Champagne para la mesa 4

geraiges

El mediodía gris luego del cambio de posiciones en la Sala de las Américas encontró a cada facción reunida para brindar en distintos lugares cercanos al Pabellón Argentina.Curiosamente, al ingresar en la pizzería que eligió el clan del rector saliente Francisco Tamarit, estaban entre sus comensales la familia feudal de la Facultad de Derecho. Primera señal para el físico más popular de Córdoba que los nubarrones no se disiparían y que pasar el mal trago del acto de cambio de autoridades no iba a ser tan tranquilo ni acogedor.

Pero las ingratas coincidencias no cesaron allí. En plena degustación de la entradita que sirven para calmar la ansiedad, ingresó a la pizzería la cúpula de la Gremial San Martín en pleno: aquellos que ejercen el poder públicamente y los que lo hacen desde las sombras, acompañados del ex interventor Geraiges. La llegada de los representantes no docentes fue una verdadera sorpresa para todos los presentes ya que los triunfadores festejaban su asunción en otro viejo restaurante de Ciudad Universitaria.

Tamarit, con los reflejos intactos y haciendo gala de no haber perdido ni un gramo de su sentido de la oportunidad, llamó a un mozo y  pidió que acercara  una botella de champagne a la mesa de los gremialistas con la siguiente esquela: “Éxitos en la gestión. Nosotros los hubiéramos invitado al festejo. Pancho y amigos”.

La tercera sorpresa fue la más grande: todos los dirigentes sindicales se levantaron con su copa a brindar con la mesa tamaritista, sin que quedara en claro si no habían entendido la ironía, si la tomaban como un buen chiste o si el estilo servil de esta conducción se extendía hacía todo el que alguna vez había tenido poder.

Sin importar cuál haya sido la interpretación de los agasajados, sabemos desde Troya que las peores guerras se han desatado por no hacer correctamente las invitaciones cuando hay una fiesta. Un dato a considerar con cuidado.

Anuncios

2 comentarios en “Champagne para la mesa 4

  1. Pingback: Volver (por el canal) | Revista Eco

  2. Pingback: Desgracias de Parzival (Libro III) | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s