Golpeando las puertas de San Pedro

 

boron-1

Advertido sobre la concurrencia compuesta de la claque sabionda y aplaudidora que gusta de transformar cualquier momento de la vida misma en un hecho partidario, el rector Hugo Juri cedió los honores de otorgar la máxima distinción de la UNC a su lugarteniente, el eterno Yanzi Ferreira. Y cómodo en su feudo que se extiende sobre el patrimonio jesuita frente a la Facultad de Derecho, el vicerector no solamente entregó el Honoris Causa a Atilio Borón, ya que según el medio de comunicación oficial de la cuatricentenaria casa de Altos Estudios, lo condenó.

Vea usted mismo, querido lector, los actos impíos que se realizan fuera de las murallas imaginarias que resguarda nuestra querida Ciudad Universitaria:

 

boron-2

Consternado ante semejante sentencia sin juicio previo que ha sufrido nuestro ilustre visitante, intenté indagar carente de resultado en las 269 palabras que componen la noticia, cuáles eran los hechos que se le imputaban, en qué circunstancias; algo que pudiera echar luz acerca de tan comprometedores actos que conmocionarían a la opinión pública. Sin embargo, mi búsqueda fue en vano, ninguna prueba, ni un indicio.

Temí el Tribunal de la Santa Inquisición actuara secretamente en alguno de los claustros del viejo rectorado y no pude descansar. Continué empeñado en descubrir qué se escondía en tamaña amenaza al orden público y lo encontré: otro redactor en aprietos como los que sirven al Obispo. Esta vez, no solamente olvidó releer el texto antes de presionar send, tampoco pudo resolver sobre qué era que versaba el capital intelectual de Atilio Borón ni cuáles las credenciales académicas que supo conseguir. Confunde trayectorias con trabajo, disciplinas e interdisciplinas, los marcos epistemológicos de las Ciencias Sociales. En fin.

Una vez más golpeo a su puerta, San Pedro pero en esta ocasión no es la solicitud de misericordia la que me alienta sino una dura penitencia para quienes atorados de butter toffes, se valen del teclado para alarmar su público fiel.

Suyo,

Nicetas Choniates

PS: De ninguna manera quiero privar a Baudolino de los créditos por advertir al Rector lo que ocurriría en dicho evento.

Anuncios

3 comentarios en “Golpeando las puertas de San Pedro

  1. Pingback: El Santo de los medios | Revista Eco

  2. Pingback: El péndulo y el pozo | Revista Eco

  3. Pingback: Pifiare humanum est | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s