The night is dark and full of terrors

HCS

El debut de la  la alianza Juri-Yanzi Ferreyra en el Honorable Consejo Superior (HCS) no podía pasar desapercibido.

Los tópicos en agenda versaban sobre la modificación del organigrama, la aprobación del proyecto para que los estudiantes hagan trabajo solidario obligatorio y la designación de Roberto Terzariol como Secretario General.

Sin embargo nada de ello pudo ser posible. A medida que la tarde se iba convirtiendo en noche, casi como una tormenta perfecta o un nudo hecho por un boy scout, la sesión se desarrolló de tal forma que cada esfuerzo por encauzarla sólo lograba ajustar más el nudo que se ceñía en sus gargantas.

En limpio, el único ítem que el HCS llegó a debatir fue el proyecto de organigrama, luego de aceptar la renuncia de Alberto León como Secretario General y confirmar a Jorge Dutto como Prosecretario. Desde el comienzo, distintos sectores opositores -más de izquierda como La Mella, adoradores de la palabra como Tatián o incluso cuasi aliados de la alianza oficialista como Altamirano- expresaron la necesidad de que el proyecto volviera a comisión ya que la única reunión previa al respecto se había dedicado íntegramente a discutir el proyecto de Franja Morada sobre solidaridad estudiantil.

La primera torpeza fue solamente atribuible a la premura de Dutto -moderador de la sesión- por inclinar el escenario a su favor. Luego de los reiterados pedidos para volver a comisión la propuesta, decidió someter a votación una moción posterior de Juan Marcelo Conrero para cerrar la lista de oradores y votar el proyecto. Juri, que hasta entonces se había mostrado concesivo con la iniciativa de enviar el proyecto a comisión y simulaba sorpresa por la falta de espacio para la discusión, decidió retroceder sobre sus propios pasos y votar contra dicha decisión, aún cuando los números jugaban a su favor.

Esto terminó de detonar todo diálogo, radicalizando aún a los consiliarios de más bajo perfil, como Victoria Solis o Leandro Cagliero. La primera acusó abiertamente a Conrero de ser el “verdadero rector en las sombras” y Cagliero sencillamente le espetó al rector que su actuar era inaceptable  y “semejante nivel de torpeza” ameritaba abandonar el recinto con los demás consiliarios de la oposición.

Insuficientes fueron los forzados argumentos para convencer a quienes ya no se encontraban en el recinto de regresar y que vislumbren las bondades del proyecto. Ni siquiera la apelación al mayo francés de nuestra parissiene intellectuel preferida fue capaz de hacer creer a alguien que la inconsulta modificación no llegaba a buen puerto por culpa de la necedad opositora.

Cabe destacar el estilo eternamente impoluto de Jhon Boretto, decano de la Facultad de Ciencias Económicas. El Magister guardó riguroso silencio hasta ser directamente interpelado: Se limitó a recordar que el Rector tiene derecho a proponer un modelo de gestión y que en su paso como Secretario General de la Ex Diputada Scotto se había seguido una lógica similar. Quizás la falta de oposición de aquel entonces explicara mejor porque no hubo quienes abandonaran el recinto, aunque de ninguna manera justificaba su media sonrisa disfrutando de la escena.

Finalmente, la gestión estaba decidida a obtener la aprobación del proyecto que tantos costos políticos le había generado y evitar que la liga de decanos victoriosos siguiera rompiendo lanzas entre ellos. Sin embargo, el rumor de lo que sucedía en el HCS ya había corrido entre las agrupaciones estudiantiles y en el momento de votar la sesión fue interrumpida por cantos tribuneros recordándole a Juri que la última vez que tuvo responsabilidades institucionales, su gobierno tuvo que irse en helicóptero. Quizás, los fantasmas delarruistas lo decidieron a salir por la puerta de atrás, entre policías.

 

Anuncios

7 comentarios en “The night is dark and full of terrors

  1. Pingback: La peste y la cólera | Revista Eco

  2. Pingback: Winter is coming | Revista Eco

  3. Pingback: Esta noche no me pidas nada | Revista Eco

  4. Pingback: Las aventuras de Parzival Libro I | Revista Eco

  5. Pingback: Los sueños de Terzariol | Revista Eco

  6. Pingback: Este asunto está ahora y para siempre en tus manos, nene | Revista Eco

  7. Pingback: Espiral de engendros | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s