Buenos muchachos

mestre-hugojuri-620x330

Quienes lo conocen desde hace muchos años no disimulan su asombro ante el cambio, al punto que han abandonado el epíteto de “Decano suave”. La primera hipótesis para explicar dicha metamorphosis en tan poco tiempo, remite inexorablemente a las jornadas compartidas con su par “el Decano torpe”; o bien se trataba de una mímesis o bien estaba ensayando sus dotes histriónicos para quitarle espacios al otro muchacho en la sorda puja hacia el 2019.

Pero más allá de las elucubraciones que no dejan de ser un fértil terreno de la imaginación aunque respondan a premisas de la lógica kantiana, existen una serie de condiciones externas para el ojo atento que gusta del arte de relacionar y parece bastante plausible que sea la irrupción de algunos hechos objetivos la razón que pudo haber quebrantado el don de la conversación paciente y el tonito explicativo del Contador John Boretto.

El primer elemento, sobre el que pocas dudas caben, es el sutil movimiento del Ing. Agr. Marcelo Conrero para despegarse del gobierno nacional. Con el buen olfato que lo caracteriza, el decano terrateniente se está aferrando a las marcas de eficiencia, pugnando para que esas encendidas arengas en la Asamblea Universitaria pidiendo que la UNC se sumara al cambio que ocurría a nivel nacional sean historia pasada (y olvidada). El perfil que decidió cultivar por estos días encuadra en el label de un gestor universitario que no se preocupa por las cuestiones partidarias e incluso, las combate dentro de la institución.

En segundo lugar no puede desconocerse que esto ocurre justo cuando el presidente de la UCR Comité Capital, Diego Mestre, ha convocado a todo el radicalismo a encolumnarse detrás del PRO y Boretto no puede dejar de acompañar la iniciativa, en memoria del aventón que le dieron los Mestre cuando perdió la Asamblea del 2013 y lo auxiliaron designándolo, con un abultado sueldo, al frente del ente encargado de la gestión de los residuos. Tampoco puede ignorar que la municipalidad ha albergado a buena parte de sus vástagos como protagonistas de los desaguisados de la ciudad.

Los astros se alinearon: en pocos días han confluido dos hechos que en la puja para el próximo rectorado hacen que paradójicamente quien puede mostrar una trayectoria de amplitud y búsquedas de consensos va a llegar atado a un gobierno nacional desgastado y el más Macrista de todo el oficialismo universitario se podrá presentar como un hombre que centra sus preocupaciones en la UNC.

El tercero y fundamental suceso es que desde el Ministerio de Educación de la Nación le prodigan elogios al Rector Hugo Juri, esto fue reflejado por el Obispo, que con jactancia proclamó que “la Casa de Trejo vuelva a ser reconocida nacionalmente por sus innovaciones académicas, y no solo por posicionamientos políticos partidarios de algunos miembros, como sucedió en los últimos años.” Olvidándose que 4 párrafos antes en la misma nota delataba el verdadero motivo de las loas: “La afinidad ideológica ha potenciado el interés de los equipos técnicos de dicha Secretaría por las iniciativas de Juri en la UNC”. Este debate, como todo aquel de aristas académicas, tiene sin cuidado al Decano de Ciencias Económicas. Lo que realmente lo desvela es que el Ministerio de Educación está en un tembladeral, con el ministro Esteban Bullrich midiéndose para candidato a Senador por la provincia de Buenos Aires y el Secretario de Políticas Universitarias Albor Cantard sin administrar un recurso que le permita demostrar que está realmente a cargo del área. Si a esto se le suma la sensibilidad del Rector a un buen ditirambo, no es descabellado pensar que el Dr. Hugo Juri reitere su salto mortal hacia el Palacio Pizzurno. De esta manera se haría realidad la peor pesadilla para quien se creyó la Reforma hecha Decano en el Siglo XXI: ser el artífice de la unción como Rector de la Universidad Nacional de Córdoba del Dr. Ramón Pedro Yanzi Ferreira.

Anuncios

8 comentarios en “Buenos muchachos

  1. Pingback: Golpeando las puertas de San Pedro | Revista Eco

  2. Pingback: El rol (omnímodo) de los medios | Revista Eco

  3. Pingback: Siempre fui menos que mi reputación | Revista Eco

  4. Pingback: De esa miel no comen las hormigas | Revista Eco

  5. Pingback: Three to tango | Revista Eco

  6. Pingback: El acento del barrio te sale mal | Revista Eco

  7. Pingback: Being a King is a performance* | Revista Eco

  8. Pingback: Hit me, Jack | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s