La envidia de los dioses

“I’ll tell you a secret: The Gods envy us. They envy us because we’re mortal, because any moment might be our last. Everything is more beautiful because we’re doomed. We will never be here again.”

elosisa-abelardo

El escenario mayor del Pabellón Argentina crecía en alboroto  a medida que pasaban las horas entre miradas de júbilo y dientes rechinantes disputando el nombre que regiría los destinos de la  Casa de Trejo. La impaciencia, conocedora del destino inevitable, comenzaba su misión empañando la corrección en el raciocinio de quienes sentían escapar la oportunidad otra vez pero algún viso de heroísmo adolescente iba a quebrajar el ensueño romántico de esos otros embriagados de euforia.

Fue el por entonces estudiante Matías Lingua quien decidió que debía irrumpir la historia, desafiar los oráculos y marcar a fuego su presencia: vivió su momento de gloria gritando desde la tribuna acusaciones al flamante rector electo por haber comprado votos y torcido voluntades de manera ilícita. El mérito no anidó en las salvajadas que pronunció a voz en cuello para todos los presentes, sino en haber provocado la intempestiva reacción del Dr. Francisco Tamarit, quien revoleando temerariamente su bastón de mando, prometió  ser el último rector elegido de manera indirecta.

Por aquellos días, Lingua todavía no era funcionario de Jhon Boretto, pero ya era de Boretto.

En los años subsiguientes, salvo en las ocasiones en que el Rector era interpelado por no avanzar en la reforma política, el ahora contador no lograba tomar el protagonismo que se había imaginado para sí el día que abandonó las siesta de viento y tierra en Montecristo. En algún punto el azar se puso de su lado y no le correspondió el honor de ser recordado maliciosamente: los rutilantes papeles de último presidente Morado de la FUC y de primer candidato Morado a presidente de la FUC que pierde en décadas, quedaron para sus adláteres Lautaro Blatto y Francisco Berzal.

Sin embargo, los intentos de  figuración nunca son suficientes para quienes se autoconsagran la Reforma hecha cuerpo y la presentación del Programa de Voluntariado Social encendió todas las luces del plató. A falta de paparazzi rondándolo por los pasillos de la Facultad de Ciencias Económicas, decidió que su muro de Facebook podía resultar efectivo y no conforme con colgar el enlace de la noticia revelada por La Voz del Interior, se animó a una bajada de cuño propio escribiendo: “Qué locura esto del avance de la derecha conservadora en la UNC, no?”.

Lamentablemente, las tentativas de vestirse cual polemista de prime time, no  lo devolverán al ruedo: el programa dice haber reclutado más de 200 voluntarios -sobre un universo de 100.000- y solo reúne menos de 50 para la foto. Además, se propone presentar como novedosa una idea puesta en práctica desde hace años en la UNC.

Tal vez, el propósito de ocultar al mundo su pertenencia a la derecha conservadora que expresan el gobierno del Ing. Mauricio Macri a nivel nacional y la conducción de los Drs. Hugo Juri y Ramón Yanzi Ferreira en la Universidad Nacional de Córdoba, sea una tarea digna de titanes. No obstante, de persistir en la proeza, sería recomendable pagar avisos clasificados en el matutino cordobés para reclutar jóvenes dispuestos a salir en una foto en vez de acreditar a los cronistas de siempre para que cubran el evento.

Anuncios

Un comentario en “La envidia de los dioses

  1. Pingback: Three to tango | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s