Un muchacho que terminó nervioso

El estado de alteración de Jhon Boretto al término de la Asamblea Universitaria sorprendió a todos; no sólo porque su tranquilidad es proverbial, sino porque acababan de recuperar para el radicalismo la Universidad Nacional de Córdoba, y él había sido el principal artífice de la victoria. Sin embargo, el asombro pasó a mayores cuando se lo escuchó increpar duramente al Director de Asuntos Jurídicos de la UNC; Dr. Marcelo Ferrer Vera, con quien cultivó una excelente relación durante su paso por la Secretaría General.

Motivos no le faltaban al decano de Ciencias Económicas: una llamativa interpretación del estatuto universitario hecha por Ferrer Vera había facilitado la elección de Pedro Yanzi Ferreyra como vicerrector de la UNC sin contar con los 124 votos. Para ello, el veterano abogado de la Universidad había aplicado el texto del art. 17 para la 4° votación: “En esta votación la elección recaerá sobre el candidato que obtenga por lo menos, la mitad más uno de los votos de los miembros presentes”, lo que efectivamente ocurrió. El problema es que el mismo artículo establece que en las dos últimas votaciones queda excluida la posibilidad del voto en blanco; por lo que estaba claro que los 104 votos obtenidos por Yanzi eran suficientes para ser electo, pero claramente insuficientes para el quórum, y esto es lo que intentaba Boretto que Ferrer reconociera.

¿Por qué no solicitó entonces la nulidad de la Asamblea? La jugada de Boretto era una maniobra perfecta: Yanzi no era electo porque no reunía el apoyo suficiente y la Franja Morada no se vería obligada a responder por un acuerdo que despertaba la ira de sus socios en esta aventura electoral. En realidad, la intención de “los muchachos” (como los llama el Rector electo a él y a Marcelo Conrero) era que el cargo fuera ocupado por una mujer que, preferentemente, fuera capaz de citar algún sociólogo francés sin que se le trabe la lengua.

Anuncios

12 comentarios en “Un muchacho que terminó nervioso

  1. Pingback: Puertas Calientes | Revista Eco

  2. Pingback: The night is dark and full of terrors | Revista Eco

  3. Pingback: La peste y la cólera | Revista Eco

  4. Pingback: Dos tipos audaces | Revista Eco

  5. Pingback: Desgracias de Parzival (Libro III) | Revista Eco

  6. Pingback: El sacrificio: Lasker-Bauer 1899 | Revista Eco

  7. Pingback: El día de la marmota | Revista Eco

  8. Pingback: Buenos muchachos | Revista Eco

  9. Pingback: With or without you | Revista Eco

  10. Pingback: Emilio Renzi en acción | Revista Eco

  11. Pingback: El péndulo y el pozo | Revista Eco

  12. Pingback: Penitenciagite | Revista Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s