El Santo de los medios

En verdad te digo que esta misma noche,

antes que el gallo cante,

me negarás tres veces.

san-pedro

Esa figura que sostiene las llaves del reino de los cielos, el gallo que recuerda tus negaciones, la cruz que cargas como martirio, el báculo de pastor y el pez como símbolo de la promesa de fidelidad al mesías.

Va zigzagueante, acorde a su estilo forjado entre smokesellers de la mercantilización edulcorada. Sus dos caras ya no disimulan la incomodidad dislocada. Hace pocos días, decidió protagonizar uno de sus clásicos y anunció su renuncia a la presidencia del Directorio de los SRT, esa huída de las empresas que se ha transformado casi en la indistinguible signatura del Ingeniero del management vernáculo.

Por el momento, no estamos en condiciones logísticas ni espirituales para enfrentar las decisiones de la Santa Sede pero los rumores circulan cada vez menos disimulados en las dependencias de Fray Miguel de Mojica al 1600 donde estaría por revelarse el tercer misterio de San Pedro: Cuando decidió renunciar a la presidencia del Directorio de los SRT sobre finales de la semana pasada, el Ing. Manuel San Pedro no imaginó que iba a lograr – o si, ya que la templanza de los elegidos es conocida solo por la voluntad superior que los forja- lo que hasta acá no le había sido posible.

Su accionar cuidadoso y delicado, que fuera caracterizado como timorato por el ala terrateniente dura del Macrismo Universitario, se puso en juego cuando llamó al orden a un desaforado periodista que empezó a insultar y a amenazar con represalias a todo aquel que pudiera acusarse de K. La mirada atónita de todos era una confirmación de la decepción frente a lo que secretamente esperaban: más similitudes que diferencias entre los Ingenieros formados en universidades privadas.

Sin embargo, cuando en reunión con los dirigentes sindicales San Pedro anunció su decisión de no hacerse cargo del ajuste que los recortes presupuestarios le obligaban a realizar, aquellos periodistas que se han caracterizado por una gigante nariz para olfatear los aires nuevos y por unos pesados pies para caer siempre parados, pensaron que empezaba la etapa de Macrismo explícito.

Pocas horas antes que se supiera que la renuncia del  santo de los medios no se iba a concretar quedó al descubierto uno de los más notorios, quien en la Crónica Matinal dijo sin que se le soltara un cabello: “Pese a las protestas, el ausentismo y la toma de colegios, el Operativo Aprender se desarrolló con total normalidad”.

¿Será desenmascarar oportunistas el tercer milagro de San Pedro? Te alabamos, Señor.

Anuncios

3 comentarios en “El Santo de los medios

  1. Pingback: El péndulo y el pozo | Revista Eco

  2. Pingback: Pifiare humanum est | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s