La reina de corazones

“Get to your places!’ shouted the Queen in a voice of thunder, and people began running about in all directions, tumbling up against each other; however, they got settled down in a minute or two, and the game began.

la-reina-de-corazones

El silencio era solamente interrumpido por el tañir de las cucharas en las tazas del café recién servido. Era una mañana fresca de esas que prometen un mediodía resplandeciente cuando el Dr. Alejandro Cecatto bajó tibiamente su mirada para reconocer una preocupación con su interlocutor: “Hay que hacer algo con Córdoba”.

La reflexión del presidente del directorio de CONICET no era gratuita ni novedosa sino una auténtica preocupación que anidaba hacía tiempo en su cotidianidad. Recordó el pedido que le hiciera al ex rector Francisco Tamarit para que mediara en el conflicto del Centro Científico Tecnológico; las advertencias que le hiciera llegar el vicepresidente de CONICET, Vicente Macagno después de su visita a Córdoba y la imagen de la Dra. Dora Celton se le aparecía recurrentemente como una usina de generación de problemas y nunca de soluciones.

Siendo la eterna directora del Centro de Estudios Avanzados de la UNC (CEA), Celton cimentó su futuro con argucias tales que no sucumbió ni ante la suma del poder universitario que ostentaba la Dra. Carolina Scotto durante su rectorado. Alguna vez, su permanencia estuvo en juego pero logró evitar el desalojo de la calle Vélez Sarsfield creando su primer engendro público: el CEA – CONICET, antecedente inmediato del Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS).

Decía el autor de “Alice’s Adventures in Wonderland sobre la reina que estaba “llena de una furia ciega” como Celton que dueña de una personalidad avasallante, gusta de echar empleados (o hacerlos renunciar) solamente como forma de demostrar quién manda. Dado su temperamento, todos callan pero nadie desconoce que ha sido la socia “desde adentro” de la Facultad de Ciencias Sociales que facilitó al Rector Juri -o para ser más precisos, a Jhon Boretto- intervenir de hecho la flamante Facultad creando un nuevo estamento en el co-gobierno universitario: el de los investigadores de CONICET.  Esto es debido a que en la Comisión de Seguimiento de la normalización de la facultad está integrada por representantes de docentes, estudiantes y no docentes del CEA, la ex Escuela de Trabajo Social, el IIFAP y, con un estiramiento digno del mejor contorsionista, investigadores del CIECS “que no se sienten representados” por ninguno de los anteriores.

Sin embargo, no son las internas de una incipiente Facultad lo que preocupa a Cecatto: Celton es desde fines de 2015 la Directora del Centro Científico Tecnológico (CCT) Córdoba, órgano que nuclea a todos los institutos de investigación de doble dependencia en la UNC. Al llegar se ganó el apodo de “la reina de corazones”, en clara alusión a la obra de Lewis Carroll: lo primero que hizo fue reducir dedicaciones de experimentados empleados en puestos claves, lo que provocó las renuncias del Gerente y la Responsable de Administración de CCT. Esta decisión lejos de ser arbitraria, buscaba sacar de la institución a quienes ponían reparos ante su demostración de poder inaugural como fue la licitación del nuevo edificio que el CCT adquirió en las cercanías de ciudad universitaria pero fuera de ella de sus murallas imaginarias.

Una breve reseña para ilustrar su perfil: La licitación se encontraba avanzada cuando Celton se hace cargo del CCT pero haciendo caso omiso a tal gestión, exige la revisión de ese llamado y mantiene reuniones con un nuevo oferente, un tal Salvarezza, quien finalmente gana la licitación. El hecho de que el inmueble es inadecuado para oficinas no genera protestas de los trabajadores, aunque ya ha provocado accidentes de trabajo entre administrativos del CCT. Para sumar silencios cómplices, Celton le entregó la refacción del inmueble a una contratista cercano al Delegado Gremial de Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) en el CCT.

Pero las anécdotas antes mencionadas de la Reina de Corazones son menores respecto de lo que verdaderamente enoja al Presidente del Directorio de CONICET ( ¿Quizás porque nunca llegaron estas cuestiones a sus oídos?). La ira de Cecatto fue desatada al  enterarse que Celton había dejado sin renovación el contrato del Responsable de la Unidad de Vinculación Tecnológica del CCT Córdoba, un área clave para esta nueva gestión de CONICET: él personalmente le había asegurado a los trabajadores que no se seguirían los pasos del Ministerio de Modernización y se evitarían despidos en su dependencia.

No parece ser este el final de los caprichos de la reina de corazones ¿Esperarán que corte más cabezas para cerrarle definitivamente su camino al Directorio de CONICET?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s