“La dimensión desconocida” o “El túnel del tiempo” o “El futuro llegó (hace rato)” o “Distopías en la calle Trejo”

Todavía existen reductos en nuestra Casa de Altos Estudios donde la dimensión temporal adquiere significados extravagantes. Lejos de la fortaleza que se erige tras el Parque de las Tejas, en la zona jesuítica por excelencia, los tiempos verbales encarnan pretéritos desconocidos para el resto de los mortales que solo esperamos, se haga justicia.

Como extranjeros en el feudo del Conde Parcival y protegidos por el ius gentium a la sombra del Obispo Trejo y Sanabria, recorremos los pasillos patrimonio de la UNESCO y nos cruzamos tentados por una ambiciosa presentación acerca del porvenir que se anunciaba por el mes de mayo del corriente año. Decía:  

EL FUTURO YA LLEGÓ. INSTALAMOS EL PRIMER PROYECTOR EN NUESTRA FACU

Proyector Derecho FM

Hoy dimos un paso histórico en nuestra Facultad. Instalamos el primer proyector en el aula 31 para modernizar los mecanismos de enseñanza y continuar con las mejoras en la infraestructura de las aulas. Éste va a ser el primero de muchos más que vamos a ir sumando a través de la iniciativa #YoAportoAMiFacultad en donde egresados de nuestra Facultad aportan su granito de arena para concretar estos importantes avances. Agradecemos al Dr. José Cafferata Nores, primer aportante del proyecto, que donó este primer proyector para ser instalado. “Pepe” se graduó en 1969 y es actualmente profesor Titular de Cátedra de Derecho Procesal Penal.


Corrían los últimos vestigios del otoño del 2016 y la Franja Morada nos anunciaba que en ese momento, la llegada del futuro a sus claustros se producía de la mano de un equipo inventado por Eugene Dolgoff en 1984 (En la redacción hemos apostado 100 chelines a que usted, querido lector también se acordó de Orwell).

Pocos pasos más y la distopía parecía aumentar el nivel de beligerancia que pretendía arrebatarle el futuro a la representación gremial estudiantil color morado. Con solo voltear la mirada hacia la izquierda, La Revuelta en La Bisagra que contratacaba con otra  iniciativa vintage y el mismo slogan:

El futuro ya llegó revuelta

La Tarjeta de Descuento Universitario (TDU) es una herramienta que impulsamos  desde La Bisagra, para que todos los estudiantes de la UNC tengamos la oportunidad de acceder a descuentos, promociones y beneficios en distintos locales comerciales, de diversos rubros tales como verdulerías, carnicerías, farmacias, fotocopiadoras, librerías, bares, deportes, servicios, ropa, peluquerías, entre otros.

Pero está claro que esos frutos salieron de algún patético árbol y salimos a buscarlo, no tuvimos que hacer mucho para enterarnos que el año pasado el profesor Efraín Hugo Richard donó a la facultad su biblioteca y los muebles de su escritorio, las autoridades aceptaron la donación para hacer una “recreación del espacio personal de trabajo” de Richard en la biblioteca de la facultad. Es muy llamativa la lista de las cosas donadas, entre las que se destacan “un saco de pana forrado con tres botones”, “una corbata de seda” y “un par de chinelas de cuero de carpincho”(¡¡¡¿¿¿???!!!)
Se armó una “Biblioteca Museo” que está instalada para que la vean los profesores, alumnos, visitantes y público en general.

El profesor Richard nació en 1933, es director del Instituto de Derecho Comercial de la Facultad y nos preocupa en demasía que a su avanzada edad haya enfrentado este crudo invierno cordobés en las cercanías del Nuevo Centro desprovisto de sus abrigadas chinelas.

 

Anuncios

La guerra de los premios (Se va la segunda)

Apogeo del conflicto

En los últimos días, se desató un periplo mediático y las trincheras de opinión en las redes sociales se colmaron de editoriales mal redactadas gracias a lo que algunos periodistas dieron en llamar “el capricho de Tatián”. Con la esperanza de que la claque al menos haya aprovechado para interiorizarse sobre la vida y obra de José Aricó, además de desempolvar algunas nociones acerca de la autonomía universitaria y las facultades de los consejos directivos, nos abocamos a un breve racconto de los premios que la Universidad Nacional de Córdoba ha entregado en sus últimos años.

La añosa Casa de Trejo no se ha privado de homenajear a los más variados personajes a lo largo de su historia. En los últimos tiempos, los reconocimientos y premios otorgados por las autoridades de los diferentes claustros han sido acompañados por acaloradas polémicas.

Así tenemos el Doctorado Honoris Causa que por iniciativa del Consejo Directivo de la Facultad de Psicología, el Consejo Superior le otorgó al Dr. Abel Pascual Albino, quien increíblemente sorteó el atento ojo de la Consiliaria Opo-Oficialista Patricia Altamirano pese a que el galardonado se dedicaba a solicitar causas penales para los médicos que practiquen ligaduras de trompa, entre otras tropelías. Que el único rebote serio de semejante desaguisado haya sido el reclamo de un consejero estudiantil en la Asamblea Universitaria de diciembre de 2015, fue un bajo costo para la desidia del progresismo autopercibido a la hora de revisar expedientes.

No le fueron en zaga la audacia del ex Rector Francisco Tamarit, que homenajeó al ex gobernador Eduardo César Angeloz, sobre quien no había que investigar mucho para oler que la única justificación de un reconocimiento era una jugada para la tribuna boina blanca que poco redituó. Tampoco se quedó atrás la consecuencia del Vicerrector y Decano de la Facultad de Derecho Ramón Pedro Yanzi Ferreira (quien esperamos haya dejado su cargo de Secretario de Posgrado o haya podido comprar más horas al día mediante alguna turbia negociación con Mephistópheles), que en un breve lapso declaró Huésped de Honor de la Facultad al prescripto Oscar Aguad y homenajeó con igual título al testigo privilegiado del accionar de las fuerzas del Operativo Independencia en Tucumán durante la última dictadura Joaquín Morales Solá. Hechos sobre los que ninguno de los fiscales de la milagrosa autonomía y la sacrosanta reforma tuvieron nada que decir.

Sin embargo, una facultad le entregó un reconocimiento al “compromiso social y político” a Milagro Sala y ardió Troya. Dadas las circunstancias y el exceso de publicidad que dicho evento hubo acarreado en los días pasados, no queremos dejar de mencionar la abstención de los consejeros de CAUCE (ex Enrique Barros) al premio Aricó para Milagro Sala otorgado por el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Humanidades pero como además, somos reporteros old fashioned, evitamos entrevistarlos para no obligarlos a decir públicamente que “Héctor y Aquiles son lo mismo”.

 

La guerra de los premios

Génesis del conflicto

La Tribuna de Doctrina propiedad de la familia Mitre y conocida como Diario La Nación, publicó el día lunes una nota sobre un reconocimiento a Milagro Sala por su vasta tarea social. Las argucias del periodismo hicieron los honores para que sus lectores dieran por sentado que era la Universidad Nacional de Córdoba quien otorgaba el premio y no el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Humanidades, responsable de la distinción José Aricó desde hace unos años.

Las confusiones respecto de las autonomías de las facultades son moneda corriente en el periodismo pero la nota está firmada por Gabriela Origlia, licenciada en comunicación social y egresada de la ex ECI, quien además se desempeña como colaboradora del diario El Alfil, dos datos que colaboran en llevar la balanza lejos de la ignorancia periodística sobre los asuntos universitarios.

En la mañana del martes, previa a la sesión ordinaria del Honorable Consejo Superior, se hicieron sentir desde los púlpitos en Facebook y Twitter de algunos decanos pertenecientes a Franja Morada los desacuerdos con el premio otorgado por la Facultad de Filosofía y Humanidades, haciendo gala de ser los voceros de la opinión de la UNC en su conjunto y de paso marcándole el terreno al Rector para su esperada declaración pública. Se sabe que en las fortalezas comprendidas entre Av. Rogelio Martínez y Vélez Sarsfield detrás del Parque de las Tejas, cualquier noticia por nimia que fuera es causal de una discusión sobre la autonomía universitaria.

El debate continuó creciendo allegro ma non troppo, avivado por el periodista estrella obsesionado con la renuncia de la Dra. Carolina Scotto a la banca en el Congreso Nacional hasta que el propio Rector hizo una declaración en Cadena 3, expresando su falta de acuerdo con la decisión de la Facultad de Filosofía y Humanidades. La respuesta del Dr. Juri resulta sumamente coherente ya que Milagro Sala se encuentra detenida en Jujuy después de algunos pases en el Poder Judicial propiciados por su correligionario, el Gobernador Gerardo Morales.

Para la tarde en que se votaría por unanimidad el llamado a Asamblea para Octubre próximo, el tema del premio Aricó ya era headline y materia de análisis para 4 (cuatro) piezas periodísticas del Obispo, lógicamente alarmado por la pérdida de excelencia institucional gracias a los análisis “berretas y esotéricos” que conducen al decano Tatián. Claro que la mayor preocupación según la rúbrica de Pablo Esteban Dávila es “la sociedad cuyos impuestos pagan la famosa autonomía” porque con seguridad, el premio Aricó desvela a la ciudadanía entera.

¿Quién hubiera imaginado que los debates en el Pabellón Residencial llegarían a perturbar una de las tantas redacciones que poseen los Mitre? ¿En qué momento las declaraciones del HCD de la Facultad de Filosofía y Humanidades se transformaron en material digno de una encuesta para La Voz del Interior? ¿Será el decano amo y señor de las palabras un enviado de la diosa Eris quien en el casamiento de Tetis y Peleo llegó con una manzana de oro del jardín de las Hespérides y desató el fuego en Troya?

 

El año en que coincidieron las décadas

Si a usted le llega una pomposa invitación que reza lo siguiente:

“La Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNC, conjuntamente con la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Católica de Córdoba, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria – INTA- y la Bolsa de Cereales de Córdoba, han organizado un festejo conjunto para celebrar medio siglo de trabajo, que tendrá lugar el miércoles 17 de agosto a las 18.30, en la Sala de las Américas del Pabellón Argentina.”

Y usted, querido lector, es cualquier ingenuo que anda por la vida en busca de horizontes en los que asombrarse -como quien suscribe-, usted podría pensar -como nosotros– que estábamos frente a un llamativo hecho porque las cuatro (4) instituciones habían sido fundadas el mismo año.

Así, recapitulamos e investigamos -porque tanta memoria no tenemos- acerca de ese misterioso 1966 en que las sendas habían conducido a homenajear a la diosa Ceres con semejante sincronía. Si inclusive el Obispo, vocero oficial ultraconrerista, sostuvo que se trataba de una feliz coincidencia la fecha de creación de las 4 instituciones.

Ese año 1966, el mismo en que comenzaba a revolucionarse China, que los soviéticos hacían sus primeros palotes en el Espacio, el año en que Mitterand mostró que su nombre iba a quedar en la historia, el año que huele a Viet-Nam y a Salvador Allende… pero como hay gente que cuando te dice “buen día” te obliga a buscar el paraguas, nos vimos compelidos a corroborar esa información y olvidar por un rato las manifestaciones contra Lyndon Johnson que atraían las miradas del mundo. Efectivamente, comprobamos que por estas latitudes, la FCA de la UNC, fue creada en 1966 como Instituto de Ciencias Agronómicas, algo que ya sabíamos desde que el decano terrateniente paseó su gringuitud a bordo del patrullero de la provincial. También en 1966 se creó una cámara arbitral que sería el embrión de la Bolsa de Cereales de Córdoba. Sin embargo, el INTA fue fundado en el año 1956 por medio del decreto ley 21.680, y la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UCC en un confuso lapso comprendido entre 1965 y 1975.

unnamed

Entonces sospechamos que el exitoso resultado obtenido por la Dra. Carolina Scotto con “Los 400 días hacia los 400 años” habría obsesionado al Ing. Agr. Marcelo Conrero sobre la posibilidad de aprovechar los aniversarios para fortalecer su proyección política. Sin embargo, también en el fangoso terreno de la especulación -porque si se permiten hacer coincidir aniversarios con una década de diferencia ¿Por qué no imaginar acerca de lo que pasa por la cabeza del decano terrateniente?- la ambición lo habría llevado a forzar un poquito las fechas y terminó arrastrando a las demás instituciones al papelón, aunque llamó la atención que algunas serias como el INTA, se prestaran a esta maniobra.
Los gestos de los convidados de piedra a los festejos para la figuración de Conrero se volvieron más adustos a medida que la fiesta avanzaba, no sólo porque todas las luces y los micrófonos insistían en resaltar su protagonismo, sino porque las consignas del encuentro: “Sustentabilidad social, ambiental y económica” no se podían encontrar en actividades previas de la FCA del UNC. Este novedoso posicionamiento más bien parecía un forzado maquillaje para ocultar el papel que las más altas autoridades de la Facultad habían jugado para facilitar la instalación de Monsanto en Malvinas Argentinas. En este accionar se habían destinado esfuerzos y recursos para que de manera oficial la UNC jugara su prestigio para corregir y justificar las barrabasadas que el Ing. Agr. Jorge Dutto había hecho de manera redituablemente privada, al mismo tiempo se habían llevado de las narices a la UNC a un conflicto que contradecía muchas declaraciones previas de la Universidad contra Monsanto.
Sobre el final de los fastos, que resultaban tan ordinarios como todo evento que celebra que una institución tenga inevitablemente su aniversario una vez al año, algunos de los invitados empezaron a sospechar si no los estaban usando para lavar la mugre de tantas energías puestas para salvar un negociado (cuyos responsables decidieron abandonar frente a la resistencia de la gente) con esta repentina preocupación por la sustentabilidad.

Atentamente,

Nicetas Choniates

 

Prunus-i (fem) Ciruelo (*)

Prunus

En 1957 Ingmar Bergman estrena “Smultronstället” (Fresas silvestres), una película que narra el viaje en auto del anciano profesor Isak Borg que se dirige a recibir un Honoris Causa acompañado de su nuera. En el camino, se acercan al hogar de su infancia y el profesor aprovecha para recoger fresas silvestres que le recuerdan por su aroma al amor de su vida, ese amor que nunca se atrevió a vivir. En ese instante, el director sueco sintetiza el sentido de Smultronstället: el renacer de las flores con la llegada de la primavera pone de manifiesto las oportunidades perdidas, la frialdad que ha guiado su existencia, el inevitable vacío de una vida despojada de pasión.

Cuarenta años más tarde, quizás como un homenaje a Bergman, Abbas Kiarostami filma “طعم گیلاس” (El sabor de las cerezas) donde Badii atraviesa Teherán buscando alguien que a cambio de una suma de dinero, le ayude a suicidarse –o mejor, lleve a cabo el entierro luego del acto-. A través de diálogos poco floreados con tres personajes, un turco taxidermista se dispone a colaborar con su causa y le comenta los avatares de su propio intento de suicidio al que no se atrevió porque gracias al aroma de las cerezas recién cosechadas, eligió continuar viviendo.

Lo dulce y lo agrio definen el sabor de la cereza: las tentaciones y las decepciones, las alegrías y los miedos, los matices de la existencia.

 

(*) Postales UNC Por Diotallevi Garamond

El día de la marmota

El-Rey-Arturo-y-los-Caballeros-de-la-Mesa-Redonda

Los vientos del invierno parecían haber cesado la mañana del martes 9 de Agosto cuando en todos los cafés de Ciudad Universitaria se conversaba sobre la supuesta presentación que se realizaría ese mismo día de una convocatoria a Asamblea para tratar la tan mentada Reforma Política. Después de tres meses largos en su despacho del primer piso del Pabellón Argentina, el Dr. Hugo Juri bajaría como quien se hace un pique desde el Valhalla para anunciar lo que sería una apoteosis para su segundo mandato: democratizar la elección de rector, una vieja deuda que hasta ahora, nadie ha pagado.

Los decanos aseguraban haber sido advertidos por el mismo Rector de semejante evento e incluso hubo algunas almas oficiosas, de las que nunca faltan, que afirmaban haber visto el tópico en el orden del día. Sin embargo, aunque el Dr. Juri nos gratificó con su presencia en el Honorable Consejo Superior, todo se desarrolló en una perfecta sincronía con los mismos temas recurrentes que se discuten desde que asumió y se sabe que la omisión es madre de las especulaciones.

Muchos recordaron la actitud que eligió el actual rector para enfrentar los primeros momentos de su candidatura, la época en que llamaba al Dr. Francisco Tamarit y le brindaba su apoyo a la reelección mientras le juraba que no iba a ser candidato porque no se prestaba a los caprichos de sus muchachos. Una situación similar a las declaraciones públicas sobre la intención de llamar una Asamblea en 2016 para tratar la Reforma Política y las charlas en privado donde sostenía que no tenía ningún interés especial en el resultado de esta convocatoria pero que era importante llevarla a cabo para dar por cerrado el tema.

Al parecer, esta idea de generar una asamblea en octubre sobre la que no se tiene excesiva preocupación por cómo va a terminar es un buen discurso, pero no logra evitar que si fracasa la iniciativa oficialista sea leída como una caída en desgracia de esta gestión o quizás, si los augures del marketing político son delicados en su producción de humo, como un rasgo de valentía del anciano médico homenajeando a los reformistas que guían sus pasos.

A principios de este año el clima político había entusiasmado a los muchachos y apostaron a incrementar la incidencia de la sociedad en la Universidad, sobre todo después de comprobar los efectos de la ola amarilla en la elección de Rector. Sin embargo, hoy la realidad ha cambiado y el Macrismo va perdiendo popularidad, lo que genera el temor en el oficialismo de favorecer la expresión de la bronca en las próximas elecciones.

Por ahora la decisión se demoró, el Rector espera que le garanticen el triunfo para hacer la convocatoria mientras los muchachos encaran el desafío de tener que conseguir los 124 votos sin que el Dr. Juri le ponga el cuerpo a la disputa. Y el tiempo, al calor de las decisiones del gobierno nacional, les juega en contra y hace prever un octubre desapacible.

Probablemente las luces del plató encandilen y hagan pensar en un futuro promisorio pero también harán que la marmota se guarde por un tiempo (je).

marmota

 

Café para tres

cafe para tres

Hebe fue “la chispa” -un sobrenombre que a la anciana dirigente le encantaría portar- y el fuego se encendió. El silencio cómplice rayano en la omisión de los medios de comunicación masiva no conseguirían acallar roces de antaño ni siquiera en el oficialismo universitario.

La parquedad que se ha hecho carne en el Rector durante su segundo mandato frente a la Casa de Altos Estudios sucumbió ante la circunstancias como era esperable y espetó : “Yo no pienso salir a bancar la detención de Hebe de Bonafini” mientras su mirada de hielo se posaba firme sobre uno de sus muchachos con los que compartía el café.

El decano terrateniente tomó el coraje que no había tenido en discusiones anteriores y envalentonado después de presentar en sociedad la dote motorizada que el Ministro Busso entregó para el Campo Escuela,  trajo a colación que él había puesto el primer tweet sosteniendo que Juri como candidato a Rector era jugar en las grandes ligas.  Se apresuró también y le recordó que él mismo había realizado un encendido discurso en la Asamblea argumentando que era necesario un cambio de rumbo en la Universidad, así como estaba sucediendo en las diferentes esferas de gobierno, discurso que había cerrado con un emocionado “Sí, se puede” al mejor estilo aprendiz de Obama. O tal vez, esto último era solamente una estrategia para responderse a sí mismo quién era y qué honores merecía.

El Rector se sintió avasallado y, contrariando su estilo, no dobló la apuesta. Desde la sabiduría que se adquiere contando otoños,  intentó explicarle lo que significaba Hebe de Bonafini a nivel internacional al tiempo que se daba cuenta que la brecha generacional lo iba a obligar a darle una clase de historia que no podía suplir los baches fruto de la estulticia y la obcecación. Entonces decidió buscar un puente y le preguntó al otro muchacho, que fiel a su estilo, había estado bien callado: “¿Vos cómo lo ves?”

El otro decano hizo lo que siempre hace ante cada dilema y analizó cuáles eran los efectos que éste podía tener sobre su proyecto personal y político que guarda para el 2019. Tomó un sorbito de  su café, colocó las manos detrás de la nuca, tiró con los codos para atrás y sentenció: “No se puede ser Macrista y Reformista al mismo tiempo, esta es una disyuntiva que se nos va a agudizar día a día a medida que nos aproximemos al Centenario y que este gobierno siga derrapando”.

El Rector agradeció el auxilio y murmuró: “Eso es lo que quiero hacerle entender a éste”. Otra vez esa sensación fantasmagórica se aferraba en la reflexión  sobre su alianza histórica con una facción de la Franja que hoy se volvía incómodamente Macrista ¿Dónde quedaron aquellos reformistas que se lucían por exceso de pragmatismo y escasez de ideología?

El malestar le volvió anidar en el cuerpo. En honor a la verdad, les tenía que reconocer que aun con este exceso de fervor Macrista siempre habían permanecido leales a su figura así como también lo habían acompañado en sus sucesivas huidas.

Lazos de sangre

blog libelo de sangre foto1

Estimados editores,

Sé que me estoy excediendo, que quizás abuse de la confianza que gentilmente me han concedido pero por más que me he esforzado, mi alma no ha conseguido sosiego.

Entiendo que me aceptaron como colaborador gracias a mi obsesión por corregir textos, algo que roza lo patológico como bien murmuran en la redacción pero que se ha especializado a medida que termino de cursar la licenciatura. Ocurre que no he podido circunscribir mis lecturas exclusivamente a los periódicos que llegan por la mañana a la oficina y a la infinidad de comunicados que emiten por la web quienes se autoconvocan porque necesitan decir algo. Allí está: a veces, la omisión resulta más elocuente que las palabras derramadas y eso me ha llevado a consultar el Digesto día a día como parte de mi rutina.

El Obispo habló de un sainete al que le ponían fin. Interesante, puesto que el género elegido para titular su noticia acerca de lo acontecido en el Laboratorio de Hemoderivados es una breve pieza teatral de carácter popular por los temas jocosos que aborda. Si mi sentido de la ubicación no me falla, la UNC no debe su fama a la producción del arte escénico y en las asambleas, se eligen rectores y vicerectores pero nunca protagonistas para representar una obra de Tomás Luceño. Además, el clero no es devoto a lo que motive a risa pero eso debería ser tópico de análisis de quienes bautizaron al pasquín.

En fin, llegué por curiosidad a la RR  821/2016, que en su único artículo resolutivo decía: ARTíCULO 1°._ Derogar la Resolución Rectoral N° 801/2016 entonces hurgué 20 resoluciones atrás en el DIGESTO y encontré que se establecía lo siguiente:

ARTíCULO 1°._ Aceptar la renuncia presentada por la Mgter. Catalina Massa al cargo de Directora Ejecutiva del laboratorio de Hemoderivados, agradeciéndole el apoyo y los servicios prestados a la gestión, a partir del 25 de abril de 2016.

ARTíCULO 2°._ Disponer que la Mgter. Catalina Massa continúe cumpliendo sus funciones hasta la designación del nuevo Director Ejecutivo del laboratorio de Hemoderivados por parte del Sr. Rector Electo, luego de su asunción (no está en claro a que asunción hace referencia, ya que la RR es del 28/4/2016).

Con este material, pensé que había sido una desinteligencia propia de la intricada transición que obligaba a firmar al nuevo Rector Dr. Hugo Oscar Juri con el saliente Secretario General Dr. Alberto León, pero no pude alejar de mi pensamiento que este maltrato para con la Directora Ejecutiva era fruto de una puja de poder entre los miembros de la Comisión Asesora del Laboratorio de Hemoderivados, integrada por el Dr. Gerardo Fidelio, el Dr. Daniel Barraco y el Dr. Alfredo Blanco, que si bien fueron designados a posteriori ya fungían como asesores del Rector en estos temas. Pasaba el tiempo ninguno de los tres parecía estar dispuesto a abandonar la comodidad de asesor y hacerse cargo de la producción cotidiana, los controles de calidad, los conflictos gremiales y los convenios nacionales e internacionales entre otras cosas, lo cual era un indicio.

Finalmente, el 21 de junio el Rector aceptó la renuncia de la Mgter. Massa a la Dirección Ejecutiva del Laboratorio de Hemoderivados mediante la críptica Resolución Rectoral 1065/2016. Los motivos quedarían claros al hacerse público el texto de la renuncia, donde se destaca:

el injustificado destrato que significó para mi persona y también para la institución, el aceptar mi renuncia, publicar la misma sin comunicación previa y su posterior anulación, con el sólo fin de ´Asegurar el normal funcionamiento del Laboratorio´.

Frente a semejante desprolijidad en un ámbito donde era claramente aplicable el precepto proclamado de mantener lo que estaba funcionando bien, el desenlace fue más cuestionable aún: enterado que el Rector nombró a su pareja, la Dra. Cecilia Cravero, como directora del Campus Virtual de la Universidad Nacional de Córdoba, Fidelio aprovechó el contexto de nepotismo para impulsar el nombramiento de su hermano Pascual como Director Ejecutivo del Laboratorio de Hemoderivados, quien no se puede negar que conoce el Laboratorio. La duda que quedó flotando es si tendrá la misma delicadeza de la Dra. Cravero de donar su sueldo.

Suyo,

Nicetas Choniates 

 

Espiral de engendros

1469995473456-424893070

El irresuelto proceso de creación de nuevas facultades que la exrectora Carolina Scotto legó al exrector Francisco Tamarit, es una minucia frente al presente griego que recibió el actual rector con la creación de dos facultades a mitad de camino.

En el complejo escenario de la sesión del Honorable Consejo Superior del pasado martes se destacaban algunos hechos -nada que no fuera vox populi entre los transeúntes cuatricentenarios-:

  • la alianza de la Directora de la ex Escuelita de Ciencias de la Información y el Centro de Estudiantes se había quedado sin política al obstinarse con la imposible candidatura de Claudia Ardini. Tal vez no se trató de un vaciamiento repentino al perder la Asamblea de marzo sino de la culminación de una estrategia que confunde política con mero oportunismo.
  • el ala radical del Macrismo -que no es lo mismo que el macrismo radicalizado ¿O si?- intentaba aprovechar al asesor de la Directora de la ECI, quien es a su vez responsable de comunicación y prensa del intendente Javier Mestre, para negociar un acuerdo que les permitiera sobrevivir a los que viven de esto;
  • el sector de Pablo Carro no lograba establecer alianzas desde la comodidad de su residencia en el vecino barrio de Rogelio Martínez;
  • el Vicerrector y también Decano de la Facultad madre de los dos engendros Pedro Yanzi Ferreira parecía no jugar nada en esta facultad y tener sus preocupaciones en la Facultad de Ciencias Sociales.

En fin, eran evidentes las dificultades para vislumbrar un liderazgo que condujera aquella Escuela a esta Facultad incluso con la benevolencia de pasar por alto todas las disputas epistemológicas acerca de la pertenencia disciplinar.

El Dr. Hugo Oscar Juri no participó en diciembre del año pasado de ese debate aunque sus muchachos se opusieron tenazmente y ahora estaban tentados con hacer fracasar la normalización para demostrar que, tal como ellos pronosticaban, la creación de las dos facultades era inviable. Sin embargo, han aprendido que llevarle problemas al Rector los hace recibir gritos y perder espacio.

Decidieron apostar a que todo anduviera bien y cuando supieron que por primera vez desde que son oficialismo contaban con el acuerdo del decano amo y señor de las palabras Diego Tatián, creyeron que el futuro se ponía de su lado.

Pensaron todo cuidadosamente: la simpleza de los argumentos sobre la elección de la Decana Normalizadora de Comunicación, el tono para responder a la incoherencia de la Bisagra (a quienes les parecía suficiente un quórum de 9 para modificar el sistema electoral establecido en el Estatuto Universitario, pero poco para proponer uno de los tres candidatos a decano normalizador) y las concesiones que estaban dispuestos a hacer sin dejar de meter una cuña en la Facultad de Sociales. Por fin estaban dadas las condiciones para una sesión que debía terminar con final feliz sin posibles cuestionamientos opositores. Otra vez se llevarían un sabor amargo al término de la sesión.

El primer indicio para pensar que no habría perdices para la cena fue la reiterada ausencia del Rector Hugo Juri presidiendo el HCS, sabiendo que la dupla conformada entre el Vicerrector y el Secretario General Roberto Terzariol está lejos de jugar de memoria. Pero la peor parte fue cuando repararon que en los pliegues de esa conducción arrebatada, confusa y arbitraria del polifuncionario se concretaría la designación como decana de la candidata títere de Eugenia Boito (el único voto de la ECI que tuvo Juri, gracias a su alineamiento con Yanzi). Otra vez quedaba claro que quien había sido elegido para formar parte de la conducción de la UNC con el objetivo de restarle poder en su facultad, se las ingeniaba para extender sus dominios ante las narices de los muchachos y la abulia del Rector.