Declaraciones, Derechos Humanos y un Blog de cuyo nombre ahora no me puedo recordar

peste_006

Rondando las 20 horas de un martes en el Honorable Consejo Superior, el festín servido por la mayoría ya estaba concluido. Sin embargo aún quedaban temas sobre tablas por tratar y escasas horas por delante. La declaración repudiando la derogación del Decreto del Presidente Alfonsín que pone límite al autogobierno que las fuerzas armadas gozaban hasta la llegada de la democracia, era uno de los tópicos que destacaba en la espera.

En una maniobra practicada por todos los rectorados cuando un tema álgido no puede ser evitado, la declaración fue presentada por un “aliado no reconocido”, en este caso la Decana de Psicología Claudia Torcomian, ladera de aventuras de Patricia Altamirano. La declaración, cuyo texto más probablemente haya sido redactado sobre la calle Valparaíso que en la Facultad de Psicología, cumplía todos los requisitos formales y al mismo tiempo esquivaba el hecho político que preocupaba al Rectorado: adherir a la declaración conjunta firmada por todos los Organismos de Derechos Humanos de nuestra Provincia y “quedar pegado al kirchnerismo”.

Nuevamente, Elena de Lenguas -una decana que no viene demostrando mucha habilidad para esconder su juego- tomó la palabra para invitar a escoltar la declaración propuesta por la Lic. Torcomián (quien se encontraba tan ajena al texto que hasta tuvo problemas para leerla en voz alta) y recomendó que cada uno “acompañara individualmente” la declaración de los Organismos de DDHH. La respuesta vino de la Consiliaria estudiantil eternamente enamorada de su propia voz amplificada en el micrófono, Gabriela Giacomelli. La joven representante de la izquierda no tan a la izquierda filokirchnerista pero opositora al gobierno K, recordó que el objetivo de una declaración es tener un impacto político y que “cada uno firme lo que crea conveniente” es todo lo contrario a la acción colectiva y al sentido de discutir una declaración en el Alto Cuerpo Universitario. Elena se excusó de no haberla escuchado pero igualmente intentó dar una respuesta “siguiendo mi naturaleza de escorpión, aunque me hunda en el agua” según sus propias palabras, cosa que pareció suceder con el propio discurso de la Decana que no hizo más que repetir lo que ya había expresado.

El siguiente contrapunto del debate se dio nuevamente entre el militante estudiantil devenido en decano de Ciencias Económicas y su par de Filosofía y Humanidades. Jhon Boretto objetó a los Organismos de Derechos Humanos por haber defendido a César Milani como Jefe del Ejército y Diego Tatián -que además de ser el amo y señor de las palabras es el decano memorioso- le recordó que tanto el CELS como la CORREPI cuestionaron la designación.

En este punto no podemos sino apartarnos momentáneamente del debate formal, como lo hizo Tatián, cuando consideró que era el momento propicio para hacer un anuncio casi cercano a lo publicitario o, como se lo llama en la jerga, “pasar un chivo”. El otrora Carta Abierta Córdoba anunció que el espacio que él lidera en la oposición había decidido abordar la política opositora por otros medios y que “para aportar al debate constructivo desde una oposición honesta, que aporte propuestas y señale errores” acababan de lanzar nada más y nada menos que… un blog. “Lamentablemente el nombre no puedo recordarlo ahora, pero nada tiene que ver con el Opus Dei como deslizó por ahí El Alfil”. Claro, la confusión con “La Obra de Dios” es entendible ya que el sitio de noticias opositoras no lleva otro nombre que “La Obra”. Que su inconsciente le haya jugado una mala pasada a Tatián en el momento del anuncio no quiere decir que no sea una interesante movida política armar un blog… en el año 2016. Al fin de cuentas, ¿Quiénes somos en esta redacción para juzgarlo? Aunque es inevitable preguntarse de dónde habrá sacado la idea.

Volvamos al Honorable Consejo Superior. Por un instante el tigre volvió a sentir apetito en la figura de Lautaro Blatto, Presidente de la FUC y Consiliario estudiantil de la Franja, tan entusiasmado con el reciente ejercicio de la mayoría que propuso votar la declaración “y ver que se aprueba”, a pesar de que históricamente las declaraciones políticas del Consejo Superior han sido consensuadas y aprobadas por unanimidad.
Finalmente, y para sorpresa de todos, fue Claudio Orosz quien concilió posiciones proponiendo que se agregara a la Declaración de Torcomian una invitación a la comunidad universitaria a adherir al documento de los Organismos de Derechos Humanos. A nadie escapa que la posición significó que la pulseada se definió a favor de los seguidores de Juri, minimizando así la crítica que la sociedad cordobesa (por un lado) y la Universidad (por el otro) realizará al Decreto emitido por el Gobierno Nacional sobre las fuerzas armadas.

Dar testimonio de una Franja Morada que elige debilitar un acto político en defensa de una medida histórica encarnada por el Dr. Raúl Alfonsín para no dejar mal parado al gobierno que encabeza el Ing. Mauricio Macri es mucho más de lo que como editorial esperábamos cubrir en los primeros 3 meses de gestión Juri.

 

Anuncios

Un comentario en “Declaraciones, Derechos Humanos y un Blog de cuyo nombre ahora no me puedo recordar

  1. Pingback: Espiral de engendros | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s