La guerra de los premios

Génesis del conflicto

La Tribuna de Doctrina propiedad de la familia Mitre y conocida como Diario La Nación, publicó el día lunes una nota sobre un reconocimiento a Milagro Sala por su vasta tarea social. Las argucias del periodismo hicieron los honores para que sus lectores dieran por sentado que era la Universidad Nacional de Córdoba quien otorgaba el premio y no el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Humanidades, responsable de la distinción José Aricó desde hace unos años.

Las confusiones respecto de las autonomías de las facultades son moneda corriente en el periodismo pero la nota está firmada por Gabriela Origlia, licenciada en comunicación social y egresada de la ex ECI, quien además se desempeña como colaboradora del diario El Alfil, dos datos que colaboran en llevar la balanza lejos de la ignorancia periodística sobre los asuntos universitarios.

En la mañana del martes, previa a la sesión ordinaria del Honorable Consejo Superior, se hicieron sentir desde los púlpitos en Facebook y Twitter de algunos decanos pertenecientes a Franja Morada los desacuerdos con el premio otorgado por la Facultad de Filosofía y Humanidades, haciendo gala de ser los voceros de la opinión de la UNC en su conjunto y de paso marcándole el terreno al Rector para su esperada declaración pública. Se sabe que en las fortalezas comprendidas entre Av. Rogelio Martínez y Vélez Sarsfield detrás del Parque de las Tejas, cualquier noticia por nimia que fuera es causal de una discusión sobre la autonomía universitaria.

El debate continuó creciendo allegro ma non troppo, avivado por el periodista estrella obsesionado con la renuncia de la Dra. Carolina Scotto a la banca en el Congreso Nacional hasta que el propio Rector hizo una declaración en Cadena 3, expresando su falta de acuerdo con la decisión de la Facultad de Filosofía y Humanidades. La respuesta del Dr. Juri resulta sumamente coherente ya que Milagro Sala se encuentra detenida en Jujuy después de algunos pases en el Poder Judicial propiciados por su correligionario, el Gobernador Gerardo Morales.

Para la tarde en que se votaría por unanimidad el llamado a Asamblea para Octubre próximo, el tema del premio Aricó ya era headline y materia de análisis para 4 (cuatro) piezas periodísticas del Obispo, lógicamente alarmado por la pérdida de excelencia institucional gracias a los análisis “berretas y esotéricos” que conducen al decano Tatián. Claro que la mayor preocupación según la rúbrica de Pablo Esteban Dávila es “la sociedad cuyos impuestos pagan la famosa autonomía” porque con seguridad, el premio Aricó desvela a la ciudadanía entera.

¿Quién hubiera imaginado que los debates en el Pabellón Residencial llegarían a perturbar una de las tantas redacciones que poseen los Mitre? ¿En qué momento las declaraciones del HCD de la Facultad de Filosofía y Humanidades se transformaron en material digno de una encuesta para La Voz del Interior? ¿Será el decano amo y señor de las palabras un enviado de la diosa Eris quien en el casamiento de Tetis y Peleo llegó con una manzana de oro del jardín de las Hespérides y desató el fuego en Troya?

 

Anuncios

3 comentarios en “La guerra de los premios

  1. Pingback: La guerra de los premios | Revista Eco

  2. Pingback: Buenos muchachos | Revista Eco

  3. Pingback: Distopías haciendo historia | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s