Crepúsculo

infierno

Pasadas las horas caracterizadas por el fragor y a la corta distancia que precede al ocaso, los escasos 7 minutos de Asamblea aún esconden sentidos a la vista de todos. Lo obvio y evidente fue la ausencia del rector, Dr. Hugo Juri, del vice-rector, Dr. Pedro Yanzi Ferreira y del Secretario General, Ing. Roberto Terzariol en el recinto de Ferial donde se aprobó la modificación del sistema de elección para autoridades unipersonales de la Universidad Nacional de Córdoba.

Fue notable también que  la Asamblea en predios extraños a nuestra cuatricentenaria casa de Altos Estudios, contara con un solo orador -escasamente dotado en el arte de la palabra, por cierto- y que a tal derroche de pluralismo y debate, se lo coronara con un escueto discurso de 5 minutos y 3 segundos incluyendo apertura, exposición, votación y cierre.

Sin embargo, así como recibimos un proyecto oficial para la reforma política con tres (3) alternativas posibles para la ponderación y posteriormente fuimos convocados a una Asamblea que podía desarrollarse en tres (3) lugares diferentes, hoy asistimos a una votación en la que se pueden haber votado tres (3) expedientes distintos.

En detalle: si usted presta atención a la moción de orden que realiza el basto orador a los 3 minutos y 55 segundos, puede observar que menciona aprobar los 4 puntos propuestos en el proyecto ingresado como expediente N° 00363047/2016. Siendo condescendientes tomaremos por un error que haya indicado 6 cifras cuando ningún expediente de la UNC las tiene, pero si buscamos el 36347 nos encontramos con que se trata de un Convenio FCC-Federación de Cooperativas de Trabajo de la República Argentina y en el 36047 Victoria PAGANINI – Solicita autorización para la compra de una vitrina para la biblioteca de FAMAF. Finalmente se escucha que el Prosecretario corrige y dice que es el 63047, el que se corresponde con  un expediente ingresado el día 14 de diciembre a las 13:45.

Si este es el proyecto que obstinadamente querían aprobar – algo que no estamos en condiciones de aseverar ya que quien mociona no lo rectifica- implicaría que los grandes defensores del debate, las instituciones y la democracia aprobaron a mano alzada cuatro modificaciones centrales al estatuto universitario que fueron presentadas 18 horas antes que se realice la asamblea. Y recordando lo evidente, una instancia desarrollada en tiempo record,  en un recinto militarizado y con un quorum incomprobable.

Por último, tres momentos digitalizados para convertirse en inmortales de la historia:

Minuto 5, 40 segundos: Jhon Boretto, decano de la Facultad de Ciencias Económicas, dando instrucciones a su par de Ciencias Agropecuarias, Juan Marcelo Conrero, quien siempre presto a las diligencias, las ejecuta haciendo gestos paletos a un asambleísta.

Minuto 6, 25 segundos: Conrero vigila sin disimulo que nadie vote en contra.

Minuto 6, 55 segundos: Incontenible. Una consejera pone el broche al momento del macrismo universitario explícito al grito pelado de “Sí, se puede”.  

Lamentablemente, queridos lectores, esta redacción  no se encuentra  en condiciones de precisar si este grito fue la orden que emanó de Conrero a los 5 min y 40 s.

Anuncios

House of cards

souls-leaving-bodies

Sí, queridos lectores. Hemos llegado hasta aquí, un punto que no podríamos definir como cerca ni lejos pero del que indudablemente, nos sobran las argumentaciones a fin de dar cuenta de las trayectorias de los principales actores.

La cuatricentenaria casa de Altos Estudios que nos cobija, dando incansables muestras de superar el sentido de la ironía en el siglo XXI, adoptó formas precisas del sainete criollo, para concretar lo que a comienzos del siglo pasado la convirtió en ícono de reformas. Tal es así que el Dr. Hugo Oscar Juri, su compañero de fórmula y sus muchachos pueden ser un poco más toscos, un poco más refinados, un poco menos confiables, pero todos juegan a la mancha con los aviones, por lo que ante los reiterados desatinos miradas de desconfianza se empezaron a ver en las reuniones del segundo piso del Pabellón Argentina.

Hasta el momento en la cuidada redacción de las citaciones y de las resoluciones -tanto rectorales como del Consejo Superior- era posible ver los hilvanes con los que estaban amarrados los trabajosos acuerdos entre los diferentes objetivos que se cobijan debajo de la propuesta del oficialismo para la reforma política.

Sin embargo, parece ser que el lunes algo se rompió y en la Resolución Rectoral 2371/2016 -que seguramente en la celebración de los 500 años será uno de los testimonios más contundentes del desmadre en el que había caído la UNC- se pueden rastrear las intenciones de los diferentes caciques del Macrismo universitario.

Estamos ante una mezcla imprescriptible donde se vislumbra el genuino interés del Rector por impulsar la elección directa y su inutilidad para establecer acuerdos; el recelo histórico de las facultades más conservadoras hacia la nueva forma de elección y la convicción que con la normalización de las dos nuevas facultades la Asamblea Universitaria se pondrá esquiva. La melángé se ha vuelto inmanejable y dentro del grupo de decanos flamantemente fanáticos de la elección directa se distinguen los que se ven objetivamente favorecidos porque sus facultades deberán ser “seducidas” para conseguir votos -con promesas desde el llano y recursos desde el poder-, mientras los otros representan unidades académicas marginales.

Es cierto que somos afectos a los policiales, pero no por ello vamos a caer en la respuesta más burda: el mayordomo sólo redactó lo que le pidieron y arregló lo que le permitieron. Así pues,  nos inclinamos por buscar pistas tratando de imaginar el más probable desenlace y a quién beneficia el resultado.

La prolijidad de la convocatoria deja mucho que desear. Solo para centrarnos en lo más importante diremos que la Asamblea ya fue citada al Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, que la mencionada Resolución Rectoral no tiene validez como citación y que lo establecido en el increíble art. 5 de la RR en el sentido de que “la información sea inmediatamente consignada en la página web oficial de la Universidad e informada a través de los Servicios de Radio y Televisión de la UNC. (SRT.SA), para garantizar su más amplia difusión”, de ninguna manera suple la necesaria notificación.

Un comentario aparte merece el art. 2, ya que establece que el ingreso se habilite a “la hora siete (07 a.m.) del día de la convocatoria”, que ya fue realizada el 24 de noviembre según la Resolución Rectoral 2163/2016, pero sabemos por quienes realizan sus actividades en el Campo que lejos de tener abiertas las puertas desde el 24 de noviembre, lo que se observa es una gran presencia policial.

Siempre hubo dudas acerca de los motivos que llevaban a las facultades más pequeñas a apoyar esta iniciativa, sobretodo porque claramente se verían perjudicadas si se aprueba el proyecto de Cambiemos y en honor a la verdad, son decanos que saben hacer muy bien los números. Resulta evidente que en medio de este proceso  alguien cayó en la cuenta que no era negocio quitarle el poder a una Asamblea Universitaria para dárselo a un histórico adversario, que nunca estuvo de acuerdo con la elección directa pero que se subió al berretín del Rector para arrancar la disputa varios escalones más arriba. Media hora le bastó para darse cuenta de la facilidad con que se destruyen delicados equilibrios simulando estar trabajando arduamente para protegerlos.

Donde vamos no necesitamos reglas de sintaxis

fcc

No hace falta tener una verba privilegiada ni una pluma sagaz. Todo aquel que alguna vez haya despuntado el oficio (que es un vicio) de cronista sabe que se trata de responder a preguntas fundamentales:

¿Qué ocurrió? ¿Cuándo y dónde? ¿Quiénes fueron los protagonistas?

Y si logra inspirarse, algo que solamente ocurre si la musa conocida popularmente como informante se hace presente, quizás pueda dar respuesta a: ¿Por qué ocurrió esto?

También puede colgar un video de baja resolución tomado con una dispositivo móvil donde se aprecian un grupo de gente, un perro negro y se oyen cánticos. Claro que si opta por esta medida, no nos está comunicando nada más que su falta de interés en el oficio.

fcc-1

Con gritos, insultos y bombos lograron interrumpir este miércoles la sesión que iba a tratar tópicos vinculados a mejorar las carreras de grado.

Es cierto que la información proveniente de la unidad académica otrora llamada “Ciencias de la información” resulta paradójicamente confusa en todo tiempo y lugar pero que sepamos, considerando las publicaciones oficiales de su sitio web, solamente se dictaría una carrera de grado, la licenciatura en comunicación.   

Esta vez, estudiantes de la agrupación Arcilla lograron interrumpir este miércoles la última sesión del año del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Otra vez vez este mismo pronombre demostrativo pudiendo ser reemplazado por su par “ese” o frases tales como por ejemplo “en el día de la fecha” o el minimalista “hoy”.

En la sesión estaba previsto el tratamiento de diferentes temas relacionados a la mejora de las carreras de grado, como el reglamento de concursos docentes y la implementación del plan de fortalecimiento y jerarquización presentado anteriormente ante el propio cuerpo.

Orandum est ut sit mens sana in corpore sano, rezaba Iuvenal.

Además, las autoridades iban a brindar un informe sobre los avances en relación al Convenio Colectivo de Trabajo Docente en la facultad y el calendario académico de sesiones del Consejo para 2017.

El eterno optimismo de la voluntad que habla Antonio Gramsci para calificar un proceso en la ex y tal vez, futura ECI como avance.

El cuerpo se vio obligado a suspender la sesión ordinaria ante la irrupción de estudiantes de la agrupación Arcilla, quienes ingresaron con bombos, redoblantes y a los gritos e insultos amedrentaron a las autoridades, consejeros docentes, no docentes y estudiantes. 

Sosiéguese con lo del cuerpo. Pruebe de reemplazar por “Consejo”.

Diagnóstico: severa dificultad en redactar oraciones subordinadas objetivas y subjetivas ya sean sustantivas, adjetivas o adverbiales.

Además, los manifestantes impidieron el ingreso de algunos consejeros para impedir que se lograra el cuórum. Manifestaban pero al mismo tiempo impedían.

Dos veces impedían porque lógicamente se deduce que quienes impidieron lo hicieron con el propósito de impedir.

También hubo insultos contra la decana normalizadora, Mariela Parisi, y hasta agresiones físicas.

Quizás estemos algo confundidos pero en el contenido multimedia que adjunta la noticia, se puede apreciar  un grupúsculo de ex adolescentes cantando desafinadamente. Hipostasiando hasta lo indecible, podríamos concluir que allí radican las “agresiones físicas” y ya que estamos también las agresiones verbales pero curiosamente, lejos de la maroma, hasta se puede visualizar alguien que acaricia un perro en medio del tumulto.

Suyo,

Nicetas Choniates

 

 

La celebración

celebracion

El pasado viernes 2 de Diciembre se llevó a cabo la celebración por el 70 aniversario de la Facultad de Ciencias Económicas. Claro está que no llegó ni media invitación para nuestra redacción pero de todos modos, conseguimos estar presentes. En honor a la verdad, un fan anónimo del decano concurrió a dicho evento y dado que no logró una selfie con el anfitrión decidió competir por nuestro premio Garamond “la foto con tu decano favorito” a la mejor información.

  1. Fue todo muy raro, parecía que Jhon Boretto se había olvidado de los malos momentos que había pasado en sus 6 años como Secretario General con algunos arranques creativos del bufón morado Mario Luna -a quien nadie se anima a desterrar-  y, en su noche estelar, cometió el error de dejarlo con micrófono y sin guión. Las intervenciones hilarantes fueron varias pero la pole position la tuvo cuando afirmó que con una nota el vicerrector “exculpaba su presencia” en el acto.
  2. La sala a priori parecía chica, un 70 aniversario no es poca cosa. Tanto Odontología como Ciencias Agropecuarias habían apostado a las más de mil ubicaciones de la Sala de las Américas para sus respectivos cumpleaños, pero la Facultad de Ciencias Económicas prefirió quedarse en casa y el evento tuvo lugar en su Aula Magna. El Decano argumentó “Prefiero una sala abarrotada, que no entre ni un alfiler”; sin embargo, el Aula quedó holgada y el entusiasmo de algunos para aplaudir no alcanzó para disimular que cerca de la mitad de las 350 butacas estaban vacías.
  3. El grado de credibilidad de la emoción de Jhon Boretto durante su discurso era inversamente proporcional al nivel de conocimiento del público sobre el Magíster. Los invitados que ocasionalmente pasan por la FCE se conmovieron con el quiebre de voz del joven Decano. Los que lo conocen hace mucho, se reían a mandíbula batiente y festejaban la actuación.
  4. El Rector, invitado de honor y discreto orador,  tomó el micrófono para hablar de sí mismo y así  relató las 7 veces que el Dr. Hugo Juri habló en su vida con alguien de la FCE. Por supuesto que cada una de las anécdotas, no era más que una parábola donde pudo recordar su carácter de gran protagonista en gestas heroicas en defensa de la vida, la libertad y la belleza.
  5. En detalle,  el Rector no se acobardó ante el micrófono y el Aula Magna medio llena: pudo describir cómo el “microclima de Económicas” era lo que debíamos trasladar a toda la Universidad. Cuando vio la expresión en el rostro del Ing. Agr. Juan Marcelo Conrero, recalculó y comentó “Con Jhon siempre tuvimos diferencias, él tenía predisposición al diálogo pero siempre estuvimos en veredas diferentes”.
  6. El Dr. Alberto León sobreactuó pluralismo y la buena relación con su antecesor en la Secretaría General de la UNC y asistió a la celebración, pero luego del agresivo discurso de Boretto sobre la reforma política, a la mitad del acto optó por retirarse ostensiblemente y sin saludar.
  7. Las presencias y las ausencias siempre importan: estuvo la Decana de la Facultad de Artes, la Arq. Miriam Kitroser, pero faltaron el resto de los decanos de las facultades opositoras (Mirta Iriondo, Diego Tatián, Mariela Parisi, Gustavo Chiabrando y Silvina Cuella) y los exrectores la Dra. Carolina Scotto y el Dr. Francisco Tamarit. Lo llamativo fue que no asistieran el Vicerrector y Decano de la Facultad de Derecho Dr. Ramón Pedro Yanzi Ferreira, el Vicerrector de Extensión Universitaria Dr. Gustavo Irico, el Secretario de Extensión Universitaria Conrado Storani, el Decano y la Vicedecana de la Facultad de Ciencias Médicas Drs. Marcelo Yorio y Marta Fiol de Cúneo, el Presidente del Directorio de DASPU Ing. Gabriel Tavella y varios miembros más del Partido Único Permanentemente Oficialista (PUPO), lo que preocupó al oficialismo no permanente. 
  8. La recepción estaba pensada para más de 500 personas, por lo que no pudo ser menos que pantagruélica para la reducida concurrencia, pese a que algunos enterados llegaron para el brindis como quienes van a una fiesta de casamiento salteando la ceremonia en la Iglesia.

Democracia exacta

dogs-and-rabbits

En la memorable mañana del sábado 19 de Noviembre, el oficialismo encaró hacia el Pabellón Argentina con la indisimulada custodia del elenco estable de la represión en la UNC. Algunos ojos asombrados no lograban salir del dilema en que el colectivo asemejando una corte monárquica, marchara al grito de “Democracia, democracia”.
Se trataba de un un acting extremo, donde el desfile de funcionarios intentaba provocar sin ningún éxito la reacción de los estudiantes que participaban de la toma. Ningún cántico improvisado durante la acreditación de asambleístas en la Facultad de Ciencias Médicas logró siquiera conmover la madurez estoica de los amotinados que encarnan los valores de la democracia, jóvenes que de tan correctos devienen en aburridos.
Entre los personajes de la corte, se destacaban las actuales autoridades, pero también las pasadas, de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, caras que de tanto continuarse son un eterno déjà vu.
La mención no resulta aleatoria ya que la FCEFyN es una Unidad Académica que acredita una larga trayectoria de defensa de la democracia, ejercida fusta en mano y prohibiendo homenajes a sus desaparecidos o levantando mesitas de las agrupaciones estudiantiles.
Esto podría hacer que cualquier malpensado concluyera que el reclamo de democracia era un traje de ocasión. Sin embargo, para muestra de la manera en que se concibe la democracia en las manos exactas basta un botón, pero tenemos varios de ellos.
Es de público conocimiento que en el mes de septiembre vencían los mandatos para los Directores de Departamento en la Facultad. No obstante,  recién fue generado el calendario electoral a partir de octubre, con los mandatos claramente ya vencidos. Acorde a las improlijidades, las elecciones se llevaron adelante el día 27 de octubre. En el Departamento de Enseñanza de la Ciencia y la Tecnología estaban en condiciones de votar 18 docentes, de los cuales 17 concurrieron a las urnas. La Dra. Rossana Forestello obtuvo 3 votos como candidata a Directora, mientras que la Ing. Patricia Corvera consiguió 4 apoyos para el cargo de Sub-directora, con 14 y 13 votos en blanco respectivamente.
La Res. Decanal 745/2010 establece en su art. 27 que “La función ejecutiva del Departamento será ejercida por un Director que tendrá la responsabilidad por el funcionamiento y operacionalidad del mismo.”, para agregar más adelante en el mismo artículo “Para ser electo Director se requiere obtener más de la mitad de los votos emitidos.”
Ante esta situación la no se pudo proclamar Director ni Sub-director, por lo que elevó las actuaciones para que se cumpla con lo que pauta la Res. Decanal en el mismo artículo: “De no darse en la primera votación esta situación, se procederá a efectuar una nueva, que se realizará entre los dos Profesores más votados anteriormente” y se convoque a una nueva elección para el Departamento de Enseñanza de la Ciencia y la Tecnología de la FCEFyN.
La sorpresa fue que repentinamente en la sesión del HCD del viernes 25 de noviembre, en un único punto del temario se propuso la aprobación en bloque de la designación de todos los directores de departamento, escondiendo en un alijo el nombramiento de las docentes irregularmente elegidas.

Todo lo anteriormente relatado, fue aprobado por encendidos demócratas de carne y hueso que no dudan en pontificar con frases tales como: “Queremos expresar, una vez más, nuestro enérgico repudio a toda forma de violencia empleada para forzar cualquier pretensión, desconociendo los mecanismos democráticos que deben prevalecer siempre, a fin de fortalecer a la Institución en lugar de debilitarla, como ocurriera en este ´sábado negro´”.
Nos quedamos pensando en esta redacción si la hegemonía de los ingenieros en esa Facultad conlleva definiciones desconocidas para el resto de los mortales sobre el significado de los conceptos “mecanismos democráticos” y “siempre”.

Being a King is a performance*

narciso

Any man who must say, “I am the king” is no true king

Tywin Lannister

Había una vez un rey que gobernaba muy preocupado por la imagen que dejaría como legado. Desde que el cetro y la corona fueron instituidos en su cuerpo como voluntad del poder, el rey paseaba por sus dominios pensando en que debía ser alabado por cada uno de sus súbditos.

Un día, llegaron a su corte los hermanos Guido y Luigi Farabutto quienes lo convencieron de que eran capaces de ofrecerle la tela más suave y delicada que pudiera imaginar para que a cada paso que diera, fuera ovacionado por la multitud. Esta prenda, añadieron, tenía la especial capacidad de ser invisible para cualquier estúpido o incapaz para su cargo. Para ello le pidieron disponer de todos los oros y honores que el reino pudiera ofrecer. Se trataba de un traje invisible porque, como usted querido lector adivinará (o recordará), el traje no existe.

Cuentan que un poco nervioso por saber si sería capaz de ver la prenda o no, el rey mandó a distintos súbditos, algunos más acordes a su confianza y otros menos, a espiar el traje mientras los hermanos lo confeccionaban. Ninguno de sus servidores admitió no verlo y por lo tanto adularon al rey, congratulándolo por haber seguido los consejos de los Farabutto. Pronto corrió la voz que el Rey haría historia luciendo su traje en el desfile de fin de año.

Los estafadores hicieron de cuenta que vestían al Rey mientras éste simulaba ver su radiante traje y se felicitó por ir hasta al fondo con su propuesta. Al salir a la calle, recibió alabanzas de todos los que lo veían, hasta que un niño –o quizás no fuera uno sino muchos, o quizás no fueran niños sino cientos de jóvenes- empezaron a gritar señalándolo con el dedo “¡El Rey está desnudo!” y todos asintieron riéndose de la estupidez del Rey que había permitido que lo pusieran en ridículo delante de todos.

El rey ya recibió una advertencia de los jóvenes del pueblo y hoy podría recibir otra. Ojalá no siga permitiendo que sus asesores se sirvan de él en su propio beneficio.

*Adaptación libre del cuento “El Traje Nuevo del Emperador” de Hans Christian Andersen