Apuntes de mitologías (*)

Huginn ok Muninn
fljúga hverjan dag
Jörmungrund yfir;
óumk ek of Hugin,
at hann aftr né komi-t,
þó sjámk meir of Munin.(1)

islande-odins-raven1

La noción de completitud no puede satisfacerse en un sólo organismo. La deidad ha de justificar su naturaleza justamente en la vulnerabilidad, en la carencia. Precisa de una simbiosis biológica para tornarse materialmente real.

Un dios antropomórfico, aunque origen de todos los seres del mundo terrenal conocido y también de lo divino, es en sí mismo imperfecto. La razón de su falta radica en la necesidad de comportar una entidad separada y es por eso que los cuervos están allí: Hugin le daría a Odín la profundidad en la mirada y Munin la información y el recuerdo del pasado que el dios no tiene presente. Los cuervos se posan sobre cada uno de los hombros de Odín en la mañana y salen a recorrer los confines de la tierra. Regresan al anochecer con noticias para el dios.  

Ocurre que el dios de la sabiduría, la guerra y la muerte es parcialmente etéreo, habla a través de la lírica y bebe únicamente el jugo de la vid. Necesita de los augurios que sus dos cuervos tienen encomendados y también de sus dos lobos para tornarse un sólo organismo: vigilancia, inteligencia y memoria que aportan las aves negras; carnes, sangre y alimentos a cargo de los predadores.

Tal vez lo más curioso de la cosmogonía escandinava es que describe el ocaso de su deidad máxima como condición necesaria para la explicación de la mitología. Será conduciendo el ejército de dioses y hombres contra las fuerzas del caos en la batalla del fin del mundo, que Odín -el dios de un sólo ojo- encontrará la muerte en las fauces del feroz lobo Fenrir, quien es inmediatamente asesinado.

La oscuridad se esparcirá en el mundo. Es el Ragnarök.

 

(1) Hugin y Munin / vuelan todos los días / alrededor del mundo / temo menos por Hugin / de que no regrese, / aún más temo por Munin.

Edda poéticaGrímnismál, estrofa 20

(*) Por Diotallevi Garamond 

Anuncios

4 comentarios en “Apuntes de mitologías (*)

  1. Pingback: El día de la marmota | Revista Eco

  2. Pingback: Buenos muchachos | Revista Eco

  3. Pingback: Buenos muchachos | Revista Eco

  4. Pingback: Siempre fui menos que mi reputación | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s