Three to tango

Había una vez, una casa con tres
Personas en una mesa
Uno en inglés, otro hablaba en francés
Y el otro hablaba en caliente
Cada uno mantenía su conversación
Que giraba en tres temas en cuestión
Amor libre, propiedad y represión

manesse2

Eran tres versados paladines en las discusiones políticas, sobre todo, en las que tienen lugar alrededor de una mesa de bar. El arraigo al uso de chicanas, ironías, cinismos y falsas metonimias, ya es parte de su semblante cotidiano pero en ausencia de platea, cuando la incorrección se reviste de poder, no hay ninguna necesidad de mezquinar comentarios soeces, groseros y hasta misóginos. Después de tanto esfuerzo, una transparencia on the rocks es bien merecida.

Si bien es cierto que Zeus no fue equitativo en la distribución de habilidades cuando arrojó a los tres al mundo, el bartender hace su magia y funciona cual compensador en un debate que mixtura reclamos de facturas con tímidas catarsis. Dos de ellos, los menos versados en el arte de la palabra dicha, se aferran al cristal del vaso con vehemencia para soltar la lengua en una dialéctica de sofistas. Contorneando el enojo, el Ing. Roberto Terzariol, el Mgter. Jhon Boretto y el Ing. Agr. Marcelo Conrero no escatimaron saliva argumentando sobre el balance del debe/ haber en una de sus últimas tertulias. Un diálogo sin intención de dialogar de manual en el que cada cual se propuso exponer el motivo que más lo consternaba y que por supuesto, era el único válido.

El primero -no necesariamente en ese orden de oradores- sostenía que las reformas impulsadas para la próxima Asamblea Universitaria lo hacían quedar como un mente captus en su Facultad de señores feudales -la cita no es textual, ni el término para describir su propia imagen pero deberá comprender, querido lector, el manual de estilo nos impide reproducir los improperios así como también la virulencia del discurso-, ya que era imposible esconder que iban a quedar claramente desfavorecidos. Además de la efigie que proyectaba, otra enorme preocupación era que al agregar sin consenso la cláusula de los 2/3 para próximas reformas, quedaban constreñidos al intentar dar marcha atrás si se confirmaban sus peores presagios. Reforzando su propia percepción y como respuesta a su dilema, sus interlocutores solamente le devolvieron comentarios tabernarios sobre el tema del tamaño.

El segundo atizaba que a él lo habían embarcado en el tema de la elección directa, cuando llevaba una trayectoria de años oponiéndose y que seguramente iban a empezar a salir documentos en los que él y su espacio político habían usado las más disímiles ocurrencias para obstaculizar cualquier avance en ese sentido. En esta ocasión, los chascarrillos se focalizaron en la cantidad de secretos guardados que encontraría si revisaba bien el baúl.

Por último, el Secretario General reclamaba que se había roto el alma -otra vez, no es textualmente lo que expresó- para escalonar los vencimientos de los contratos y concentrarlos en las cercanías de las vacaciones, de manera tal de disminuir las posibilidades de conflicto. Sin embargo, por atender a pruritos democráticos habían cedido en trasladar la Asamblea a noviembre, ofreciendo un escenario inmejorable para las potenciales protestas de trabajadores en un momento en que el tema de las renovaciones ya va a estar más que caliente. Acá a nadie se le ocurrió un comentario gracioso.

La noche se hacía presente y ninguno de los tres obtuvo una respuesta que solventara sus preocupaciones. Pero uno de ellos sonreía más, pese a beber menos.

Anuncios

El Troncomovil

serruchadores-boretto-1

Número 10: El Troncomovil es conducido por Jhon el leñador y su coequiper, el Castor. A simple vista, el vehículo es una carreta de madera pero si se lo observa de cerca, pueden apreciarse las  sierras circulares  en el lugar de las ruedas. El detalle tecnológico dota al Troncomóvil de la capacidad para serruchar casi cualquier cosa que se interponga en su camino, dañando o destruyendo acuerdos políticos según su conveniencia. Nadie puede negar que Jhon es un conductor diplomático pero firme y agresivo que no duda en rebanar en dos a su rival a la hora de sacar ventaja en la carrera. El Castor aparenta tener un rol solo ornamental, sin embargo disimuladamente aprovecha su posición para ir limpiando el camino a su correligionario. Su estrategia es aprovechar los daños provocados por Pierre y Patán, pero dejarles una trampa al final de la pista para quedar como gran candidato.

Volver a la galería de la Carrera Demente

Que se doble pero no se quiebre

241147_816826025048999_1583389035337931793_o

Si hay algo en lo que todos coinciden – inclusive  los propios protagonistas de este apartado en la historia cuatricentenaria- es que los méritos por los que ellos han llegado donde están son de cualquier tipo, excepto los académicos.

Desde el momento en que dejaron sus pueblitos natales para cursar el secundario en Villa María hasta que llegaron a hacerse cargo de sus respectivos decanatos, se destacaron por sus habilidades para armar camarillas.

Mientras gastaban más sillas de bares que mesas de bibliotecas, sus nombres empezaron a sonar como dirigentes estudiantiles a fuerza de café y cigarrillos. Tener edades similares y las mismas posiciones políticas podrían hacer pensar que serían dos grandes compañeros de ruta, pero ambos son suficientemente ambiciosos y no aceptan ser número dos de nadie.

Apenas lograron cargarse a sus desgastados mentores, se lanzaron en carrera hacia el gran objetivo: el Rectorado. Al Mgter. Jhon Boretto le fue mucho más sencillo mandar al Lic. Alfredo Blanco a cuarteles de invierno, mientras que el Ing. Agr. Juan Marcelo Conrero tuvo que transpirar un poco más para terminar de doblegar al Mgter. Daniel DiGiusto.

Todo hacía pensar que el Decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias había dado muestras de mayor habilidad y contorsionismo, tanto que hasta él mismo se pensó relajado como quien entra primero a boxes en el circuito de Mónaco y en el fragor de la auto exaltación con los motores rugientes de fondo, presentó un proyecto para que se eligieran las autoridades de la Universidad Nacional de Córdoba de manera directa ¿Quién podría apostar en contra de que la ola conservadora que azota a la provincia se exprese sin intermediaciones en la elección universitaria? Silencio.

Es probable que en tan finos cálculos y estrategias, se le escapó una variable o simplemente subestimó al Decano de Ciencias Económicas, quien con la agrupación estudiantil oficialista de su lado, impulsó la simple ponderación de los votos para la elección de Rector y la necesidad de los 2/3 de la Asamblea Universitaria para realizar alguna futura reforma al sistema electoral.

Quizás no se haya dicho lo suficiente sobre los vientos nada primaverales que soplan hacia noviembre pero es evidente que la primera medida -ponderación simple- lo pone al Decano de Ciencias Agropecuarias al frente de una facultad con nimio peso en la elección de Rector, que se cocinará entre los cuatro ases: Facultad de Ciencias Económicas (FCE) y tres facultades que solo responden a los intereses de los caciques locales: Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFN) de Roberto Terzariol y Gabriel Tavella, Ciencias Médicas (FCM) de Gustavo Irico y Marcelo Yorio y Derecho ya sin Ciencias Sociales, alternada per secula seculorum como dote matrimonial entre Pedro Yanzi Ferreira y Marcela Aspell.

La segunda propuesta y la necesidad de los ⅔ de la Asamblea para posteriores reformas al sistema electoral, muestra que al Mgter. Boretto la coyuntura nunca le tapa la perspectiva: está claro que pasado un tiempo todas las demás facultades tomarán conciencia del error de haber cedido el poder a estas cuatro, sobre todo cuando vean la distribución del presupuesto. La Asamblea Universitaria seguirá siendo el único órgano que represente equitativamente a todas las facultades, pero el requerimiento de los 2/3 les hará casi imposible a las unidades académicas en situación de indigencia revertir esa injusticia.

El Santo de los medios

En verdad te digo que esta misma noche,

antes que el gallo cante,

me negarás tres veces.

san-pedro

Esa figura que sostiene las llaves del reino de los cielos, el gallo que recuerda tus negaciones, la cruz que cargas como martirio, el báculo de pastor y el pez como símbolo de la promesa de fidelidad al mesías.

Va zigzagueante, acorde a su estilo forjado entre smokesellers de la mercantilización edulcorada. Sus dos caras ya no disimulan la incomodidad dislocada. Hace pocos días, decidió protagonizar uno de sus clásicos y anunció su renuncia a la presidencia del Directorio de los SRT, esa huída de las empresas que se ha transformado casi en la indistinguible signatura del Ingeniero del management vernáculo.

Por el momento, no estamos en condiciones logísticas ni espirituales para enfrentar las decisiones de la Santa Sede pero los rumores circulan cada vez menos disimulados en las dependencias de Fray Miguel de Mojica al 1600 donde estaría por revelarse el tercer misterio de San Pedro: Cuando decidió renunciar a la presidencia del Directorio de los SRT sobre finales de la semana pasada, el Ing. Manuel San Pedro no imaginó que iba a lograr – o si, ya que la templanza de los elegidos es conocida solo por la voluntad superior que los forja- lo que hasta acá no le había sido posible.

Su accionar cuidadoso y delicado, que fuera caracterizado como timorato por el ala terrateniente dura del Macrismo Universitario, se puso en juego cuando llamó al orden a un desaforado periodista que empezó a insultar y a amenazar con represalias a todo aquel que pudiera acusarse de K. La mirada atónita de todos era una confirmación de la decepción frente a lo que secretamente esperaban: más similitudes que diferencias entre los Ingenieros formados en universidades privadas.

Sin embargo, cuando en reunión con los dirigentes sindicales San Pedro anunció su decisión de no hacerse cargo del ajuste que los recortes presupuestarios le obligaban a realizar, aquellos periodistas que se han caracterizado por una gigante nariz para olfatear los aires nuevos y por unos pesados pies para caer siempre parados, pensaron que empezaba la etapa de Macrismo explícito.

Pocas horas antes que se supiera que la renuncia del  santo de los medios no se iba a concretar quedó al descubierto uno de los más notorios, quien en la Crónica Matinal dijo sin que se le soltara un cabello: “Pese a las protestas, el ausentismo y la toma de colegios, el Operativo Aprender se desarrolló con total normalidad”.

¿Será desenmascarar oportunistas el tercer milagro de San Pedro? Te alabamos, Señor.

El Superheterodino

pedro-bello-tamarit-1

Con el Número 9 sale a las pistas el Superheterodino conducido por Pancho Perfecto. El vehículo es un drag racer con dos grandes ruedas traseras que suele caerse a pedazos en medio de la carrera debido a la altísima fragilidad de su armado, aunque Pancho Perfecto jamás podría admitirlo. Al mando del Superheterodino no podría ejercerlo otro que no fuera un elegante galán como Pancho que está convencido de poder seducir a todo aquel que se le cruce para su propio beneficio. Alguna vez ganó la carrera y eso lo lleva a pensar que con su equipo le alcanza para volver a llegar primero.

Volver a la galería de la Carrera Demente

Números rojos

Falta una sota

Sobran dos reyes

Cuerpos de jota

Contra las leyes

anfisbena

Hay quienes hacen de la obsecuencia un modo de vida, siempre y cuando el timón se oriente a la sumisión de quien ostente el poder. Resulta un cálculo simple de ecuación perfecta -o una perinola falsificada- donde siempre se gana; aunque podríamos preguntarnos ¿Qué se gana además de un mote condenable?

Las actuales autoridades de la Asociación Gremial San Martín son un ejemplo singular de amabilidad para el que porte el bastón de mando: Durante tres años fueron fervientes tamaritistas, juraron que el primer vástago que parieran llevaría por nombre Francisco cuando el por entonces rector les asignó un terreno dentro de la fortaleza imaginaria de Ciudad Universitaria donde construyeron su reducto. A tal punto llegaba la devoción por el físico que fueron los primeros en proponer que fuera reelecto en la Asamblea prevista para 2016.

Por aquellos días, los nodos alzaban las banderas del populismo como acérrimos defensores del gobierno kirchnerista, justificados en el ventajoso convenio colectivo de trabajo que el ex presidente Néstor había firmado con Nelson Farina. Sin embargo, las nubes del horizonte para mediados de 2015 los llamó a tomar distancia y la ola naranja del sciolismo que no fue no logró seducirlos, aunque con cierta previsión taimada mandaran a pedir material de campaña que era prolijamente archivado apenas llegaba.

Así las cosas, las reuniones en el Rectorado se dieron con menos frecuencia, los referentes de la gremial abandonaron los sitios que solían frecuentar y consecuentemente, terminaron poniendo los pocos votos que les respondían para la elección de los Drs. Hugo Oscar Juri y Ramón Pedro Yanzi Ferreira.

Luego de unos meses de veneración por las acciones de la actual gestión rectoral, hay numerosas rumores que dan cuenta sobre largos paseos de los dirigentes sindicales por los campos cercanos a DASPU, donde se los observa hacer grandes aspiraciones intentando percibir lo que no todos pueden y poner el dedo húmedo a la intemperie para ser los primeros en notar la dirección de la más leve brisa.

Así las cosas, la semana pasada se presentaron los proyectos para la reforma política y lo que el Macrismo Universitario proclamaba se plasmó en una propuesta múltiple de Rectorado bastante ambigua. Sin embargo, ahí estaba la Gremial San Martín para proponer la simple ponderación que era apenas balbuceada por las autoridades universitarias.

Todo parece indicar que algo notaron, dado que ya están actuando como los empleados del mes de quien detenta el poder -en este caso dentro de los No Docentes- y que con esa reforma lo va a acrecentar notablemente, ya que la mitad de los votos de este claustro provienen de la Facultad de Ciencias Médicas, donde sigue acaudillando el eterno Carlos Vallejos.

El Alambique Veloz

montaneses-tatian-y-kitroser-1

El Alambique Veloz es el automóvil en el que se desplazan dos competidores: Diego, el granjero y la Osa Mimi. El dúo se compone por un hippie malhumorado que duerme la mayoría del tiempo y su ladera que sin intervenir mucho es su fiel coequiper. Se desplazan en un carro de madera propulsado por una estufa nac&pop de carbón; la estufa en su momento fue potente pero hoy es el punto flaco del Alambique, cosa que sus contrincantes aprovechan a su favor. Diego emplea rudimentarias técnicas para avanzar en las carreras, confiando en sectores marginales dentro del movimiento estudiantil para ganar.

Volver a la galería de la Carrera Demente

De esa miel no comen las hormigas

medieval-beekeeping-e1434940970327

La lectura de los presupuestos es una ciencia en sí misma, pero la de los presupuestos universitarios es más bien una ciencia oculta, una práctica exegética reservada a pocos elegidos.
Será  aquel que entrenado en el don de la interpretación quien se transforme en clave para descifrar el galimatías de partidas, incisos, fuentes, fondos recuperados y otros rubros. Su sagacidad le permitirá convertirse en el brujo de la tribu, el gurú del camino desierto y ello, sin necesidad alguna de ocupar ningún cargo visible ni exponerse a la mirada despiadada de los portadores de críticas u obsecuencias. Pero realmente será admirado aquel que además tenga posibilidades de acceder a la información sobre los ahorros que las diferentes instancias de la Universidad Nacional de Córdoba colocan en plazos fijos.
El Dr. Hugo Juri había usado su verba inflamada -improperios incluidos- y su capacidad de argumentación en dosis equilibradas, para persuadir a las autoridades del Ministerio de Educación y Deportes sobre la importancia de reforzar el presupuesto de la Universidad Nacional de Córdoba. Con la información que se cuenta hasta el momento, el Rector no está en condiciones de sostener que sus gestiones fueron exitosas, o al menos se niega a afirmarlo para evitar que los decanos formen fila en su oficina con sus listas de necesidades y lujos  postergados.
Es por esto que las estruendosas declaraciones de la Diputada Radical Brenda Austin causaron poca gracia en el mustio ánimo del Dr. Juri. Cabe destacar el flaco favor que le hizo el Obispo con su nota, donde no solamente elogia la distribución presupuestaria propuesta por el gobierno del Ing. Mauricio Macri sino que también, fiel a su estilo morboso, brinda detalles improbables de chequear.
Esta vez los reproches fueron repartidos equitativamente: al decano de Ciencias Económicas por las declaraciones de la Diputada y al de Ciencias Agropecuarias por lo publicado en el pasquín.

La Antigualla Blindada

mafiosos-medicas-y-odonto-1

En el número 7 se encuentra la Antigualla Blindada, conducido por Gustavo Mafio y sus pandilleros del PUPO (Partido Único Permanentemente Oficialista). Son siete irresponsables y cabezas huecas gánsters a bordo de un sedán años ´20.
Muchas veces, la pandilla suele ser confundida por los agentes de la ley con delincuentes reales, lo que los lleva a entrar en extravagantes situaciones; como por ejemplo, explicar en qué se gastan los fondos de Hospitales, hacerse pasar por los enanitos de Blancanieves, eximios boxeadores o jóvenes scouts.
Su mejor baza para avanzar posiciones es la «Potencia de Fuga»: cuando la carrera se está definiendo, los pandilleros usen sus piernas para propulsar a su chatarra y acompañar al corredor que ya se vislumbra ganador.

Volver a la galería de la Carrera Demente

El Super Chatarra Special

coronel-iriondo-1

El Super Chatarra Special es conducido por la Sargento Primero Iriondo. El coche es en apariencia un vehículo militar y en esencia, también: Se trata de un modelo híbrido entre tanque y jeep de industria nacional. El Súper Chatarra Special hace uso de sus accesorios de tanque durante la carrera, cañón incluido, con una variedad de gadgets y sofisticadas tecnologías que han sido desarrolladas por su conductora (o por algún científico procedente de la misma escudería). Pese a ser una unidad robusta y potente, que se ha hecho merecedor de algún que otro galardón, es improbable que llegue al primer lugar.

Volver a la galería de la Carrera Demente