Este asunto está ahora y para siempre en tus manos, nene

Ojos de cielo, ojos de cielo,

no me abandones en pleno vuelo.

Ojos de cielo, ojos de cielo

toda mi vida por este sueño.

HOJ

Detrás de sus seductores ojos claros color del cielo, se esconde un genio. Todos lo saben, es un mal genio. Los muchachos lo comprobaron pocos minutos después de subir abrazados (si, del brazo y no logramos obtener explicaciones del hecho) los dos pisos del Pabellón Argentina hasta las oficinas del Rector.

A Jhon Boretto y Marcelo Conrero se les notaba el buen humor en la sonrisa sincera dado que algunas cosas estaban comenzando a marchar como esperaban y habían logrado repartir el poder de la manera que mejor les convenía: uno haciendo alarde de mover todos los hilos y el otro manteniéndose en las sombras para evitar dar explicaciones por decisiones que comparte pero no piensa defender públicamente.

Cuando el Doctor Hugo Juri recibió a los muchachos luego de una llamativa espera, les espetó si creían que él era un imbécil (el epíteto no es textual porque en esta redacción, guardamos las formas y el manual de estilo). Era evidente la molestia que lo aquejaba habiendo  hecho nuevamente el papel de una autoridad que no conoce lo que  pasa a su alrededor y las inevitables comparaciones con De La Rúa que lo sacan de quicio.

El Rector no podía entender cómo lo habían convencido de que las cesantías de los trabajadores en la UNC no iban a generar ningún inconveniente, pero tuvo que simular saber de qué hablaba en la última reunión del Honorable Consejo Superior para finalmente prometer de palabra una prórroga a todos los trabajadores contratados, que todavía no se concretó en resolución.

La hipotética lista de los militantes que elaborara Jorge Dutto, y la supuesta conformidad del gremio no docente  -siempre y cuando le dejaran nombrar la mitad de los nuevos reemplazos- se vino abajo cuando el flamante Secretario General,  Ing. Roberto Terzariol en una reunión con varios miembros de la Comisión Directiva de la Gremial San Martín dijo que la lista de despedidos ya había sido acordada con Silvia Aguirre y Jorge Dimarco. En ese momento todos se dieron cuenta que no habría tales listas y que el negocio era echar a todos para poder repartirse entre la Alianza de gobierno y la Gremial los puestos liberados. Terzariol había arruinado la sorpresa porque estaba seguro que a él no le iban a dar un solo lugar.

La furia del Rector era incontrolable, le estaban haciendo perder apoyo y popularidad en los primeros momentos de su mandato por revanchismo y un afán de pagar deudas políticas. A partir de ahora, él personalmente se haría cargo de ese asunto.

El descenso por la escalera del Pabellón Argentina no fue tan feliz. Boretto y Conrero aprovecharon y se repartieron las llamadas telefónicas que debían hacer para contener a los decanos aliados, quienes están cada vez más incómodos con el estilo de los muchachos. Quizás la próxima vez entonen un cover de Víctor Heredia con más éxito.

Anuncios

5 comentarios en “Este asunto está ahora y para siempre en tus manos, nene

  1. Pingback: Un tigre morado | Revista Eco

  2. Pingback: Un tigre morado – Segundo paso | Revista Eco

  3. Pingback: El banquete | Revista Eco

  4. Pingback: Inglourious Basterds | Revista Eco

  5. Pingback: Daños colaterales | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s