Números rojos

Falta una sota

Sobran dos reyes

Cuerpos de jota

Contra las leyes

anfisbena

Hay quienes hacen de la obsecuencia un modo de vida, siempre y cuando el timón se oriente a la sumisión de quien ostente el poder. Resulta un cálculo simple de ecuación perfecta -o una perinola falsificada- donde siempre se gana; aunque podríamos preguntarnos ¿Qué se gana además de un mote condenable?

Las actuales autoridades de la Asociación Gremial San Martín son un ejemplo singular de amabilidad para el que porte el bastón de mando: Durante tres años fueron fervientes tamaritistas, juraron que el primer vástago que parieran llevaría por nombre Francisco cuando el por entonces rector les asignó un terreno dentro de la fortaleza imaginaria de Ciudad Universitaria donde construyeron su reducto. A tal punto llegaba la devoción por el físico que fueron los primeros en proponer que fuera reelecto en la Asamblea prevista para 2016.

Por aquellos días, los nodos alzaban las banderas del populismo como acérrimos defensores del gobierno kirchnerista, justificados en el ventajoso convenio colectivo de trabajo que el ex presidente Néstor había firmado con Nelson Farina. Sin embargo, las nubes del horizonte para mediados de 2015 los llamó a tomar distancia y la ola naranja del sciolismo que no fue no logró seducirlos, aunque con cierta previsión taimada mandaran a pedir material de campaña que era prolijamente archivado apenas llegaba.

Así las cosas, las reuniones en el Rectorado se dieron con menos frecuencia, los referentes de la gremial abandonaron los sitios que solían frecuentar y consecuentemente, terminaron poniendo los pocos votos que les respondían para la elección de los Drs. Hugo Oscar Juri y Ramón Pedro Yanzi Ferreira.

Luego de unos meses de veneración por las acciones de la actual gestión rectoral, hay numerosas rumores que dan cuenta sobre largos paseos de los dirigentes sindicales por los campos cercanos a DASPU, donde se los observa hacer grandes aspiraciones intentando percibir lo que no todos pueden y poner el dedo húmedo a la intemperie para ser los primeros en notar la dirección de la más leve brisa.

Así las cosas, la semana pasada se presentaron los proyectos para la reforma política y lo que el Macrismo Universitario proclamaba se plasmó en una propuesta múltiple de Rectorado bastante ambigua. Sin embargo, ahí estaba la Gremial San Martín para proponer la simple ponderación que era apenas balbuceada por las autoridades universitarias.

Todo parece indicar que algo notaron, dado que ya están actuando como los empleados del mes de quien detenta el poder -en este caso dentro de los No Docentes- y que con esa reforma lo va a acrecentar notablemente, ya que la mitad de los votos de este claustro provienen de la Facultad de Ciencias Médicas, donde sigue acaudillando el eterno Carlos Vallejos.

Anuncios

Un comentario en “Números rojos

  1. Pingback: El Santo de los medios | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s