Un tigre morado

Pienso en un tigre. La penumbra exalta

La vasta Biblioteca laboriosa

Y parece alejar los anaqueles;

Fuerte, inocente, ensangrentado y nuevo,

él irá por su selva y su mañana

Y marcará su rastro en la limosa

Margen de un río cuyo nombre ignora.

“El Otro Tigre” (Jorge Luis Borges)

13460772_10153512331537016_1202981206_o

Córdoba, 14 de Junio de 2016

 

Martes en que sesiona la nueva configuración del HCS en 3 de los 4 claustros recientemente votados  y que causalmente es el día  que los romanos consagraron al dios de la guerra con el lobo y el pájaro carpintero como símbolos. Resulta al menos llamativa la ausencia de los protagonistas de esta saga 2016/2019, Hugo Juri y Marcelo Conrero, rector consagrado y sindicado como rector en las penumbras, Luis XIII y Jules Mazarino de la Docta posmoderna, as you wish.

Los nodos se esparcieron alrededor de la mesa circular visibilizando la situación incierta de los despidos en la UNC como quienes admiran expectantes el péndulo a la espera de una respuesta. Secretamente, aguardaban que el Dr. Juri cumpliera su palabra empeñada en la última sesión y brindara un informe pormenorizado de la situación en cada área donde existen contratados pero la máxima autoridad de la Casa de Trejo ni siquiera apareció por el salón.

Los honores de rector en ejercicio estuvieron a cargo del Dr. Ramón Pedro Yanzi Ferreira, decano de Derecho y vicerector, el eterno Conde Parzival que repuesto de la última derrota en su feudo esbozó una respuesta en tono firme y ofreció a su más fiel consejero como intermediador: el mismo. En la mirada vertida sobre los presentes con la mandíbula trabada quedó escrita la orden de Juri a su segundo para que diera la cara por los despidos. Ratificando que siempre está a la altura de las circunstancias, el polifuncional Yanzi Ferreira demostró su cuero duro cargándose al hombro la situación y haciendo uso de las chicanas que los siglos le han convertido en mañas identitarias, logró sortear los reclamos de los distintos sectores por una resolución rectoral que diera más garantías que una declaración de prensa sobre la supuesta renovación de los contratos de los trabajadores.

Fue una jugada de pizarrón la que procedimiento mediante, dió inicio a la tan ansiada sesión del Honorable Consejo Superior sorteando la responsabilidad de dar una respuesta concreta a la angustia reinante. O fue quizás simplemente la coalición oficialista, como un tigre que por fin se hace un festín de carne de cristiano, que descubre el gusto de imponer su mayoría. Inapelablemente.

A nadie le pasó desapercibido que la reunión tenía un único y principal objetivo: hacer aprobar la nueva estructura orgánica de la Universidad Nacional de Córdoba a como diera lugar. Puesto que del caos emergerá el nuevo orden que no es más que una nueva y fugaz estructura de dominación institucional.

 

Anuncios

3 comentarios en “Un tigre morado

  1. Pingback: Un tigre morado – Segundo paso | Revista Eco

  2. Pingback: Declaraciones, Derechos Humanos y un Blog de cuyo nombre ahora no me puedo recordar | Revista Eco

  3. Pingback: Esa estrella era su lujo | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s