a reproducir a Emilio Renzi:

  • ¿Cómo está Decano? ¿Renovado?
  • Sí, mucho mar, exceso de familia, un poco de deportes náuticos, bastante cerveza y algo de contacto con colegas de Córdoba.
  • Vacaciones casi perfectas (a excepción de su técnica fotográfica para tomar selfies, si me permite puedo indicarle algunos tips al respecto).
  • Mejor que la anterior que me pasé casi todo enero trabajando (aceptado si va en el off the records).
  • ¿No hay tanto que hacer este año?
  • Sí, pero el desafío más importante es mi reelección, y eso está garantizado.
  • ¿No lo afecta el cambio de sistema?
  • De ninguna manera, la única posibilidad de que no sea reelegido es que no me presente.
  • ¿Y se presenta?
  • No creo que me surja algo más tentador.
  • Pero lo espera …
  • No, soy joven y estoy más capacitado que muchos funcionarios. Eso me dota de mucha paciencia.
  • Es decir que imagina su futuro fuera de la Universidad.
  • No necesariamente, pero hay sectores en la UNC que siguen pensando que una autoridad universitaria tiene que tener algún prestigio académico. Nosotros eso lo entendimos rápido y buscamos un candidato presentable para desplazar al kirchnerismo ilustrado, pero para las próximas no tengo claro si seremos capaces de convencer a una mayoría que lo importante es la capacidad de gestión y la contracción al trabajo.
  • El Ing. Terzariol afirma que usted tiene la suficiente intrepidez como para ser candidato aun con sus escuálidos antecedentes académicos.
  • Terzariol debería preocuparse por cómo van a hacer para mostrar algún arista atractiva que les permita retener el poder cuando tengan que presentarse frente a toda la comunidad de Ingeniería en lugar de apretar consejeros.
  • ¿Alguna sugerencia?
  • Nunca apreté a un consejero.
  • No es lo que le pregunté, no se me hubiera ocurrido (aunque me alegra saber que su amigo Gatti no está invitado a la velada que estamos compartiendo). Preguntaba alguna ocurrencia para que el espacio oficialista de Ingeniería pueda mostrarse más simpático para la comunidad que debe elegir autoridades.
  • Sí, una pelea de sumo entre Terzariol, Tavella y Recabarren, todos contra todos, deben estar en la misma categoría los 3 (pesados, por si hace falta aclarar). El ganador es candidato a decano, el segundo a vice y el que pierde arregla con Boretto y Tamarit la presidencia de DASPU.
  • Bueno, con esto me doy por satisfecho y le garantizo que no haré ninguna mención a todo lo otro. A propósito ¿No va a abrir el escabeche de trucha que le traje para la picada?
Anuncios

2 comentarios en “Una picada con Emilio Renzi

  1. Pingback: Together but not scrumbled | Revista Eco

  2. Pingback: La captura del can Cerbero | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s